Ideal

1.400 muestras de solidaridad

  • La II Carrera Nocturna Solidaria de Linares logró contagiar este espíritu a más corredores

Cuando se trata de ser solidarios, los vecinos de Linares no fallan. El sábado se respiraba un gran ambiente deportivo y festivo en los alrededores del Santuario de la Virgen de Linarejos. Había que ayudar a las familias que atraviesan más dificultades económicas de la ciudad y la excusa no era otra que participar en una carrera. La segunda edición de la 'Carrera Nocturna Monumental y Solidaria' de Linares, organizada conjuntamente por Radio Linares Cadena SER y el Ayuntamiento de Linares, cumplió todas las expectativas. En primer lugar, aumentó el número de participantes: de los 1.200 que hubo en la primera edición, se contabilizaron unos 1.400. En segundo, estos aportaron más alimentos. Era necesario para canjear el dorsal entregar, al menos, un potito, un litro de leche y un kilo de azúcar, pero la mayoría de ellos entregaron más, según la organización. Por todo ello, no fue de extrañar que los voluntarios de la Federación Himilce, que era la que recepcionaba los alimentos, y los del Banco de Alimentos de Linares, que eran los que los introducían en una furgoneta, no parasen ni un minuto hasta que se dio el pistoletazo de salida a la última carrera, a las 21:30 horas. Uno de los cientos de corredores fue Blas. El joven linarense de 29 años participó con su amigo. «Es un buen momento para pasar un buen rato y contribuir con esta buena causa y ayudar a la gente que lo necesita. Además es un hobby que le gusta a mucha gente y se puede aprovechar para ser solidarios», dijo el joven. Él no optó por calentar minutos antes del comienzo de la carrera, pero sí que realizaron algunas pequeñas carreras por detrás de la ermita de Linarejos algunos corredores mientras que la hora de la carrera llegaba.

Uno de los grupos más numerosos fue el formado por los alumnos de los cursos de ESO y Bachiller del IES Cástulo. Guiados por su profesor de Educación Física, los alumnos se sumaron a esta actividad muy saludable. Ofrecer otra alternativa para divertirse en la noche del sábado es lo que destacó Marifé, una vecina de Linares. «Me parece una iniciativa fantástica porque es una manera de que la gente haga deporte y participe en cosas. Aquí hay una unión de gente joven y es importante que no solo vayan al botellón. A los jóvenes les gusta el deporte y cuando se organiza algo así, está todo el mundo ahí», declaró la mujer, que acompañó a su hijo Fernando a la carrera.

Él tiene 12 años, es alumno del IES Cástulo y se animó este año a participar. El recorrido para las categorías inferiores era de dos kilómetros que el joven completó sin dificultad alguna. «He entrenado en el instituto, juego al tenis y hago otros deportes que me ayudan a fortalecerme más», comentó el estudiante. De hecho, hubo un gran número de niños y jóvenes que en la segunda edición participaron en la carrera y hasta hubo quien acudió disfrazado. A su vez, otros clubes de atletismo de la provincia se contagiaron de solidaridad y se desplazaron el pasado sábado a Linares para sumarse a la propuesta de conocer la ciudad minera de noche y al ritmo que cada uno se marcaba.

El más rápido completó el recorrido de 6 kilómetros en apenas 15 minutos. La fiesta siguió en el atrio de la ermita con la entrega de trofeos a los ganadores. El concejal de Deportes, Rafael Sampedro, sostuvo que seguirán trabajando en más ediciones para que carrera siga creciendo en importancia y participación.

Temas