«Este amor existirá ya por siempre»

Raphael recibió el cariño de cientos de personas que llenaron El Pósito. /ENRIQUE
Raphael recibió el cariño de cientos de personas que llenaron El Pósito. / ENRIQUE

Raphael fue nombrado ayer Hijo Predilecto de Linares en un abarrotado auditorio del Pósito

JÉSSICA SOTO QUESADALINARES

El 14 de mayo de 2018 será un día que no solo no olvide uno de los linarenses más universales, como es Raphael, sino que también permanecerá en el recuerdo de los cientos de vecinos de Linares y de seguidores del artista que asistieron al nombramiento de Rafael Martos como Hijo Predilecto de Linares.

Aunque el acto no comenzaba hasta la una del mediodía, fans del cantante y muchos de sus paisanos aguardaban en la puerta del auditorio del Pósito desde varias horas antes y también en la puerta principal, por la que finalmente accedería Raphael, acompañado por su mujer, Natalia Figueroa. Siempre amable con sus fans los saludaba en la puerta donde no faltaba una pancarta en la que, una vez más, se trasmitía el cariño de Linares por Raphael. No podía ocultar su emoción desde que pasó al Pósito ya que en él encuentra muchos recuerdos de su vida personal y profesional, y abierto al público desde el año 2011.

Antes del acto, atendía a los medios en una breve rueda de prensa. Sin revelar lo que luego trasladaría al público, confesó que ser nombrado Hijo Predilecto de Linares, era «un honor muy grande, muy perseguido por mí y muy ansiado», dijo. A preguntas de los periodistas sobre cómo ve Linares, añadió que «yo a Linares la veo una ciudad con mucho arte, muy seria en el sentido de muy trabajadora, muy responsable y muy de izquierdas. Esa es Linares». Reconoció que le afecta «muchísimo» la situación que vive la ciudad «y en lo que yo pueda ayudar, ahí estaré» y añadió que por su experiencia viajando por todo el mundo, «esas cosas que nos pasan tan tremendas como lo que está pasando aquí ahora, siempre son transitorias. A veces son más largas de lo deseado, pero siempre pasa. Hay que tener fe y trabajarla», dijo.

Con una sonora ovación, salió al escenario saludando a un abarrotado auditorio del Pósito. Luego ocupó un asiento junto a su esposa y el resto de autoridades y, tras la presentación del acto, la proyección de un vídeo, la lectura del acuerdo plenario por el que se le concede este título y unas palabras del alcalde, Juan Fernández, volvió a subir al escenario para dirigirse a sus paisanos.

Quiso comenzar recordando a sus padres y sostuvo que de ellos «heredé el cariño por Linares. Ellos me hicieron linarense con sus recuerdos, con sus historias, con sus añoranzas y mi madre, además, con sus canciones», declaró. Sacó pecho por haber logrado ser profeta en su tierra. «¿Quién decía eso de que qué difícil es ser profeta en su tierra? A mí ustedes me lo han hecho facilísimo. Gracias», dijo emocionado Raphael.

El gran flechazo

Reconoció que cuando volvió a Linares a los 14 años por motivos laborales, se produjo «el gran flechazo» con su ciudad natal, «y este amor existirá ya por siempre». Recordó los días importantes que ha vivido aquí como cuando descubrió la placa de la casa donde vivió, «porque yo nacer nací en el Hospital de los Marqueses», inauguró la calle que lleva su nombre, pronunció el pregón de la Feria de San Agustín, los conciertos que ha ofrecido aquí y la inauguración de su museo, a la que considera «mi casa». «Hoy es un día de los más bonitos de toda mi vida», sentenció. Y quiso hacer sabedor al público de que intentó hacerse con el Teatro Olympia, «y lo intenté arduamente». Concluyó afirmando que «vivir en Linares sienta muy bien, pero no podéis imaginaros lo bonito que siempre es volver».

Por su parte, el alcalde de Linares sostuvo que con este acto se cumplía una «deuda pendiente» con Raphael y calificó su nombramiento como Hijo Predilecto como un «honor» para la ciudad de Linares. «En una familia y en un pueblo el amor filial no hace distinciones, pero el Hijo Predilecto es aquel de quien te sientes más orgulloso por sus méritos, por sus hazañas culturales, por ser una persona carismática que es capaz de encarnar cualidades y valores positivos en los que todos pueden sentirse realizados», comentó Fernández.

Como primer edil, ensalzó que Raphael siempre ha hecho gala de su ciudad natal allá donde ha ido, vinculándola a su nombre artístico en sus inicios. «Dejaste muy pronto la ciudad pero el vínculo estaba sellado para siempre porque Linares es el cordón umbilical que te une a la raíz y a la sangre. Tus dotes musicales quizá le deban algo a Rafaela, seguro que casi todo. Esa mujer de Linares que como expresión de su alegría te cantaba antes y después de asomarte al mundo», apuntó el alcalde. Antes de despedir el acto, la Agrupación Musical de Linares 1875 interpretó un popurrí de canciones de Raphael como 'Yo soy aquel', 'Digan lo que digan', 'Balada triste de trompeta' y 'Mi gran noche'. El público aplaudió y coreó estas canciones. Por último, todos se pusieron en pie para cantar el Himno de Linares que también contó con el acompañamiento de la Agrupación musical linarense.

Fotos

Vídeos