Imparten un taller de inteligencia emocional para los niños en el Pasaje

Uno de los ejercicios que se realizó en el taller./ENRIQUE
Uno de los ejercicios que se realizó en el taller. / ENRIQUE

De la mano de la primera escuela de este tipo en Linares, los participantes hicieron juegos para potenciar su autoestima y aprender otros valores

J. SOTOLinares

La Navidad es un momento tan bueno como otro cualquiera para que los niños aprendan cosas. Dentro de la campaña organizada por Acil, CCA, Cámara de Comercio y el Ayuntamiento de Linares, tuvo lugar en el Pasaje del Comercio un taller de inteligencia emocional dirigido a los más pequeños. «Estamos haciendo unas actividades en las que queremos trabajar la inteligencia emocional y todo lo que conlleva como es el respeto, la tolerancia y la empatía, que es muy importante», explicó Beatriz Ayala, una de las responsables de la actividad organizada por 'Escuela de genios. Safari Einstein'.

Uno de los juegos que hicieron los niños es que tuvieron que colgar de un árbol de Navidad mensajes con deseos que tienen, que son cosas que no se pueden comprar, ni tocar pero que sí les haga felices, «con el objetivo de apartarlos un poco del materialismo y que puedan empezar a pensar de otra manera», apuntó Ayala.

Por otro lado, mejoraron la autoestima de los niños con un juego en el que tenían que escribir en un avión de papel una cualidad del niño al que pertenecía cada avión. «De esta manera, cada niño se va con una lista de cosas positivas que los demás ven en él porque eso a potenciar la autoestima y la imagen porque muchas veces nos vemos como nos ven los demás», comentó Ayala.

Maribel Cantalejo, una de las fundadoras de Safari Einstein, explicó que fue en el mes de septiembre cuando, junto a su socia, decidieron montar una escuela de inteligencia emocional en Linares, con objeto de formar a los niños en habilidades y destrezas de la inteligencia emocional. No tienen sede física en la ciudad sino que quieren presentar esta iniciativa a los centros educativos para trabajar con grupos de un máximo de diez niños y hacer talleres. «La inteligencia emocional se va conociendo cada vez más y la ciudadanía se está dando cuenta de que es una habilidad que no se fomenta, que no se estudia y que es necesario abarcarla», dijo Cantalejo.

Temas

Linares

Fotos

Vídeos