Ideal

El Mercado de Abastos ampliará su oferta

El Mercado de Abastos ampliará su oferta
  • El área de Salud y Consumo ha adjudicado los puestos centrales, pero quedan pendientes otros en uno de los laterales

Desde que el Mercado de Abastos retomó la actividad con la incorporación de los tenderos que antes tenían su negocio en la antigua Plaza de frutas y verduras, una de las reivindicaciones de estos y, por otro lado, objetivo del Ayuntamiento de Linares, era que todos los puestos estuviesen abiertos al público. El área de Salud y Consumo sacó a concurso los que aún quedan disponibles en este edificio modernista del siglo XIX, pero el resultado ha sido desigual.

Según el concejal del área, Rafael Sampedro, se han adjudicado algunos, mientras que otros han quedado desiertos. En concreto, los que se ubican en el pasillo central serán ocupados, o bien por tenderos que ya se encuentran en la plaza, o bien, por nuevos comerciantes. «El concurso de adjudicación ya se hizo. Va a haber gente nueva y otros tenderos que lo que van a hacer es ampliar sus puestos», explica el edil.

A la oferta existente de alimentación, los nuevos puestos ocupados vendrán a incorporar otros artículos que hasta ahora no se podían adquirir en el Mercado de Abastos como productos de droguería o chucherías al peso, entre otros. Será un atractivo más para las personas que son fieles a realizar sus compras en esta superficie comercial tradicional y también podría atraer a nuevos clientes, algo que como es normal, demandan los tenderos más antiguos del Mercado de Abastos.

El precio de adjudicación de los puestos también ha sido motivo de crítica. Hay quien apuntada a la elevada cantidad que pedía el Consistorio para poder iniciar una actividad comercial en él. Sampedro, sin embargo, aclara que el precio de salida para concursar a uno de ellos era de 700 euros por 5 años de ocupación, «una cantidad que nos parece más que razonable», señala.

Lo que queda por resolver ahora es qué se va a hacer con los puestos que quedan libres en uno de los laterales del Mercado, a su entrada por la calle Castelar. Ahí, salvo un puesto que hace esquina, las persianas se encuentran bajadas y a la espera de actividad. «Queda por estudiar qué va a haber allí porque nadie ha solicitado quedarse con alguno de los puestos que allí hay y no sabemos el porqué», sostiene Sampedro.

Muy próximo a este pasillo vacío de puestos está la oficina municipal para atender las dudas y reclamaciones de los consumidores y, no se descarta que al lado de ese espacio no ocupado hasta ahora, se pueda instalar una cafetería, para así dar respuesta a una de las peticiones de los tenderos y completar los servicios que hay en el Mercado de Santiago, «pero tenemos que valorar lo que se va a hacer allí», añade el concejal.

Hay que recordar que el nuevo mercado abrió sus puertas el pasado 9 de diciembre de 2014 y supuso la unificación de todos los puestos que tradicionalmente habían estado divididos en dos emplazamientos. La mejora sustancial de las condiciones de los que estaban en el de frutas y verduras ha sido patente y, aunque hay opiniones para todos los gustos, los tenderos se encuentran más refugiados de las condiciones del tiempo en el actual.

Si bien, faltan por realizar algunas actuaciones como, por ejemplo, la colocación de barandillas en una de sus entradas y otras mejoras que siguen pidiendo los comerciantes y que desde el área de Salud y Consumo manifestaron su compromiso de ir solventando.

Lo que se desconoce todavía es cual será el devenir de las instalaciones que daban cobijo a los puestos de frutas de verduras y cuya intervención será importante por su visible deterioro. Hay muchas sugerencias sobre la mesa pero lo cierto es que desde que la actividad cesó en él, no se han dado nuevos pasos para su recuperación. La reconversión en una zona verde o la construcción de un aparcamiento público han sido algunas de ellas.

Temas