Ideal

Devolviendo el aliento recibido

Devolviendo el aliento recibido
  • La Asociación '28 de febrero' de Linares se ha volcado totalmente en las acciones culturales y de voluntariado, con el fin de agradecer el apoyo que le dio la ciudadanía en su día

Devolver a la sociedad todo lo que esta le había dado. Los ciudadanos se volcaron con ellos en momentos muy complicados, cuando la amenaza de quedarse sin puestos de trabajo era una advertencia real. Sintieron el calor y el apoyo de familiares, amigos, compañeros y conciudadanos. Por eso, un día decidieron que quería dar las gracias por todo el aliento obtenido durante aquel tiempo. Hablamos de los extrabajadores de Santana, en Linares.

En un primer momento, la Asociación de Promoción Social '28 de febrero', formada por los extrabajadores del parque automovilístico de Santana tras los procesos de prejubilación de 2001, nació a raíz de los acuerdos del Plan Social de Santana, con el fin de organizar las bajas de la plantilla. La entidad se creó en base a los acuerdos de la empresa, los sindicatos y la Junta de Andalucía. Las medidas que se adoptaban y que afectaban a unas mil personas pasaban por la asociación, que se encargaba de gestiones como las pólizas, los procesos de cambio y las bajas incentivadas, además de para canalizar los servicios y atender a los trabajadores. Sin embargo, pronto entendieron que esta asociación tenía mucho más que ofrecer y devolver, en la medida de lo posible, la ayuda que había recibido de los ciudadanos, que se volcaron con sus problemas laborales cuando más lo necesitaron. Por ello, a partir de 2004 se creó dentro de la asociación una red de voluntariado que comenzó a colaborar prestando su tiempo y esfuerzo en lugares como el yacimiento arqueológico de Cástulo, la Biblioteca o el Archivo Municipal. Un año después firmaron un convenio con la asociación nacional Aulas Tercera Edad, con el objetivo de digitalizar documentos del Archivo Municipal.

Desde aquel momento, la asociación no ha dejado de trabajar en este campo. «Siempre intentando ayudar en lo que podamos en nuestra comunidad, revirtiendo todo el soporte que nos dieron en su día y que nosotros queremos reintegrar», dice Jesús Fernández Alonso, miembro de la organización. Se ha centrado en tareas culturales y de voluntariado con notable éxito. Tanto es así que en 2007 recibieron un premio a su labor cultural del Ayuntamiento Linarense y un año después la Bandera de Andalucía de la Junta por sus proyectos de voluntariado. «Nuestra actividad comenzó a aumentar -cuenta Fernández- y nuestra implicación en el tejido social también», colaborando con otras entidades como la Concejalía de Cultura del Consistorio linarense o las Consejerías de Cultura y Medio Ambiente de la Junta.

La asociación tomó un nuevo rumbo en 2011, cuando cerró definitivamente Santana y se puso en marcha el Plan Linares Futuro. La entidad comienza entonces una andadura de forma independiente, alejada ya de sindicatos y Administración pública. Intensifica entonces su labor de voluntariado y ya no está formada solo por trabajadores y jubilados de la empresa santanera -que siguen siendo el grueso de los miembros- sino que pueden adherirse también otras personas interesadas en colaborar por el fin y el porvenir del municipio y la comarca. Profundizan en la labor que habían llevado hasta el momento con diferentes jornadas, talleres formativos o asesoramiento sobre jubilaciones y diferentes procesos burocráticos. La entidad está formada por casa mil socios, contando con unos 70 voluntarios. Fernández reconoce que «nos gustaría que fueran más porque son muchas las acciones en las que estamos, pero poco a poco se está avanzando y la gente se acerca más a nuestras inquietudes».

Actualmente, 28 de febrero trabaja en diez proyectos de voluntariado. El más importante de ellos es el que involucra a 35 de sus miembros en el yacimiento de Cástulo en diferentes excavaciones, en el que está volcado desde 2007. También sirven de guías para grupos en el museo de Cástulo, así como en el yacimiento y en el museo Andrés Segovia. Igualmente, acuden al Museo Arqueológico desde hace doce años, para colaborar en el proceso de recomposición de las piezas encontradas. De la misma forma, se hallan inmersos en el proyecto 'Andalucía, compromiso digital', con el objetivo de acabar con la brecha digital de personas mayores con las nuevas tecnologías. Les asesoran en temas como pedir citas previas vía online, correo electrónico, redes sociales o el uso del móvil . También realizan un acompañamiento cuando tienen algún problema informático.

Naturaleza

De igual manera, la asociación participa en otros proyectos relacionados con el Archivo Municipal, la Biblioteca o el colegio Cardenal Espínola para «echar una mano a los maestros en las primeras edades de los niños». Otras de las acciones están enfocadas a la naturaleza. Tal es el caso de 'Caminamos Juntos. Un millón de pasos' para promover la vida activa en la tercera edad, así como la de 'Andarríos', con voluntariado ambiental para la conservación de los ríos realizando análisis de calidad de agua y la de Rutas de Senderismo. «También colaboramos con las asociaciones que requieran nuestra ayuda para acciones puntuales», dice Fernández. Algunas de las últimas fue la colaboración en una carrera nocturna en Linares o el acompañamiento a una excursión en La Garza de usuarios de centros de día para mostrarles el patrimonio minero.

La asociación no cesa en su empeño de servir de utilidad. De hecho, este año han empezado a participar en dos nuevos proyectos. Uno de ellos relacionado con la delegación en Linares del Banco de Alimentos para recoger productos que luego son repartidos en los puntos indicados. El segundo es el de la colaboración con el centro de personas con discapacidad psíquica Zaitún.