VIERN-ITI-S

Mucho ruido y pocas nueces. La ITI, fondos europeos para zonas desfavorecidas, tiene más valor simbólico que económico, más política que euros. Reyes 'Midas' jugó la carta provincial. El secretario de Estado dijo hace tres viernes que dónde iba y que más rigor. Hace dos viernes, que solo Linares y comarca. Y este viernes, que lo decida la UE. Y Márquez 'Zen', en medio, recibió tortas a dos manos, sin comerlo ni beberlo

VIERN-ITI-S
JOSÉ M. LIÉBANAJAÉN

Los alcaldes de las capitales suelen tener un relación difícil con su partido y muchos no acaban bien con sus dirigentes. La lógica del gobierno local frente a la lógica más global de las siglas, en una dialéctica de no me chilles que no te veo. No hay más que ver la historia reciente de los alcaldes jienenses y los tira y afloja con sus partidos. Emilio Arroyo ya reclamó independencia a los suyos antes de que la partitocracia se hiciera fuerte, José María de la Torre plantó cara con sus exigencias a la Junta, a Alfonso Sánchez le tocaron las narices hasta el punto de decirle al presidente de su partido ahora vas y gobiernas tú, Sánchez de Alcázar se las tuvo tiesas durante años y aún dura con quien había dejado al frente del partido, la alcaldesa Carmen Peñalver terminó rebelándose contra su pigmalión y Javier Márquez parece haber iniciado también ese camino, o las circunstancias le empujan a ello.

El único alcalde que no se ha enfrentado a su partido ha sido José Enrique Fernández de Moya, más que nada porque él era también el partido. Aunque ese 'doble yo' supuso a veces interferencias y donde debía hablar y actuar el alcalde, a veces hablaba o actuaba el presidente provincial del partido.

Cuerno de la abundancia

Ponga una ITI en su vida. No se sabe si la dichosa inversión vendrá, cuánto y adónde. De momento es un cuerno de la abundancia en tensiones, estrategias y titulares de prensa. Además, no debe quedar mucho dinero, pues no son fondos nuevos sino repartir lo que había. 'Reprogramar', en el idioma de la Junta. Y son para el periodo 2014-2020, por lo que ya han pasado cuatro de los siete años y aún hay que hacer el diagnóstico, trasladar la propuesta a Madrid y esperar a Bruselas. No obstante, la situación de Jaén, Linares y el resto de la provincia es tal, que no se puede dar un balón por perdido.

La Diputación Provincial ya la pidió en bloque en 2015, pero cayó en saco roto. Tal vez porque entonces no había plataformas ciudadanas ni movilizaban tanto. O las elecciones locales quedaban lejos. Luego surgió la petición de Linares y los municipios de la comarca, muy castigados por la crisis y el cierre de fábricas. Reyes pidió en octubre una ITI para toda la provincia, incluyendo la comarca linarense, 'of course'. El secretario de Estado, en su primer viernes ITI, ya pidió más rigor y seriedad, visiblemente molesto pero sin especificar, conteniéndose. Una de dos: o técnicamente solo es viable para los indicadores de Linares o estaba molesto porque su adversario histórico metiera cuchara en un asunto cuyo eje es Sevilla-Madrid-Bruselas. O las dos cosas. No hubo más que oírle este viernes, despachándose a gusto, aunque sin citarlo, contra el presidente de la Diputación, al que acusó de ataque de celos porque «ve que no hace nada en este acuerdo».

Sevilla calló

Pero no hay que perder de vista el argumento técnico. Y es que, si compiten las provincias por estos fondos, puede que haya otras con algunos indicadores incluso peores que los de Jaén, que ya es difícil. De ahí que los defensores de la propuesta linarense en exclusiva tengan sus argumentos. Pero el resto de la provincia, incluida la capital, no está para tirar cohetes, y así lo planteó la Junta, que es quien propone. Una posición difícil de atacar sin crear malestar. Lo intentó el secretario de Estado y ha tenido que rectificar en otro viernes ITI. Viajó a Sevilla en busca del acuerdo con el Gobierno andaluz y hace dos viernes lo anunció: «Ya no hay ningún debate. Estamos hablando de Linares y su comarca (para la ITI)». Y lo dijo en Jaén, donde ha sido alcalde hasta hace dos años y con Jaén Merece Más en pie de guerra. Márquez estalló, la Diputación se frotó las manos, Sevilla calló y la Junta en Jaén insistió: ITI para toda la provincia y, si no puede ser, para Linares y comarca, que parece la propuesta más hábil, técnica y políticamente.

De Moya & Márquez

¿Por qué alguien con la habilidad de Fernández de Moya fue heraldo de una mala nueva? ¿Cómo con su experiencia podían pensar que alguien de la Junta le iba a cruzar la cara a Susana Díaz y a su vicario en Jaén? ¿No midió las reacciones internas y externas y por eso este viernes echó marcha atrás - «A mí, a jienense, no me gana nadie» - y dijo que su Gobierno apoyará la propuesta que haga la Junta? ¿Quiso compartir con la Junta el mal trago de después si se dice 'no' a la ITI provincial? ¿Intentó arrear al presidente de la Diputación y le dio al alcalde?

«¿Y a Jaén cuándo le toca?», estalló este lunes el regidor jienense contra todos, incluidos los suyos, incluido su mentor.

No sabemos aún que traerá la ITI. De momento es un caramelo envenenado en el momento más dulce de Márquez, no porque Jaén no tenga graves problemas sino porque viene de donde viene. «La Carrera peatonal, los autobuses sin tornos y esculturas de Ríos en el centro. Esto no parece Jaén», decía un twittero. Y las obras del Jaén Plaza en marcha y el tranvía engrasando los ejes.

O sea, una enmienda aunque sea parcial y sin hacer ruido a su antecesor. Lo curioso es que Fernández de Moya intutía que esto podía pasar -hace como seis años me dijo «verás cuando conozcas a 'Cuqui', te va a sorprender»- y aún así lo nombró su sucesor, en uno de los mayores misterios y gestos de grandeza de la política local reciente. Tal vez esperaba controlar desde Jaén y desde el Ministerio de Hacienda, dada la penuria municipal. Si fue así, se equivocó. Ningún alcalde de capital se deja controlar. Y él tampoco se habría dejado.

Fotos

Vídeos