Plantillas reducidas hasta 12 días al mes en los centros de salud de la capital y la zona Sur

Pacientes en espera en el centro de salud del Bulevar, en una imagen de archivo./M. Á. C.
Pacientes en espera en el centro de salud del Bulevar, en una imagen de archivo. / M. Á. C.

El Sindicato Médico ha analizado las ausencias no cubiertas de médicos de familia y pediatras en todos los centros de la provincia, todos los días del mes de noviembre

Lorena Cádiz
LORENA CÁDIZJaén

Es uno de los muchos frentes que tienen abiertos los médicos de familia de unos años a esta parte, la sobrecarga de trabajo que deben asumir con frecuencia porque, según denuncian, no se cubren las bajas y las ausencias en los centros de salud de Atención Primaria. Y cuando falta el médico, su cupo para ese día se reparte entre el resto de médicos que haya en el centro. Pero, ¿con qué frecuencia ocurre eso? El Sindicato Médico de Jaén ha querido dar una respuesta a esa incógnita y el pasado mes de noviembre puso en marcha una iniciativa por la que durante todos los días laborables (21) llamó a los principales centros de salud de la provincia para saber cuántos médicos y pediatras habían faltado, cuántos puestos se habían cubierto y cuántos no. Y a partir de ahí puso en marcha una estadística para saber cuántos centros habían estado con una plantilla igual o inferior al 75 por ciento del personal que en teoría trabaja en los mismos.

Además, como este mismo estudio lo hicieron hace cinco años, lo que han hecho es comparar también los resultados que obtuvieron entonces con los de ahora.

«Lo que hemos comprobado es que en estos cinco años, el distrito Jaén-Jaén Sur estaba en muy buenas condiciones y ahora ha empeorado mucho, mientras que el distrito norte y nordeste estaba muy mal entonces y ahora ha mejorado. Solo hay dos centros de salud que no han tenido ningún día en todo el mes en que se hayan quedado con una plantilla inferior al 75 por ciento, que son Linares A y Jódar. Eso ocurre porque esa zona está cubierta por médicos de familia, que forman parte de un dispositivo de apoyo, cuya función es suplir todo este tipo de ausencias», explican Bernabé Castro y Francisco Praena, del comité ejecutivo del Sindicato Médico.

La otra cara de la moneda es que en estos cinco años, la situación, según los datos del Sindicato Médico, ha empeorado considerablemente. «Los dispositivos de apoyo en esas zonas son insuficientes y por eso están mucho peor», aseguran. Martos, Torredonjimeno y el central (centro de salud Virgen de la Capilla, en la calle Arquitecto Berges) son los casos más sangrantes.

En el centro de salud de Martos, de los 21 días analizados por el Sindicato Médico, 12 estaban con una plantilla igual o inferior al 75 por ciento. En Torredonjimeno, los días en esa situación fueron 9, mientras que en el central fueron 8. Todos esos días los médicos tuvieron que repartirse el cupo de los ausentes. Es decir, atender a sus pacientes y a los de los compañeros ausentes, con lo que esto supone de sobrecarga de trabajo para los médicos, algo que afecta directamente a los pacientes, ya que el tiempo que se puede dedicar a cada uno de ellos no puede ser el mismo.

«Esto rompe la equidad de la prestación, todos los ciudadanos tienen derecho a ser asistidos en la mismas condiciones. Dependiendo del centro, no hay la misma probabilidad de ser atendido igual», denuncian desde el Sindicato Médico. «Tenemos, como sindicato, la responsabilidad de denunciar el deterioro de una prestación pública para reclamar que haya más financiación, que es la base de todo el problema», aseguraron Praena y Castro.

Pediatras

La situación es más grave cuando se analiza a los pediatras, que son escasos en buena parte de los centros de salud de la provincia. En estos casos el Sindicato Médico recurre a la comparativa con los servicios mínimos marcados por el propio Servicio Andaluz de Salud (SAS) en la última huelga, que fue de un solo día, en Málaga en 2007. Entonces, según recogía el BOJA, los servicios mínimos en el caso de los pediatras eran, para los centros de salud con un pediatra, un pediatra. Es decir, no se podía ausentar de su trabajo. Y en los centros de salud con más de un pediatra, tenía que haber unos servicios mínimos de dos pediatras.

Los resultados del estudio del Sindicato Médico muestran que hay centros de salud en los que cuando el pediatra se ausenta, no se cubre con otro pediatra. «En el centro de salud de Alcaudete hay días donde no hay pediatras. Todo esto rompe los argumentos. ¿Qué pasa con esos niños? No son atendidos por un pediatra, son distribuidos entre los médicos de familia, y eso no es una asistencia especializada», aseguran desde el sindicato.

Fotos

Vídeos