El PSOE acusa al Ayuntamiento de obstaculizar la puesta en marcha del tranvía

Imagen de archivo de Ángeles Ferriz./IDEAL
Imagen de archivo de Ángeles Ferriz. / IDEAL

La coordinadora del Grupo Parlamentario Socialista insta a Javier Márquez “a dejarse de deudas de Antoñita La Fantástica y a confesar públicamente que no tiene ninguna intención de ponerlo en marcha”

José M. Liébana
JOSÉ M. LIÉBANA

La coordinadora del Grupo Parlamentario Socialista, Ángeles Férriz, afirma que “el único obstáculo para la puesta en marcha del Tranvía se llama Ayuntamiento de Jaén” y califica de “sorprendente” la capacidad del alcalde “para inventar excusas y deudas con el objetivo de eludir su responsabilidad”.

“La deuda de la que habla Márquez parece sacada de un cuento de Antoñita La Fantástica. A un alcalde hay que exigirle más rigor, más responsabilidad y, sobre todo, más sinceridad: lo que tiene que hacer es confesar públicamente que no tiene ninguna intención de poner en marcha el Tranvía”, le insta.

Férriz considera que lo que está haciendo Javier Márquez “es tomarle el pelo a la opinión pública” y que “si algo ha quedado claro en las últimas semanas es que el Ayuntamiento de Jaén no va a mover un solo dedo para poner en marcha el Tranvía”.

La responsable socialista cree que “hay que tener la cara como el cemento armado” para reclamar dinero a la Junta de Andalucía cuando ésta es la que “ejecutó las obras del Tranvía, con 120 millones de euros de inversión, la que acudió a socorrer al Ayuntamiento con el pago de los vagones y la que ha puesto encima de la mesa una propuesta para la explotación del Tranvía que reduce la carga financiera del Ayuntamiento hasta el 40%”.

“Sin embargo, ahí está el alcalde, fabulando sobre deudas ficticias de la Junta y pidiendo nada menos que 12 millones de euros en un ejercicio de desfachatez política que va a pasar a la historia”, resume.

Férriz concluye que el Tranvía “es el máximo ejemplo de lo que supone el Ayuntamiento de Jaén para esta ciudad: una nulidad para los proyectos propios y un tapón para los proyectos ajenos, un auténtico lastre que impide el desarrollo de la capital y que las actuaciones programadas por otras administraciones puedan seguir adelante”.

Fotos

Vídeos