De ruta por el paraíso interior

Pasacalles del circo por los pasillos de la Feria de los Pueblos, ayer por la mañana. /Laura Velasco
Pasacalles del circo por los pasillos de la Feria de los Pueblos, ayer por la mañana. / Laura Velasco

En los stands de la V Feria de los Pueblos convencen al visitante para que se acerque a sus municipios | La jornada de ayer estuvo marcada por la visita de Susana Díaz, la gastronomía y la variedad de actividades, con la actuación de Recycled J y Brisa Fenoy

Laura Velasco
LAURA VELASCOJAÉN

La mañana estuvo relativamente tranquila en la Institución Ferial (Ifeja), donde desde el pasado jueves se celebra la V Feria de los Pueblos. Algunas familias paseando por el recinto, grupos de escolares mostrando su curiosidad de stand en stand y bastantes grupos de señoras en busca de todo aquella degustación gastronómica bajo la señal de 'gratis'. Pericones, dulces, queso de todos los tipos y mucho aceite permitieron que más de uno se fuese de la feria con la barriga llena. «Hemos venido más años para disfrutar de lo que ofrece cada pueblo, acabamos de estar en los stands de Marmolejo y Linares. Vamos cogiendo ideas y probando todo lo que podamos», explicó Cati Martínez, que acudió desde Iznatoraf con sus amigas.

La relativa tranquilidad se vio rota por la visita de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que llegó sobre las 12:50 horas para «dar el respaldo institucional en nombre del Gobierno andaluz» a la V Feria de los Pueblos, «porque es una ventana de oportunidad para la provincia de Jaén y queremos aprovecharla». Tras la presidenta se agolparon jienenses en busca de una fotografía o compartir unas palabras con la presidenta, que visitó la muestra acompañada del presidente de la Administración provincial, Francisco Reyes.

200
actividades están programadas, entre ellas, el festival gastronómico 'Las perolas de Jaén; los sabores de siempre'.
250
expositores ocupan el pabellón principal del Recinto Provincial de Ferias y Congresos.

Ambos recorrieron la feria en la que están representadas las siete comarcas y los 97 municipios de la provincia, en «una edición que bate récord con respecto al año pasado» y que «es una oportunidad para que los 97 municipios se promocionen también fuera de Jaén».

Por su parte, el presidente de la Diputación se mostró «encantado de que la presidenta de la Junta de Andalucía esté en la provincia de Jaén y tenga la oportunidad de conocer más profundamente los 97 municipios en estos 10.000 metros cuadrados que suponen la Feria de los Pueblos». Francisco Reyes agradeció la presencia y el compromiso con Jaén de Susana Díaz, quien «conoce nuestro territorio y nuestras oportunidades que se muestran en este espacio a lo largo de estos días».

Encantos de cada tierra

Por lo demás, la Feria de los Pueblos es el escaparate perfecto para los pueblos jienenses, que encuentran a un público receptivo para convencerles de que los destinos que defienden son los mejores. Que deben visitarlos. La misión es clara: los asistentes deben salir de allí con el deseo de viajar por la provincia. De Linares a Martos, pasando por Rus o Porcuna. Los responsables de los stands mostraron la mejor de sus sonrisas para trasladarle con pasión al público los encantos de la tierra.

Este es el caso de Bedmar y Garcíez, del que destacan el paraje natural de Cuadros, la Cueva del Aire, el castillo, la ermita, la Romería de la Virgen de Cuadros el 25 de septiembre, etc. Sin olvidar, por supuesto, la gastronomía, un motivo más para visitar este municipio, según indicaron Pedro Fresno, Ángela Espinosa y María José Ruiz, responsables del stand. «Hay que probar el espárrago, los almendrados o las conservas, con una fábrica instalada allí. Y solo está a 45 minutos», agregaron.

En el caso de Linares, los reclamos que incitan al visitante a acercarse son múltiples. Las Fiestas íbero-romanas están en auge, tras haber entrado en la Asociación de recreaciones históricas, así como las rutas gastronómicas, unos de los pack turísticos más socorridos. Según explicó Juan Antonio Barrero, trabajador del Área de Turismo del Ayuntamiento de Linares, aunque es de reciente incorporación, ya está dando sus frutos el oleoturismo, generando bastante interés. «Aparte del patrimonio minero que tenemos, destaca el Hospital de los Marqueses, el Museo Arqueológico, el Museo de Raphael o todo lo relacionado con el neocubismo de Belin», apostilló, para añadir que la gastronomía no deja de ser otro gran atractivo de la ciudad. «Desde la Oficina de turismo recomendamos que prueben las tapas: el lomo con berenjena, el serranito o los caracoles», concluyó.

