Voluntarias recaudan casetas para paliar la «extrema» situación en la perrera

Animales en la perrera municipal, en un domingo cualquiera./IDEAL
Animales en la perrera municipal, en un domingo cualquiera. / IDEAL

Aseguran que los animales «tiritan» de frío y que las instalaciones necesitan una mejora ante los agujeros en las vallas y las peleas entre perros

Laura Velasco
LAURA VELASCO

La situación en la perrera municipal es «extrema». Así lo señalan las voluntarias que cada domingo acuden allí desinteresadamente a alimentar a los animales, pasearlos y, sobre todo, darles cariño. Aseguran regresar a casa «frustradas y tristes» cuando ven de cerca la situación: perros que están a la intemperie, «muertos de frío».

«Es muy triste cuando los domingos, el día que vamos a pasearlos, nos vamos y los dejamos tiritando, es desgarrador. Los que van allí a limpiar son trabajadores del servicio de limpieza y no están pendientes de si un perro se cruza por delante cuando están con la manguera y lo mojan», asegura Adriana Ruiz, voluntaria.

«Solo hay un chenil de emergencia, así que si hay dos perros conflictivos tienen que estar ahí»

Por ello, ella y otras dos compañeras se han marcado un objetivo a corto plazo para paliar la situación: recaudar casetas para los perros. «Estamos intentando conseguir por lo menos 20, es muy difícil porque no son económicas, no es como un saco de pienso. Una de las más baratas para un perro grande oscila los 80 o 100 euros de precio. Nos han preguntado algunos interesados, pero se queda solo en la pregunta. Hasta el momento hemos conseguido tres: una donada, otra comprada por mí y otra adquirida por el 'padrino' de uno de los perros», indica la voluntaria.

Peleas en la perrera

Además, insiste en que podría ayudar con otro de los problemas de la perrera: las peleas. Son comunes allí, por lo que las casetas podían servir para que los animales se escondiesen. De hecho, el pasado 14 de diciembre tuvo lugar una de las últimas, que acabó con dos perros «doloridos, magullados y llenos de bocados», según informaron desde Abyda, desde donde habitualmente denuncian conflictos entre los animales por la falta de espacio.

Y es que aunque la necesidad de casetas es una realidad, Adriana Ruiz insiste en que el problema es más amplio. La situación en la perrera, afirma, es «extrema», y las instalaciones necesitan una seria mejora. «Hay agujeros en las vallas, el otro día uno tenía la cabeza metida en uno de ellos y podía haberse herido. Además, necesitan más espacio. Por ejemplo, solo hay un chenil de emergencia, así que si hay dos perros conflictivos o en cualquier situación de emergencia tienen que estar ahí, y habría que tener más de uno», apostilla la voluntaria.

Desde Abyda recaudan dinero para diversas cuestiones relacionadas con los animales, desde su alimento hasta sus cuidados médicos si los precisan. Por ello, las voluntarias que en concreto piden casetas han habilitado un número de cuenta con ese único fin. El dinero que ahí se ingrese irá destinado a la compra de estas, y cualquier interesado podrá solicitarles en cualquier momento un extracto de los ingresos y gastos para, asegura, generar confianza.

Además, les han donado 60 camisetas con el lema 'No compres, adóptame', para conseguir fondos con su venta. Tienen un precio de 10 euros y pueden comprarse en Gimkana Deportes (Avenida de Andalucía, 44) y Diversi Boutique (calle Rastro, 6).

Fotos

Vídeos