Juego de tronos en Linares

Análisis

Juan Fernández y Daniel Campos se disputarán el domingo quién dirige el PSOE y mucho más

Juego de tronos en Linares
JOSÉ M. LIÉBANAJaén

“En este mundo, cuando juegas a juegos de tronos, o ganas o mueres”, dice Cersei Lannister en la conocida serie de la HBO. Así está ahora mismo el PSOE de Linares, que este domingo elegirá nueva dirección y algo más. Su actual secretario general y alcalde, Juan Fernández, quien madrugó para coger la delantera ante los movimientos internos, anunció hace ya su intención de presentarse a la reelección. Y el parlamentario y exconcejal Daniel Campos acaba de hacer público en las redes sociales que también aspira a ello. El duelo para controlar el partido está servido, aunque la cuestión de fondo es quién será el candidato a la alcaldía para 2019, en la segunda ciudad más importante de la provincia y donde los socialistas han estado en el trono municipal la mayor parte del tiempo.

No es fácil explicar cómo un alcalde que encadena veinte años con este mandato y que además dirige el partido tiene una rebelión dentro de esta magnitud. Sus críticos esgrimen su desgaste como regidor y ponen como ejemplo que ya en 2011 ganó por los pelos y en 2015 sin mayoría suficiente, en una corporación más fragmentada; mientras que Fernández y los suyos alegan que sí, pero que sigue ahí, de alcalde por cuarta vez. Los primeros hablan de renovación necesaria, y los segundos, de experiencia y gobierno.

Pero más allá de estos argumentos, lo que subyace desde hace años es un desacuerdo larvado, que no ha hecho más que crecer hasta convertirse en abismo, entre el alcalde y destacados dirigentes locales, compañeros de Juan Fernández en sus inicios y en no pocos casos 'hijos políticos' suyos, luego relegados por él en las listas electorales, como Pilar Parra o Luis Moya, o el propio Campos, que no comparten sus formas de ejercer el poder.

Saturno devorando a sus hijos o matar al padre como en 'Edipo Rey', según se mire. Los afines al alcalde, por ejemplo, hacen correr que sus críticos han volado de Linares, mientras que él se mantiene fiel a su linarensismo y que eso le hace incómodo incluso para su partido. Los de Dani Campos defienden por contra que hay otras formas de defender Linares, más útiles y no pensado solo en uno.

La rebelión cuenta con el beneplácito, por acción u omisión, de la dirección provincial. No es la guerra de Reyes y menos contra la poderosa agrupación linarense ni contra el alcalde socialista más importante en la provincia, pero tampoco la va a desactivar. Es una guerra larvada en el PSOE de Linares que viene de lejos. Hace tiempo que Fernández se convirtió en verso suelto en su partido, una china en el zapato cada vez más grande y molesta. Esa es precisamente la baza que ha jugado, y jugará, el alcalde, que rompió ramales en su día con Gaspar Zarrías, y por tanto con Reyes, a cuenta del Campus universitario. Fernández, por su parte, que nunca se ha declarado 'sanchista', se acerca estos días a la concejala Carmen Domínguez, una de las caras más conocidas de los afines a Pedro Sánchez en Linares. Los enemigos de mis enemigos son mis amigos. Alianzas estratégicas en la disputa por el trono.

Insostenible

Linares padece en los últimos años una profunda crisis económica y de empleo. Los partidarios del alcalde argumentan que faltan inversiones de otras administraciones, mientras que sus críticos recuerdan que Juan lleva casi veinte años gobernando y que alguna responsabilidad tendrá, más allá del discurso fácil de echar la culpa a los demás.

Una confrontación insostenible que con la convocatoria de la asamblea extraordinaria del domingo ya no pueden ocultar. Hasta la fecha de la asamblea no ha sido elegida al azar. La Diputación decidió que este año la fiesta del primer aceite fuera en Linares y en torno a ella habrá en los días previos importantes actos, en los que unos y otros se tendrán que ver las caras.

Los críticos ya se conjuraron en las anteriores elecciones, pues vieron el declive electoral, pero Dani Campos no dio el paso al frente y Juan Fernández salvó los muebles en un Ayuntamiento más atomizado que nunca y en el que gobierna con apoyos puntuales de Ciudadanos y de los exconcejales de IU.

Pero ya no hay más prórrogas. Este domingo es la hora de la verdad. Quien gane será muy probablemente el candidato a la alcaldía y puede que incluso el próximo alcalde. El que pierda, nada (al menos en Linares). O ganas o mueres, políticamente hablando.

Temas

Linares

Fotos

Vídeos