Ideal

«Es muy duro cuando llego a casa y no veo a mi familia»

«Es muy duro cuando llego a casa y no veo a mi familia»
  • Emad Ismail, el único miembro de la familia atrapada en Gaza que se quedó en Linares, espera que puedan regresar el 17 de diciembre

Emad Ismail era el profesor más buscado en la SAFA, donde imparte clases desde hace varios años. Durante su jornada laboral no paró de recibir el apoyo de sus compañeros y de sus alumnos, tras hacerse público que su mujer y sus cuatro hijos (con edades comprendidas entre 1 y 18 años) se encuentran atrapados en Gaza tras el cierre del paso de Rafah, en la frontera con Egipto, por decisión de ese país.

Su familia se marchó el pasado 2 de junio para Gaza para visitar al padre de su mujer, que se encuentra enfermo. Ellos tenían la vuelta prevista para el pasado sábado y, al ver que no podían salir del país, tuvieron que aplazar el vuelo para el 17 de diciembre, aunque todo ello envuelto en un clima de incertidumbre porque depende de cuando abran la frontera.

«Por el momento ellos están bien. Están con la familia porque la situación en Gaza ahora no es igual que la que hay en otras épocas con conflictos y bombardeos. Está el ambiente normal y pueden salir y entrar sin problemas y no hay ninguna razón para que la frontera esté cerrada», explica Ismail. Tan solo se ha abierto la frontera recientemente para los peregrinos que se han dirigido a La Meca.

Sus hijos están asistiendo a colegios allí pero están «perdidos» puesto que las clases se imparten en árabe y en inglés. «Ellos saben hablar árabe perfectamente, pero no escribirlo ni leerlo. Les está costando mucho porque no pueden coger apuntes ni nada», señala el padre. Su hija mayor, que se había matriculado en Traducción e Interpretación en la Universidad de Granada, está asistiendo a la facultad de Palestina para practicar inglés y retomar sus estudios en España una vez que todos regresen.

Su vida, en cambio, no está siendo tan fácil en Linares. Asegura que trabajar le está ayudando a sobrellevar la situación pero no puede soportar llegar a casa y no encontrarlos a todos. «Por la tarde intento ocupar mi tiempo en lo que sea pero es muy duro cuando llego a casa y no los veo», confiesa. La comunicación telefónica y a través de otras plataformas en Internet como Skype es constante, algo que le tranquiliza.

Según el cabeza de la familia, su mujer e hijos tienen a 13.144 personas delante de ellos apuntados en una lista para salir de Gaza. «Tiene que estar la frontera abierta por lo menos un mes para que ellos puedan volver porque cada vez que la abren pasan 300 ó 400 personas nada más», asegura el padre de familia.

Documentación

En este sentido, el Consulado General de España en Jerusalén sigue el caso de la familia y los servicios consulares están a la espera de que aporten más información sobre su situación y, sobre todo, les facilite una copia de su documentación española para continuar las gestiones necesarias, según informaron fuentes diplomáticas a Europa Press. Con el paso de Rafah cerrado, la única manera de entrar o salir de la Franja es por el paso de Erez, en el norte de la Franja, y que controlan las autoridades israelíes.

La familia de Linares atrapada en Gaza tiene doble nacionalidad española y palestina. Él no acompañó a su familia en este viaje porque trabaja como profesor y era consciente de que, si se volvía a cerrar el paso de Rafah, se arriesgaba a no regresar a tiempo a España para el inicio del curso escolar. El matrimonio reside en España desde 1985 y tiene la nacionalidad española, al igual que sus cuatro hijos, todos nacidos en España.

Sin embargo, este problema no mermará sus ganas de volver a Gaza, sobre todo, para ver a su familia. «La zona de Gaza siempre ha sido una zona de conflicto y por eso nosotros no podemos ir todos los años, aunque nos gustaría. Hace tres años nos iba a pasar esto mismo, que nos íbamos a quedar allí atrapados, pero por aquella época abrían la frontera uno o dos días por semana. Esta vez, sólo la han abierto para los peregrinos que han ido a La Meca», aclara.

Su deseo es que su familia pueda pasar las navidades en Linares y olvidar este episodio.