Los vendedores piden que con urgencia puedan reiniciar su actividad comercial

Reunión del alcalde Juan Fernández con los vendedores del mercado
/ENRIQUE
Reunión del alcalde Juan Fernández con los vendedores del mercado / ENRIQUE

En una reunión con Juan Fernández expresaron su preocupación por desconocer cuándo podrán de nuevo abrir sus negocios

J. SOTO LINARES

Aún incrédulos por lo sucedido, acudían ayer los 17 comerciantes que tenían sus puestos en el Mercado de Santiago a una reunión con el alcalde de Linares. «Lo que más nos importa es que cuanto antes ellos puedan ejercer su actividad de manera rápida y si puede ser en un local definitivo para no hacer un gasto en algo provisional que luego no sirva para nada», reveló Fernández. El antiguo mercado de frutas y verduras es que el que más papeletas tiene de ser de nuevo ocupado por ellos, pero el primer edil reconoció que también están viendo otros emplazamientos por la misma zona.

El portavoz de los comerciantes, Tomás Vico, se mostró pesimista «y yo esto le veo muy mala pinta», dijo Vico. «Ahí lo que han hecho han sido parches para callarnos la boca y tenernos contentos a todos. Hemos pasado un invierno de frío que yo no se lo deseo a nadie y nos entraba agua. El sábado cuando estaba recogiendo temblaba todo y empezaron a caer cascotes dentro», detalló Vico.

Entre propietarios y trabajadores son alrededor de 30 las personas que se han quedado sin empleo al derrumbarse el mercado y ayer fue uno de los días más difíciles para todos ellos como, por ejemplo, para Pedro Soto, responsable de una carnicería en el mercado de abastos. «La emoción me embarga, no me salen las palabras y lo único que pediría es que se aúnen todas las fuerzas políticas que hay aquí en Linares para sacarnos del pozo este donde nos hemos metido y a ver si es verdad que el pueblo de Linares también respalda a su mercado como hace mucho tiempo venimos pidiendo», recalcó Soto.

Desconcierto

Por último, otro de los vendedores, Antonio Reyes, reconoció que el gremio que trabajaba en el mercado tenía un «desconcierto absoluto» ya que sus vidas han dado un giro de 180 grados. «El sábado teníamos nuestro futuro, nuestros proyectos de vida y el domingo después de la noticia, el teléfono no paraba de sonar y se te derrumba tu vida entera ya que te quedas sin nada. Hoy empieza un día en el que tenemos que afrontar gastos, necesitamos que alguien nos asesore y que nos ayude para pedir ayudas para paliar los gastos que tenemos diarios porque tenemos que llevar la comida a nuestras casas», aseveró Reyes. Todos piden poder reiniciar su actividad cuanto antes.

Fotos

Vídeos