Linares se queda sin mercado

Sólo quedó en pie el frontal del edificio y uno de los laterales, lo demás se derrumbó atrapando a varios vehículos./ENRIQUE
Sólo quedó en pie el frontal del edificio y uno de los laterales, lo demás se derrumbó atrapando a varios vehículos. / ENRIQUE

El temporal derribó el tejado de casi todo el edificio el único día que no abre El emblemático y centenario Mercado de Santiago no resistió el temporal 'Félix' y parte de su estructura quedó reducida a escombros

ALMUDENA GARRIDOLINARES.

En torno a las 15.30 horas, Emergencias 112 recibió numerosas llamadas que alertaban de la caída del tejado del Mercado de Abastos de Linares. Tras el paso de un pequeño tornado, el lateral del edificio de la calle Velázquez, junto al tejado, se vino abajo, quedando sepultados varios vehículos estacionados. No hubo daños personales. Solo un policía fuera de servicio resultó herido leve por los cascotes. Inmediatamente, se personaron en el lugar Bomberos, Policía Nacional, Protección Civil y la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias, que comprobaron la magnitud de lo ocurrido, preocupados en los primeros momentos porque hubiera personas sepultadas bajo los escombros.

Por suerte, solo hubo que lamentar elevados daños materiales y al patrimonio, ya que el mercado tenía más de cien años y fue diseñado por el arquitecto del Hospital de los Marqueses, Francisco de Paula Casado y Gómez. Aunque durante las primeras horas corrió como la pólvora, a través de las redes sociales, el bulo de que habían fallecido dos personas.

El derrumbe, no obstante, se llevó el puesto de trabajo de cerca de una veintena de vendedores. Atrás quedan las reivindicaciones porque ahora, desolado y con voz temblorosa por la indignación, Tomás Vico, uno de los vendedores del Mercado de Abastos de Linares, no ocultó su gran malestar junto a los escombros del edificio. «Las imágenes lo dicen todo. Nos hemos quedado sin trabajo y sin nada de nada. Esto es la ruina para los pocos que quedábamos ahí. Ya teníamos ruina de por sí y solo faltaba esto», dijo en la tarde de ayer, poco después del suceso.

Tras lo ocurrido, el vendedor pidió responsabilidades directas al Ayuntamiento de Linares, pues aseguró que habían avisado varias veces a distintos responsables municipales del mal estado que presentaba el edificio. «¡Aquí tendrán que rodar cabezas! ¡Es que no puede ser, no puede ser, tanto abandono como tenía...! ¡Ya está bien, ya está bien, que estábamos hasta los cojones de decirles que esto estaba malamente, que no estaba en condiciones, que había muchas humedades, muchos recalos, que crujían las maderas, que estaba fatal! ¿Y ahora qué, qué solución nos dan! ¡Ya estaba bien!», exclamó.

Preguntando sobre qué habría ocurrido si el derrumbe no es en domingo, Tomás Vico contestó: «Y encima, dándole gracias, porque si es un día laborable, ¿ahora qué habría pasado? ¿quién se hace responsable, quién me da de comer a mí y a mis hijos, quién da la cara?», se preguntó visiblemente enojado.

Instituciones

Por otro lado, numerosas autoridades del Ayuntamiento de Linares acudieron al lugar del incidente ocurrido a primera hora de la tarde. En el lugar del hecho se pudo ver al propio alcalde, Juan Fernández, quien personalmente se colocó un casco y junto a un bombero inspeccionó la zona para poder tener datos concretos de que lo que realmente allí había ocurrido.

También, el primer teniente de alcalde linarense, Joaquín Robles, quien informó de que desde los servicios técnicos del Ayuntamiento «se está haciendo el estudio de la zona y, sobre todo, de los muros que quedan en pie, porque antes que nada está garantizar la seguridad de los edificios colindantes». Pendiente de ese estudio se incluye la fachada del Mercado de Abastos, que presenta varias grietas. Por esta razón, peritos y arquitectos del propio Consistorio se acercaron al lugar a inspeccionar la zona y calcular los daños, además de asegurar que la estructura no pudiera sufrir un nuevo derrumbe, dado que aún quedó en pie la fachada y uno de los laterales del edificio.

Desde el Ayuntamiento se insistió en que tenían que garantizar también la seguridad de los trabajadores que actuaban en la zona, así como de los vecinos, a los que pidió que no se acercaran al lugar, aunque numerosos ciudadanos acudieron a la zona al conocer la envergadura de lo ocurrido. Robles desmintió que hubiera víctimas mortales entre los escombros y que la unidad canina del Cuerpo Nacional de Policía había comprobado este extremo.

