Ideal

La llegada de inmigrantes no disminuye, pero sí ha cambiado su procedencia

La llegada de inmigrantes no disminuye, pero sí ha cambiado su procedencia
  • Según Mundo Acoge, han aumentado los de aquellos países en los que no se les exige visado para entrar como Paraguay o Colombia

La falta de oportunidades laborales que se observa en ciudades como Linares no frena la llegada de inmigrantes a la ciudad. Así lo constata Mundo Acoge que, si bien y desde su experiencia, subraya que lo que ha cambiado es la procedencia de los que eligen Linares para empezar una nueva vida o para entrar en Europa, puesto que muchos se quedan un tiempo en la ciudad y su fin es llegar a asentarse en Francia, sobre todo. «El perfil ha cambiado y están entrando muchos más desde países donde no se les exige visado para entrar», explica Ana Fiñana, presidenta de Mundo Acoge. Algunos de estos países son Paraguay y Colombia. Sí ha descendido, en cambio, la afluencia de algunas nacionalidades por este y otros motivo como es el caso de la comunidad Pakistaní, «porque han encontrado mejor acogida en otros países como puede ser Inglaterra, que es el que más recibe», añade Fiñana. «No es significativo porque se suelen ir los padres de familia pero el resto de miembros permanece aquí, por lo que la población no ha descendido mucho», expone la presidenta.

El perfil de los inmigrantes procedentes de Sudamérica suelen ser mujeres jóvenes las que primero hacen las maletas para trabajar como empleadas de hogar o cuidando a personas mayores y dependientes, mayoritariamente. Una vez conseguido un trabajo, intentan reagrupar a su familia en la ciudad. No ocurre lo mismo con otras nacionalidades como, por ejemplo, la marroquí ya que ahí suelen ser los hombres los que dan el primer paso.

Las primeras dificultades que encuentran una vez que llegan son los trámites burocráticos para regularizar su situación, pero no son las únicas. «Hay mucha desinformación por parte de gente que con buena intención les quieren informar pero que a veces les pone obstáculos difíciles porque hacen trámites en los que se dejan dinero y no les conduce a nada», sostiene Fiñana. Para evitar este tipo de situaciones y ayudar, en todo lo posible, a los inmigrantes que llegan a la ciudad, Mundo Acoge les asesora. En lo que va de año, han atendido a 292 personas con una media de 3 ó 4 consultas por usuario. Entre los vecinos que más solicitan sus servicios son los llegados de Marruecos y Colombia, entre una extensa lista que abarca más de 30 nacionalidades diferentes. A pesar de su número, los chinos no realizan consulta alguna en Mundo Acoge. También recurren al colectivo vecinos españoles que, o bien se han casado con un extranjero, o bien, ha adquirido la nacionalidad española hace poco.

Más que asesoramiento

Además del asesoramiento, desarrollan programas. Uno de ellos, financiado por la Consejería de Justicia e Interior, lleva por nombre 'Mujeres Unidas' y con él se persigue el empoderamiento de las mujeres desde muy diferentes perspectivas. Otra de las líneas de actuación que llevan a cabo es favorecer su inserción laboral mediante cursos de formación y, por otro lado, para que puedan adquirir la nacionalidad con residencia con el aprendizaje de conocimientos socioculturales de España y del idioma. «Los hemos preparado aquí y todos han superado esta prueba para poder obtener la nacionalidad», destaca Fiñana. En noviembre impartirán otro para la prevención del VIH.

Por último, desde Mundo Acoge señalan que siguen teniendo dificultades para adquirir una vivienda o encontrar un trabajo en determinadas nacionalidades como rumanos o marroquíes. «Linares no es especial en ese aspecto a lo que ocurre en otras ciudades. Los pueblos pequeños quizá sean más acogedores. Pero en cuando a vivienda y trabajo, hay una discriminación horrible», dice.

Mundo Acoge dispone de una Bolsa de trabajo que, afirman, «funciona muy bien», y les solicitan trabajadoras de otros municipios de la provincia para trabajar, sobre todo como empleadas de hogar y para cuidar a personas mayores.

Temas