radares

Es momento de preguntarse si los conductores somos conscientes de la responsabilidad que supone llevar un volante en las manos manejando un coche

TOMÁS DE LA TORRE LENDÍNEZJAÉN

Ante los datos presentados en la reunión de la Comisión Provincial de Tráfico y Seguridad de la Circulación con cifras de fallecidos y heridos en las carreteras provinciales muy elevadas, cabe preguntarse si los conductores somos conscientes de la responsabilidad que supone llevar un volante en las manos manejando un coche.

No es un juego de adultos, no es una competición deportiva, circular con un vehículo a motor es una obligación moral que nos debe llevar a preguntarnos:

¿Sabemos que tenemos en las manos una máquina de matarse uno, o a los demás?

Es inadmisible que la mayoría de fallecidos no lleven el cinturón de seguridad colocado. Es insostenible que una buena parte de los accidentados lleven reliquias de alcohol o drogas.

Se van a colocar tres nuevos radares en la provincia de Jaén. Me parece bien, porque solamente cuando nos meten la mano en el bolsillo para pagar la infracción es cuando nos duele el delito que hayamos cometido.

Disponemos un radar en la entrada desde Granada en el Puerto Carretero que ingresa suculentos billetes de multas a lo largo de un año. Ahí han caído como pardillos muchos que alegremente no respetan la velocidad permitida en ese punto de la autovía.

Si en carreteras convencionales de colocan nuevos radares, bienvenidos sean, pues por este tipo de vías es donde la accidentalidad mortal es más elevada, algo que debe desaparecer.

Esperamos que el año recién estrenado no arroje datos tan trágicos como el anterior.

Fotos

Vídeos