Unos centímetros de más que le impiden hacer una vida normal

Francisco Saavedra en el portal donde reside /ENRIQUE
Francisco Saavedra en el portal donde reside / ENRIQUE

Un vecino, que precisa de una silla de ruedas, denuncia una barrera arquitectónica en la calle Calatrava, donde reside

JÉSSICA SOTOLINARES

Francisco Saavedra (58 años) nunca imaginó que el simple hecho de salir de su vivienda resultase ser una misión imposible. Hace tres años, se mudó a un piso que se encuentra en la calle Calatrava, número 7, y aún convive con una barrera arquitectónica que le impide hacer una vida normal.

Ha sufrido varios ictus y desde hace tiempo se tiene que mover en silla de ruedas. Él vive solo en un piso y el principal problema que encuentra es cuando tiene que salir a la calle. El bloque donde reside tiene ascensor y, el escalón que hay para acceder a la vía pública lo puede bajar y subir perfectamente gracias a una rampa metálica portátil que guarda en el bloque y que él mismo puede colocar, aunque el esfuerzo le produce agotamiento. Hasta ahí todo bien.

La dificultad la encuentra en el escalón que diferencia la acera de la calzada. Unos cuantos centímetros que no puede bajar sin la ayuda de otra persona, puesto que es muy elevado y carece de rampa alguna en toda la vía. Por eso, para él se convierte en toda una odisea salir a comprar o simplemente ir a tomar un café. Asegura estar cansado de reclamar una solución al Ayuntamiento de Linares que sí señalizó a la altura la puerta del bloque un aparcamiento para personas con algún tipo de discapacidad. «Me marean en el Ayuntamiento y llevo ya tres años pidiendo esto, pero no he conseguido nada», comenta Francisco. Asegura que él es el único vecino del bloque que tiene este problema, pero ninguna persona está exenta de poderse ver en esta situación por lo que pide la intervención del Consistorio linarense para hacerle la vida un poco más fácil.

Ha reclamado varias veces al Ayuntamiento una rampa, pero no lo ha logrado todavía

Esta céntrica calle presenta esta barrera arquitectónica para los vecinos con movilidad reducida. Si bien, en estos últimos años se han realizado actuaciones encaminadas a presentar a Linares como una ciudad amable. De hecho, recibió el Premio Reina Sofía a la Accesbilidad Universal de Municpios 2013.

Fotos

Vídeos