La joya de la ingeniería española

CERDA Y RICO
CERDA Y RICO
INAUGURACIÓN DE LA LINEA LINARES-ALMERÍA (II)

El ingeniero José Olano redactó el proyecto inicial de esta infraestructura que se encuentra situada en la comarca de Sierra Mágina, dentro del término municipal de Cabra del Santo Cristo y a tres kilómetros de Larva El viaducto sobre el río Salado está constituido por un tablero metálico de 315 metros de longitud

M. R. ARÉVALO

El mismo día 14 de marzo de 1899, coincidiendo con la inauguración oficial de la línea ferroviaria de Linares a Almería, se quiso proceder a la apertura del viaducto sobre el río Salado, una obra de envergadura, constituido por un tablero metálico de 315 metros de longitud y compuesto por dos vigas continuas de 10 metros de altura, de doble alma, con montantes verticales y dobles celosías, formando tres tramos de 105 metros de luz entre los ejes de los apoyos. La altura sobre la parte más profunda del barranco es de 110 metros.

El ingeniero José Olano redactó el proyecto inicial en el año 1896 y su levantamiento supuso una importante modificación sobre el trazado previsto, según el informe geológico realizado en noviembre de 1895 por el Cuerpo.

El viaducto fue realizado por la Compañía de los Caminos de Hierro del Sur del España, concesionaria de esta línea, bajo la dirección de Basinski, Guerin y Shule, de la escuela de Gustave Eiffel.

La Compañía de los Caminos de Hierro del Sur de España asumió la obra y el 14 de octubre de 1896 se dictó un informe favorable por parte de Francisco Contreras, Ingeniero Jefe del Cuerpo Nacional de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, perteneciente a la División de Ferrocarriles de Sevilla.

En el año 1976 el tablero de hierro fue sustituido por otro de acero, al objeto de mejorar la seguridad de la circulación.

Y es que esta joya de la ingeniera española se encuentra situada en la comarca de Sierra Mágina, dentro del término municipal de Cabra del Santo Cristo y a tres kilómetros de la localidad de Larva.

Algunos tramos de esta línea ya habían sido inaugurados anteriormente, como el de Huesa a Larva, que con fecha 5 de agosto de 1898 quedó totalmente operativo, según se desprende de la comunicación realizada por la Compañía de los Caminos de Hierro del Sur de España al ingeniero jefe de la división de ferrocarriles de Sevilla, en la que indica que según el servicio de construcción, había finalizado la colocación definitiva de vías entre las estaciones de Huesa-Alicún y Larva. Ese mismo año, pero el 1 de septiembre, quedó inaugurado el tramo de Larva al puente del Salado y a Quesada, aunque no se autorizó la circulación hasta el 7 de abril de 1899.

Finalmente, el 15 de octubre de 1904, se abriría al tráfico el tramo entre las estaciones de Linares-San José y la de Linares-Baeza.

Fotos

Vídeos