Pudo ser peor

La portavoz del PP en Linares, Ángeles Isac, manifestó «tranquilidad», ya que las «primeras noticias» que le habían llegado eran «mucho más graves de lo que, al parecer, había ocurrido». Así, «desde la alegría de que no ha habido que lamentar daños personales, sí manifestar nuestra consternación y nuestra preocupación, porque si se hubiera producido en otro día hubiéramos estado lamentando cosas mucho más graves».

«También - añadió - nos preocupa la situación en la que han quedado los comerciantes del Mercado de Abastos, por lo que, desde aquí, hacemos un llamamiento a que con la mayor celeridad posible le habilitemos a estas personas su modo de vida y seamos capaces, desde el Ayuntamiento, de buscar un enclave, un lugar nuevo para que ellos puedan seguir desarrollando su actividad».

Además, aseveró «a modo de reflexión» que hace aproximadamente un mes y medio, «el Partido Popular denunció la situación en la que se encontraba este espacio». «Ya detectábamos grandes deficiencias y carencias y, por desgracia, el tiempo y las condiciones meteorológicas nos han dado la razón», dijo.

«Lamentar que es uno de los edificios más bonitos y singulares que tenía nuestra ciudad - prosiguió la dirigente del PP - , muy querido por todos los linarenses, de más de un siglo de antigüedad y que, de nuevo, la catástrofe vino a desolar y a hacer daño a nuestra ciudad. Desde el dolor profundo que produce verlo y alegrándonos de que no hubo desgracias personales, el mundo sigue y hay que mirar al frente. Vamos a reconstruir lo que se destruye y vamos a ser capaces de resurgir de nuestras cenizas para propiciar un mejor futuro para nuestros comerciantes y para la ciudad de Linares, en general».

Ayudas

Por otro lado, tal y como detalló la propia delegada del Gobierno andaluz en la provincia, Ana Cobo: «Aún tenemos que esperar a valorar los daños, pero puedo decir que desde la Junta de Andalucía cada año abrimos líneas de ayudas cuando ocurren catástrofes por las inclemencias meteorológicas. Los comerciantes son quienes nos preocupan en la actualidad, porque han perdido su puesto de trabajo que era su vida y sus familias dependían de este mercado. Por tanto, van a contar con el apoyo de la Junta de Andalucía».

Por su parte, el ya citado Tomás Vico, representante de los comerciantes, aseveró: «He hablado con las instituciones para unas posibles ayudas y algo nos comentaron, pero ahora mismo las palabras se las lleva el viento. Ahora es 'te prometo mucho y mañana no me acuerdo', pero bueno, eso habrá que verlo con el paso del tiempo. Los compañeros vamos a estar unidos, ahora más que nunca, ahora es cuando tenemos que estar unidos de verdad, porque nos tienen que dar una solución y tiene que ser de manera urgente, porque realmente la necesitamos», dijo el comerciante.

La delegada del Gobierno andaluz se personó en el lugar de los hechos para comprobar el estado en el que se encontraba el edificio, asegurando que «por la hora en la que ocurrió, cada uno lo vivió a su manera». «Yo estaba en mi casa y lo primero que hice fue contener el aliento de que esto hubiera ocurrido un domingo y no un día entre semana en el que el edificio alberga a numerosos vendedores y es frecuentado por numerosas personas, tanto de Linares como de la provincia, y donde sí hubiéramos tenido que lamentar fallecimientos», declaró.

El incidente más importante ocurrido en la ciudad de Linares fue el ya citado derrumbe de parte del Mercado de Abastos, pero otros puntos del municipio también sufrieron los daños del temporal. Así, en la zona de San José se registraron daños materiales al caer parte de la fachada de dos de las torres más altas de la zona, denominadas 'Jaén' y 'Córdoba'. Este derrumbe provocó el corte del tráfico en Senda de la Moza, lo cual afectó a la línea 3 de los autobuses urbanos. Aún se están inspeccionando los daños para poder elaborar un informe exhaustivo de lo ocurrido.

Últimos datos y reuniones

A cierre de esta edición, en la zona del Mercado de Abastos se realizaban labores de retirada de escombros y de apuntalamiento del edificio para evitar un nuevo derrumbe y poder facilitar las labores de limpieza de la zona. Para mañana se esperaba la sesión plenaria correspondiente al mes de marzo del Ayuntamiento de Linares, la cual se ha suspendido de momento. Tanto es así que, como medida urgente, el propio concejal de Salud y Consumo del Ayuntamiento de Linares, Rafael Sampedro, aseguró que durante esta mañana, junto con el alcalde, mantendrían una reunión de urgencia con los comerciantes para valorar los daños ocasionados. También acudirá a Linares hoy el consejero de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía, Felipe López, quien se reunirá con el alcalde y después conocerá la zona siniestrada.

Fotos

Vídeos