Natalio Camarero desgrana la historia de los 125 años de los Estudios de Minas

Natalio Camarero profundizó en la historia de los Estudios de Minas en Linares./ENRIQUE
Natalio Camarero profundizó en la historia de los Estudios de Minas en Linares. / ENRIQUE

El catedrático de Historia abre la programación de la efeméride dando a conocer esta formación universitaria en Linares

JÉSSICA SOTOLINARES

El año en el que Santiago Ramón y Cajal fue nombrado catedrático en la Universidad de Madrid y se produjo la primera conferencia telefónica interurbana entre Nueva York y Chicago, otro hito marcaría la vida de Linares. En 1892 y en plena efervescencia de la actividad minera, se creó la Escuela de Capataces de Minas y Maestros Fundidores de Linares', la quinta que se abría en España.

Su creación se debe a un Real Decreto de la Regente María Cristina Habsburgo-Lorena. En él se estableció que el Ayuntamiento de Linares tenía que sufragar los gastos de mantenimiento, el sueldo de un conserje y ceder un local. El antiguo Hospital de San Juan de Dios, (actuales Juzgados de Linares) albergó durante unos años los Estudios de Minas. El primer curso que se impartió fue el de 1893/1894 y contó con solo 15 alumnos. Los primeros capataces de Minas que finalizaron su formación en 1895 fueron Félix Álvarez, Rafael Lucena y Juan Francisco Garrido. En este primer emplazamiento estuvo hasta el año 1951 ya que, a causa de un terremoto, se dañó la zona donde se impartían las clases. De forma provisional se habilitó un pabellón en el antiguo colegio La Victoria (actual CEIP Jaén) y no fue hasta el año 1952 cuando se aprobó la cesión de unos terrenos para la construcción de un edificio. Se aprobó el proyecto en 1956, comenzaron las obras un año después y finalizaron en 1959.

Las clases comenzaron en el curso 1959/1960 en los conocidos como edificios de Peritos, en la calle Alfonso X El Sabio. No fue hasta este curso cuando se matricularon las dos primeras mujeres en los Estudios de Minas. Fueron Juana Baeza y Dolores Morales. «Estuve hablando con estas dos mujeres y me dijeron que les llamó mucho la atención la actividad estudiantil que había en Linares en los años 60 y el ambiente universitario de esa época», declaró Natalio Camarero, catedrático de Historia y director del CEL.

No fue hasta el año 1976 cuando se fusionaron la Escuela de Minas y la Escuela Industrial dando lugar a la Escuela Universitaria Politécnica de Linares. Hasta esa fecha, ambas habían tenido caminos totalmente distintos en la ciudad. Estos y otros datos los dio a conocer Natalio Camarero, que fue el encargado de abrir con una ponencia la programación de actos del 125 aniversario de los Estudios de Minas de Linares, organizada por la EPSL de la Universidad de Jaén.

Planes de estudios

Las titulaciones han ido cambiando a lo largo de estos 125 años de historia conforme lo iban haciendo los planes de estudios. De los primeros capataces de minas y maestros de fundición, pasó a denominarse como ayudantes facultativos de minas y fábricas metalúrgicas en 1914. En 1925, maestros mineros fundidores y maquinistas, y así sucesivamente hasta que desde 2009 se definen como graduados en Ingeniería de Minas. «Aunque la actividad minera ya no existe en Linares como tal, sin embargo los estudios se mantienen. Además, no solo son una mera transmisión de conocimientos, sino que son unos estudios que generan conocimiento, puesto que hay equipos de investigación y hay másteres de colaboración entre distintas universidades», sostuvo Camarero. En este sentido, desde este curso se imparte un máster en Ingeniería de Minas junto a las Universidades de Huelva y Córdoba.

Algunos de los documentos en los que ha basado su investigación se pueden ver en una exposición que se ha montado en el Campus Científico y Tecnológico.

Fotos

Vídeos