Ideal

Los vecinos de la Malena ya pueden consumir agua sin riesgo para su salud

Los vecinos de la Malena ya pueden consumir agua sin riesgo para su salud
  • Terminada la instalación de la nueva red de saneamiento, ahora esperan que en octubre comience la de riego por goteo en zonas verdes

Tras años de reivindicaciones, desde el pasado 18 de abril los vecinos de la barriada de la Malena ya consumen agua potable libre de amianto, un material que llevaba las tuberías de uralita que discurrían por el barrio, pero perjudicial para la salud de los residentes. «Están muy contentos, han notado el cambio y la presión con la que llega el agua, pero también han tenido que aguantar los perjuicios de una obra porque se ha alargado más de la cuenta», explica Manuel Moral, presidente del colectivo vecinal. Fue el pasado mes de abril cuando finalizó la instalación de la nueva red de saneamiento de agua potable en la barriada incorporando tuberías de poliuretano.

Una vez conseguido esto, se muestran satisfechos pese al haber tenido que esperar mucho tiempo. «Somos pacientes porque entendemos los problemas tanto económicos, a nivel de personal y de medios que tiene el Ayuntamiento. Somos pioneros en contar con este tipo de canalización y sabemos que otros barrios también la van a requerir», afirman desde la junta directiva.

Sin embargo, las intervenciones no han terminado aún en esta zona de Linares. Según sostienen, en el aljibe está pendiente que se instale una bomba que es la que alimentaría el sistema de riego por goteo en las zonas ajardinadas y que sería independiente a la red de agua potable. Según les han comunicado desde el Ayuntamiento de Linares, a primeros de octubre comenzarán estos trabajos. «Nos dijeron que estaban pendientes de comprar una máquina de abrir zanja y empezar el próximo mes», revelan desde la Junta Directiva. Es precisamente el aljibe el que les trae un quebradero de cabeza. La Mancomunidad de Vecinos de la Malena, formada por unas 500 viviendas, es la que tiene que sufragar el gasto que supone el mantenimiento y las averías que se produce en esta instalación que tiene más de 40 años. En cifras son entre 700 y 800 euros al mes que asumir entre todos los residentes de la zona, la mayoría de ellos pensionistas.

Confían en que pronto encuentren una solución entre Linaqua y el Ayuntamiento «porque prácticamente los vecinos de aquí pagamos el doble por el agua que cualquier otro vecino de Linares», apuntan, además de advertir que los residentes no están preparados profesionalmente para gestionar el aljibe.

Además, la semana pasada mantuvieron otra reunión con representantes municipales en donde se les informó de otras obras que se van a hacer en la barriada tales como el arreglo del asfaltado en la plaza Duque de Rivas y en la calle Fernando Herrera, terminar con las humedades que se han producido durante las intervenciones para introducir las nuevas acometidas o el cambio de ubicación de dos fuentes.

«Tenemos ocho puntos en un escrito que le dimos al Ayuntamiento de cosas que nos gustaría que se hiciesen por el barrio y han hecho prácticamente siete, por lo que la cosa va bastante bien», reconoce el presidente.

Temas