El nuevo juzgado de cláusulas suelo arranca al fin con 1.500 demandas acumuladas desde junio

Autoridades judiciales y políticas en la visita a las nuevas dependencias del SAVA en la calle Las Minas.
Autoridades judiciales y políticas en la visita a las nuevas dependencias del SAVA en la calle Las Minas. / IDEAL

Ocupa las dependencias del SAVA, que a su vez fue recibido ayer oficialmente con parabienes en el mismo edificio del juzgado de Violencia de Género

JUAN E. POVEDAJAÉN

El martes entraron al juzgado 23 demandas por cláusulas suelo abusivas. En días anteriores habían llegado a ser hasta 40. En total, según informó ayer la delegada del Gobierno en Jaén, Ana Cobo, el nuevo órgano judicial encargado en exclusiva de estos procedimientos para toda la provincia ha recibido desde el 1 de junio -cuando fue creado- 1.500 demandas. Es el trabajo que se le supone a un juzgado normal y mejor dotado que éste para año y medio. El problema es que el juzgado de cláusulas suelo está aún arrancando. El juez y los funcionarios tienen oficinas y dependencias para trabajar desde mediados de agosto, y esta misma semana se ha incorporado una agente para poder celebrar los juicios.

El atasco con el que nace el juzgado es de tales dimensiones que una de las primeras medidas que ha solicitado es que le envíen más armarios y material para poder archivar todas las causas que se apilaban sobre las mesas y en cualquier lugar disponible, comentó ayer el juez decano, Humberto Herrera.

En cadena

El juez y los funcionarios se han instalado en las dependencias que hasta el 14 de agosto ocupaba el Servicio de Atención a la Víctima, SAVA, en el edificio que la Junta tiene alquilado para juzgados en la calle Cronista González López. El SAVA se ha trasladado al edificio judicial de la calle Las Minas, donde está el juzgado de Violencia de Género (materia que afecta a la mayor parte de sus usuarias). Allí estaban los despachos de los sindicatos de Justicia, que se tuvieron que ir al edificio de Sindicatos del Paseo de la Estación junto al Parque para dar comienzo a esta cadena de movimientos.

En estos trajines y mudanzas se han ido varios meses, desde que en primavera el Consejo General del Poder Judicial impuso unilateralmente la creación de estos juzgados exclusivos para cláusulas suelo, en contra de la opinión de todos los agentes del mundo judicial.

Desde el 1 de junio, Jaén se ha destacado a nivel nacional por el elevado número de demandas que entraban a este órgano provincial. A finales de este primer mes llegó a ser la séptima jurisdicción española con más pleitos recibidos por cláusulas suelo, tras Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Málaga y Sevilla, señalan dos fuentes judiciales jienenses.

A mediados de julio, cuando el juzgado tenía 48 días de vida y el juez no tenía ni despacho, llevaban ya 828 demandas recibidas. Agosto no es un mes hábil en la Justicia, pero a día de hoy, indican fuentes judiciales, la duda está en si la demanda con número 1.500 entrará esta semana o el lunes que viene.

Tras la marcha de los trabajadores del SAVA el día 14 de agosto, el juez decano visitó las instalaciones donde va el juzgado de Primera Instancia 2-bis (el de las cláusulas suelo) el día 16. Faltaban por últimar detalles para habilitar las dependencias, que se han abordado antes del 1 de septiembre.

Últimos retoques

Cuando ese día el juez de refuerzo se incorporó a su puesto tras las vacaciones ya tenía despacho. Y los tres funcionarios a sus órdenes estaban ubicados en otra sala contigua. El viernes 8 de septiembre se incorporó la agente judicial, y el lunes 11 ya se le había habilitado ordenador y espacio de trabajo en un tercer despacho preparado para tal fin. Con la plantilla actual el juzgado puede ya comenzar a celebrar juicios y a poner sentencias.

El Consejo General del Poder Judicial estima que un juzgado dotado con seis funcionarios, juez y letrado de la Administración de Justicia puede sacar adelante 900 asuntos civiles en un año. El Primera Instancia 2-bis tiene cuatro funcionarios y juez, y comparte letrado de la Administración de Justicia (antiguo secretario) con el Primera Instancia 2, que se encarga de asuntos ordinarios civiles. Así que tiene trabajo para año y medio acumulado antes de comenzar a celebrar juicios, y un ritmo de entrada de asuntos muy elevado.

Como se supone que el ritmo de demandas se mantendrá aún varios meses, y entran cada día más de los que pueden ser resueltos, los juicios de las demandas que vayan entrando pueden celebrarse de aquí a dos años.

El juez decano Humberto Herrera señala el gran malestar que existe en el mundo judicial por la situación actual. Las asociaciones profesionales se han manifestado recientemente, y no se descarta que el descontento se traduzca en movilizaciones y protestas.

SAVA

El otro departamento beneficiado por la cadena de movimientos de servicios judiciales ha sido el Servicio de Atención a la Víctima. El director general de Justicia Juvenil y Cooperación de la Consejería de Justicia e Interior, Francisco Muñoz, y la delegada del Gobierno, Ana Cobo, junto a la coordinadora del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Beatriz Martín, la presidenta de la Audiencia, Elena Arias Salgado, el fiscal jefe, Carlos Rueda, y autoridades judiciales visitaron ayer las nuevas dependencias del SAVA y de la Unidad de Valoración Integral de Violencia de Género del Instituto de Medicina Legal (IML), que ya se encuentran operativas en el Juzgado de Violencia de Género de Jaén.

«Atendemos así una solicitud para acercar el punto del SAVA a este juzgado que es de donde proceden la mayoría de las víctimas, que son atendidas en el orden social, jurídico y psicológico. La ventaja de estar cerca es la atención inmediata que nos permite que todos los recursos del SAVA estén en contacto fluido con la Fiscalía y la jueza», dijo Muñoz. Además, destacó que «al compartir espacios con la Unidad de Valoración Integral de Violencia de Género del IML, se evitan desplazamientos para pruebas periciales».

El director general explicó que si bien el SAVA atiende a víctimas de todo tipo de delitos, resultaba necesario que se trasladase a un juzgado de competencia penal como el Juzgado de Violencia de Género, que es de donde proceden la mayor parte de las víctimas que atiende anualmente (entorno al 55 % de las víctimas usuarias del SAVA lo son de violencia de género).

Las competencias del SAVA y del IML son distintas pero complementarias. El SAVA es un servicio asistencial, de apoyo a la víctima, de acompañamiento y asistencia psicológica y jurídica, pero también es un servicio de colaboración con juzgados y fiscalías, mientras que el IML cumple funciones periciales, por tanto ambos cumplirán su cometido de modo independiente, aunque con participación conjunta en el caso de las víctimas lo soliciten y necesiten cuando sea preciso.

Igualmente, las víctimas de violencia de género ya cuentan desde la inauguración de este juzgado especializado en el año 2005 con una sala de espera sólo para ellas, por lo que las garantías y protección que se añaden con el IML y el SAVA son notables.

Durante el primer semestre, el SAVA ha atendido a un total de 414 personas, de ellas, 213 con expediente judicial abierto. De éstos, 111 son por violencia de género. El total de actuaciones realizadas en estos primeros seis meses del año han sido 1.752 (general, 708; psicológico, 619; jurídico, 234, y social, 191). A lo largo del pasado año, se atendieron a 732 personas.

Fotos

Vídeos