Segundo intento fallido para ratificar el convenio del centro social de Las Fuentezuelas

Protesta semanal de los vecinos de Las Fuentezuelas ante el centro./I.
Protesta semanal de los vecinos de Las Fuentezuelas ante el centro. / I.

Ayer, el convenio volvió a quedar sobre la mesa del consejo rector del patronato municipal

J. M. L.JAÉN

Tres meses después, el local municipal de servicios sociales del barrio de Las Fuentezuelas, dependiente del centro social de Peñamefécit, sigue en el limbo administrativo. El Ayuntamiento de Jaén llegó a un acuerdo con Fejidif, la federación provincial de asociaciones de personas con discapacidad física, que en agosto se trasladó a parte de las dependencias, utilizadas hasta entonces por los vecinos para cursos y talleres. El Patronato de Asuntos Sociales retiró el mobiliario, para malestar de la asociación vecinal, que lo tildó de «desahucio». En septiembre, el patronato intentó ratificar el convenio, pero la oposición en bloque lo rechazó y pidió una solución negociada. Ayer, el convenio volvió a quedar sobre la mesa del consejo rector del patronato municipal.

«Seguro que si nos sentamos, hay acuerdo y nos organizamos; este barrio tiene derecho a ser escuchado», insistió el presidente de la asociación vecinal Fuente del Árbol, Enrique Ramírez, quien recordó que es el único local municipal en el barrio que tienen los vecinos y reclamó la función social que debe tener. Fuente de Árbol busca un acuerdo a tres bandas, incluyendo a Fejidif, para que los residentes no se queden sin los talleres de, por ejemplo, gimnasia de mantenimiento, rehabilitación, yoga, etcétera.

En el consejo rector del Patronato Municipal de Asuntos Sociales votan siete miembros: tres del equipo de gobierno (del PP), dos del PSOE, uno de Jaén en Común (JeC) y Salud Anguita por los no adscritos. La oposición no está en contra de Fejidif, todo lo contrario, aseguran, pero alega que no puede dejarse a los vecinos de Las Fuentezuelas sin este espacio, cuando además había 300 residentes inscritos para hacer los talleres. Los vecinos se concentran todas las semanas ante las puertas del centro, en protesta por la falta de diálogo municipal.

Fotos

Vídeos