Quinta visita, la primera como Rey

Don Felipe en una visita al antiguo museo./ESTHER MUÑOZ
Don Felipe en una visita al antiguo museo. / ESTHER MUÑOZ

Jaén capital, Andújar, Úbeda y Baeza son los lugares que ha recorrido Felipe VI

Lorena Cádiz
LORENA CÁDIZJAÉN

Mañana el Rey Felipe VI inaugurará el esperado Museo Ibero de Jaén. Su Majestad, acompañado de toda una serie de autoridades, entre las que se encontrará la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, será el primero en recorrer la exposición temporal 'La dama, el príncipe, el héroe y la diosa', con la que se estrena el museo jienense, a la espera de completar sus inmensas instalaciones.

Mañana será la primera vez que Felipe VI visite Jaén como tal, como Rey de España. Antes lo hizo en cuatro ocasiones, siempre como Príncipe. En dos de ellas, las dos últimas acompañado por la Reina Letizia, y en otras dos, en solitario.

Precisamente en una de esas visitas, en el año 2002, al entonces Príncipe, ya se le mostró parte del legado ibero que guarda Jaén. En aquel entonces el Museo Ibero era solo un sueño, pero en el Museo Provincial ya se había habilitado una sala para exponer todas las piezas recuperadas en el yacimiento de Cerrillo Blanco, en Porcuna. Entre otras, se le mostraron piezas como 'Carnívoro devorando un cordero', 'Escena de caza y luchadores', 'Caballo' o 'Jinete en pie atravesando con su lanza un enemigo caído'.

Eso fue en 2002, pero como ya se ha dicho han sido varias las visitas del monarca a la provincia. La última, el 28 de abril de 2008, cuando presidió la jura de bandera de la 113-B promoción de guardias de la Academia de Baeza junto a la entonces Princesa Letizia. Era la primera vez que un miembro de la Familia Real asistía a una jura de bandera en la Academia (el Rey Juan Carlos estuvo en 2006 en la entrega de despachos). Don Felipe fue nombrado guardia civil honorario y pronunció además un brindis en el que mandó un saludo «cordial, afectuoso y sentido» a los miembros de la promoción, a los que agradeció «esa entrega voluntaria a valores que engrandecen a la Guardia Civil», al tiempo que expresó su gratitud por haber sido nombrado guardia civil. «Que me consideréis uno de los vuestros es algo muy emotivo. Para mí hoy es un día muy especial». Don Felipe tuvo un recuerdo «para los que han perdido su vida en acto de servicio» y mencionó especialmente «a las víctimas del terrorismo y a sus familias», antes de levantar su copa «por esta promoción, por la Academia, por la Guardia Civil y por España».

Solo tres meses antes, en enero de 2008, había estado en la ciudad de Jaén en un acto especial para él y su familia: la inauguración del teatro Infanta Leonor. El primer espacio público dedicado a la que ya es Princesa de Asturias.

Al igual que ocurrirá mañana, si se cumplen todas las previsiones meteorológicas, la visita real estuvo acompañada de viento y lluvia. En aquella, Don Felipe y Doña Letizia llegaron con una puntualidad sorprendente para la tarde que hacía, en coche desde el aeropuerto de Granada-Jaén y cuando más llovía. Su esperada presencia la proclamaron bajo los paraguas los cientos de jienenses que desafiaron el aguacero al grito de «¡Felipe, Felipe!». Y nada más bajarse en la plaza interior del teatro, saludo protocolario a las autoridades, algo empapadas, y focos para descubrir la placa. «Sus Altezas Reales, los Príncipes de Asturias, inauguraron el nuevo teatro Infanta Leonor. Jaén, 11 de enero de 2008».

Dentro, refugiados, los muchos invitados que aguardaron expectantes la entrada de Don Felipe y Doña Letizia, que nada más hacerlo se quitaron sus ligeros abrigos para saludar a la corporación municipal. Los primeros fueron los tenientes de alcalde José Luis Cano (IU) -con una corbata con el color de la ciudad (morado) y una insignia en la solapa: «primavera republicana»- y Manuel López (PSOE), a quienes el Príncipe comentó lo que le apenaba que la inauguración fuera con la lluvia. La lluvia deslució el espectáculo que se había preparado en el exterior, concretamente en la fachada del teatro.

Dos años antes, en 2006, los Príncipes de Asturias, participaron en un acto en Andújar, a donde asistieron para inaugurar el vivero de empresas de la Cámara de Comercio. Don Felipe y Doña Letizia entusiasmaron a la multitud congregada en la plaza de España, con gestos y atenciones que tocaron el corazón de la ciudad.

Ambos animaron el espíritu empresarial jienense con su presencia en la «entrañable ciudad andaluza» (...) «soñada por el Guadalquivir y abrigada por Sierra Morena» -en palabras de Don Felipe- que los aclamó sin reservas y con entusiasmo, con miles de personas en la calle ansiosas de verlos y sentir su presencia con un simple cruce de miradas o un apretón de manos. «Alentamos a los empresarios de Andújar, Jaén y Andalucía a que contribuyan al éxito de esta iniciativa -el Vivero de Empresas de la Cámara de Comercio- y a dar respuestas efectivas a los mercados tan cambiantes y competitivos de nuestro tiempo», dijo el ya Rey Felipe VI.

En el saludo a la corporación municipal, en la misma plaza, se produjo un detalle llamativo, un efusivo saludo a Fermín Cacho, compañero de Don Felipe en el equipo olímpico de los juegos de Barcelona. La princesa de Asturias estaba embarazada en esa visita, aunque en ese momento se desconocía la noticia.

Sin Letizia

Antes siquiera de conocer a Letizia, el Príncipe ya había recorrido Jaén en 2002. Fue una visita institucional con recorrido por Jaén (fue entonces cuando visitó la sala ibera del Museo Provincial), Andújar y Úbeda. El objetivo era conocer de primera mano la realidad jienense. Se organizaron tres encuentros sectoriales. El primero de ellos fue con los representantes del aceite de oliva en el Ayuntamiento de Andújar; el segundo en Úbeda con el sector de la restauración y recuperación del patrimonio artístico, en el parador ubetense, aunque en la ciudad Patrimonio de la Humanidad también recorrió las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia; y el tercero con el agroalimentario, en el parador de Santa Catalina, a donde llegó tras saludar a la corporación.

Anteriormente el príncipe había estado en Jaén solo una vez, en una visita privada en 1989, cuando asistió a la boda de uno de sus compañeros en de la Academia Militar del Aire. Asistió a la misa en San Ildefonso y al banquete, y después se dejó caer media hora por la discoteca Condestable, situada en el hotel del mismo nombre.

Fotos

Vídeos