La 'L' que todos quieren conseguir

Alumnos y profesor de la autoescuela 'Quique's Cars' en el aula donde preparan el examen teórico y con la 'L' preparada. / ENRIQUE

Las autoescuelas se llenan de alumnos en un verano atípico por la huelga de examinadores

JÉSSICA SOTO QUESADALINARES

Cuando la actividad disminuye en otros muchos negocios, las autoescuelas hacen su particular 'agosto' todos los veranos. Es en esta época del año cuando muchos vecinos deciden prepararse las pruebas para el carné de conducir en un tiempo reducido y, en muchos casos, antes de retomar sus estudios. Sin embargo, y al igual que les ocurre al resto de autoescuelas del país, este verano está resultando un tanto atípico para todas ellas debido a la huelga de los examinadores de tráficos que les perjudica directamente a ellos. La relación es sencilla: si no hay examinadores suficientes, los alumnos no pueden obtener el carné y, por tanto, esta incertidumbre está haciendo que muchos vecinos retrasen obtener el permiso de circulación hasta que se solucione problema. «Con lo que hagamos ahora arrastramos hasta navidades e incrementamos en un 150% el número de alumnos en comparación a otros meses. Muchos centros dependen de lo que trabajen ahora y los examinadores no están por la labor de desconvocar la huelga», dice Enrique Martínez, uno de los responsables de la autoescuela 'Quique's Cars'.

Lorena Iruela, gerente a la autoescuela Traffic, coincide con su colega en que esta situación genera un gran problema para la autoescuelas que se nota, sobre todo, en las clases prácticas. «La afluencia de gente es similar a la de otros años, pero el problema es que con la huelga, la gente no quiere dar clases prácticas porque no saben cuándo se van a examinar. De los alumnos que hemos presentado a los tres exámenes que teníamos previsto para el mes me julio, no se ha examinado ninguno del práctico», asegura Iruela.

Por esta cuestión le preguntan varios vecinos a Ángela Jiménez de Cisneros, propietaria de la autoescuela 'Cisneros'. «Este año se está notando que a causa de la huelga hay alumnos que viendo que hay huelga, esperan al año que viene para sacarse el carné», sostiene Jiménez de Cisneros. El perfil de los alumnos son en su inmensa mayoría jóvenes que una vez que cumplen la mayoría de edad o que están próximos a tenerla, acuden a las autoescuelas.

Una de ellas es Carmen Cuchillo y lleva casi medio año preparándose la prueba teórica, aunque en estos meses de verano se vuelca más en los test ya que ha terminado el curso de Bachiller. «La formación en Quique's Cars es perfecta y me voy enterando bien. Lo que más me cuesta es aprenderme las velocidades», señala la joven. Por otro lado, Álvaro Saavedra, tiene 22 años y es alumno de la autoescuela Traffic. Él también aprovecha que ha terminado el curso en la Universidad de Jaén para obtener el permiso de conducir. «El método de aprendizaje me parece bastante bien porque la profesora te enseña no sólo a hacer test sino a cómo tienes que conducir y enfrentarte a ciertas situaciones y a razonar», apunta el joven.

Para adaptarse a las necesidades de los futuros conductores se ofertan cursos intensivos de teoría, mientras que las clases prácticas son más relativas y van en función de la habilidad de cada uno. Respecto a si Linares es un buen lugar para aprender a conducir, los profesionales tienen valoraciones diferentes. Hay quien considera que tiene unas buenas condiciones, mientras que otros señalan que falta conciencia ciudadana en los peatones para respetar las normas y hay quien critica la señalización en algunas calles.

Fotos

Vídeos