Un ferrocarril para unir a tres provincias

La línea ferroviaria Linares-Almería (I)

Proyectado a partir de 1870, incluía 300 kilómetros de vías y 28 estaciones en su recorrido

MANUEL RODRÍGUEZ ARÉVALOJaén

La línea ferroviaria de Linares a Almería se incluyó en la Ley de 2 de julio de 1870, que establecía un segundo ciclo en la concesión y construcción de ferrocarriles en España.

En el año 1871 la Diputación de Almería solicitó autorización para realizar los estudios del ferrocarril en lugar del propio Estado, de forma que los gastos serían reembolsados por la compañía que se adjudicase la línea.

A la Diputación de Almería se le unió la de Jaén para sufragar los gastos del estudio en proporción a los kilómetros que cada provincia tuviera.

Por su parte, el Ministerio de Fomento expidió la autorización a la diputación almeriense y le concedió un plazo de dieciocho meses. «Con este fin, se creó una comisión auxiliar de ferrocarriles y se propone a D. José Trías Herraiz, Ingeniero de Caminos, como ingeniero Jefe de los estudios, a cuyas órdenes se pondría todo el personal y material de caminos de la Diputación» (Navarro, 1984).

Tres secciones

El proyecto quedó dividido, para su estudio, en tres secciones: Linares a Ramballe, dentro del término judicial de Guadix; de Ramballe a Almería y de la estación de Almería al Puerto. La segunda sección sería aprobada el 31 de julio de 1875, mucho más tarde, debido a las dificultades que encontraron.

La Diputación de Jaén propuso, antes de aprobarse la primera sección de Linares a Ramballe, que si la línea se aproximara, por lo menos a 4 kilómetros de la capital, subvencionaría con 5.000 duros por kilómetro de ferrocarril construido. Una vez valorados los gastos que supondría modificar el proyecto, se optó por desestimar la oferta y fue aprobado, sin modificaciones algunas, el 17 de octubre de 1876.

La tercera sección se aprobaría el 24 de marzo de 1877. No obstante, este proyecto no llegó a realizarse jamás.

Las estaciones que se incluía en este primer proyecto de la línea Linares-Almería, aprobado por el Ministerio de Fomento, fueron las siguientes: Linares, Vadollano, Canena, Baeza, Úbeda, Torreperogil, Santo Tomé, Peal de Becerro, Quesada, Huesa y Pozo Alcón en los 118 kilómetros de trazado por la provincia de Jaén. Cuevas de Luja, Baza, Gor, Guadix, La Calahorra y Huéneja serían las estaciones granadinas, con un trazado esta provincia de 92 kilómetros.

El proyecto en la parte jienense diseñado por el ingeniero Trías no llegó a fraguar

Y Fiñana, Ocaña, Ohanes, Beires, Fondon, Padules, Illar, Huecija, Alhama, Benahadux y Almería, en la provincia por donde la línea hacía 95 kilómetros.

La propuesta del ingeniero Trías (que no llegó a fraguar) señalaba que la línea, dentro de la provincia de Jaén, partiría de Linares, pasaría por Rus, Canena, Baeza, Úbeda, Torreperogil y cruzaría el Guadalquivir en las cercanías de Santo Tomé. En ese trayecto se producen, en abundancia, granos y aceite que serían transportados en el ferrocarril.

El ferrocarril continuaría por Peal, Quesada, Huesa, Belerda, Hinojares y Pozo Alcón. De esta zona se destinaría a la exportación 300.000 fanegas de cereales y 160.000 arrobas de vino y aceite.

A partir de aquí ya entraría en la provincia de Granada.

Fotos

Vídeos