En Úbeda no se quedan atrás. Más allá de ser parada obligatoria en la provincia, Antonia Atienza, del Área de Turismo del Ayuntamiento, cree que es una de las ciudades imprescindibles a nivel andaluz. «Es una ciudad Patrimonio de la Humanidad, poco más hay que decir», indicó. Entre sus encantos, la plaza Vázquez de Molina, donde se encuentra la Capilla de Salvador, donde pronto llegará 'San Juanito', la única obra de Miguel Ángel en España. «El Palacio del Deán Ortega, la Basílica de Santa María, el juzgado o el Hospital de Santiago son otros puntos clave. El Renacimiento no es un estilo muy habitual en España, y el de Úbeda es muy italiano y muy peculiar», apostilló. Más lejos del patrimonio monumental, Úbeda destaca por su aceite y por el Festival de Música y Danza, que en 2018 cumple 30 años «con un programa magnífico», del 9 de mayo al 16 de junio. Los interesados podrán disfrutar de Ainhoa Arteta, Arcángel, Carmen Linares o Marina Heredia.

Siguiendo el recorrido por la provincia encontramos el stand de Baños de la Encina. De lo más famoso, su castillo, «del siglo X y perfectamente conservado», así como la Iglesia de San Mateo o el Camarín de Nuestro Padre Jesús del llano, una «joya del barroco andaluz». «Eso hay que verlo, no se puede describir. Hay ángeles, espejos, muchas imágenes... Es algo único en Andalucía», agregó José María Rodríguez, de la oficina de Turismo del municipio. Baños de la Encina se encuentra en un sitio estratégico entre el Valle del Guadiel y Sierra Morena, por lo que las rutas de senderismo son un aliciente más para acercarse al municipio. «Tenemos un poco de todo, además de buena gastronomía, con las carnes de la sierra o los dulces típicos; sin olvidar la tradición de Semana Santa, la romería, las fiestas medievales o su festival de Blues», recalcó.

Si hablamos de Rus es inevitable hacer referencia a su gran cita: la Fiesta de Mozos. «Tiene mezcla de religiosa y pagana. En 1753 hubo una epidemia de peste y murieron muchos varones jóvenes. Se pidió autorización para sacar el Santo Sacramento en procesión y los jóvenes se disfrazaron de mujeres para burlar a la muerte. Ha ido derivando en una de las fiestas más importantes del pueblo el penúltimo fin de semana de septiembre», confesó Isabel García, miembro de la Asociación Turirus, que admite que el evento es «cada vez más conocido en la provincia y el pueblo se llena de gente».

Sabiote, muy concurrido

Uno de los stands más concurridos fue el de Sabiote, en parte por la máquina de fotografías de impresión instantánea que tenía instalado. Los grupos de amigos no pasaban de largo y se llevaban inmortalizada su imagen en un marco de la Fiestas medievales . «Son su mayor atractivo, se celebran los días 4, 5 y 6 de mayo y en ellas volvemos a la época medieval y el pueblo se viste con trajes de época», indicó la responsable del stand.

Otro atractivo son las carreras de caballos, los antiguos torneos caballerescos, «donde hacían alarde de sus animales y armaduras, con además bailes, desfiles, etc.», explicó, asegurando que Sabiote «se siente orgullosa de lo que ha conseguido año tras año con estas fiestas». «La gente viene a propósito buscando este stand preguntándonos por las fiestas porque han escuchado hablar de ellas. Les invitamos a que también se vistan de época cuando vayan a las fiestas porque se sentirán como uno más», agregó la responsable. Sin olvidar el patrimonio histórico del pueblo y su gastronomía, con los típicos chíos de morcilla, andrajos o migas. En el caso de este municipio, la Feria de los Pueblos supone un importante empujón en su promoción.

«Cuando hago visitas en el pueblo, muchos me preguntan que cómo les he llevado a ese municipio perdido de la mano de Dios. Cuando se van, preguntan que cómo no han ido antes». Así habla Ana González, encargada de Holgar Porcuna, una empresa de servicios culturales, que incide en que en el municipio se encuentran tanto restos íberos como andalusíes, pasando por una parte medieval. «Curiosidades de la historia, a 17 kilómetros tenemos a Arjona, donde empezó la dinastía nazarí, y en Porcuna acabó, cuando fue encerrado Boabdil el chico en la Torre de Porcuna y firmó las capitulaciones», explicó.

Además de la promoción de los pueblos, ayer no faltaron las actividades. Una de las principales, dirigida a los más jóvenes, fue la actuación a las de Recycled J y Brisa Fenoy. Además, el público pudo disfrutar del espectáculo de la Escuela municipal de música Joaquín Sabina de Úbeda; el showcooking y la degustación de dulces típicos de Arjonilla; la exhibición de cómo realizar una 'vasera', típicas cestas de mimbre para tomar las aguas de las fuentes de Marmolejo; o 'Sobrevuela Cástulo', pa sobrevolar la antigua ciudad ibero romana de Cástulo en Linares a través de las gafas de realidad virtual inmersiva. Un cúmulo de experiencias que continúa hoy, con tantas otras actividades y la misma pasión de los participantes por transmitir la magia de sus municipios.

Fotos

Vídeos