Una Nochebuena con aires internacionales

Lucía Morente, arriba en la foto, junto a su familia y a Mezbahul Haque, segundo por la derecha. /IDEAL
Lucía Morente, arriba en la foto, junto a su familia y a Mezbahul Haque, segundo por la derecha. / IDEAL

A través de la iniciativa 'Acoge un Erasmus por Navidad', un joven de Bangladesh disfrutó de la cena junto a una familia jienense

Laura Velasco
LAURA VELASCOJAÉN

A Lucía Morente, estudiante de segundo de Bachillerato, le llegó por un grupo de WhatsApp una noticia de IDEAL que versaba sobre la iniciativa 'Acoge un Erasmus por Navidad'. El proyecto, promovido por Erasmus Student Network (ESN), persigue que ningún estudiante extranjero de la UJA se quede solo en estas fechas si decide quedarse en Jaén. Rápidamente pidió permiso a sus padres para apuntarse. La respuesta fue sí y el resto ya es historia: una Nochebuena diferente con un invitado más.

Mezbahul Haque fue el joven asignado a la familia para disfrutar de la cena. Nacido en Bangladesh, es estudiante de 26 años de un doctorado de Biotecnología y Biomedicina. Y, según Lucia Morente, también es «humilde, simpático, educado y agradecido». La toma de contacto tuvo lugar el sábado, día 23, para evitar un encuentro «más frío» directamente en Nochebuena. «Nos contó que había elegido estudiar en Jaén porque la beca le cubría todos los gastos, al contrario que en otros países. Lleva aquí solo dos meses y no sabe nada de español, así que le cuesta relacionarse en la universidad, pero es muy activo y ha participado en la Gran recogida de alimentos o en varias excursiones por la provincia», señala la joven, de 17 años.

Así, al día siguiente se produjo el encuentro navideño. La familia le tenía preparado, además de la tradicional cena, un detalle: tres botellitas de aceite de distintos lugares. Por su parte, Mezbahul Haque se presentó con un 'tupper' con comida de su país. «Fue muy atento y lo que trajo estaba buenísimo», bromea Lucía.

Sin saber español

A partir de ahí se desarrolló una velada cargada de risas, anécdotas e idiomas cruzados. El invitado se sentó junto a Lucía y su primo, los únicos que hablan inglés, pero el idioma resultó no ser un problema para ninguno de los presentes. «Se comunicaban con él con gestos. Mi abuela le decía: 'come, come', y se entendieron a la perfección. Mezbahul se hizo fotos con todos, probó toda la comida y también fotografió todos los platos, muchos de los cuales eran totalmente nuevos para él», señala la joven.

Todo un cúmulo de sensaciones que hicieron de la noche del 24 una experiencia «gratificante». «Me pareció una buena idea la iniciativa porque me puse en el lugar del estudiante que está lejos de su país. A mí me gustaría estar acompañada y conocer las tradiciones del lugar. Fue una noche genial y me encantaría repetir la experiencia otro año», admite Lucía Morente.

Por su parte, Mezbahul Haque asegura que lo pasó realmente bien, tanto, que estas están siendo de las mejores Navidades de su vida. «Gracias a Lucía no me he sentido solo», reconoce.

Una curiosa historia con el más puro espíritu navideño que parece no haber acabado aquí, ya que la familia pretende mantener el contacto con Mezbahul. Este va aún más lejos: está tan agradecido que le haría «muy feliz» poder contar con la visita de estos en su país de origen. Una nochebuena de lo más internacional, que ha marcado el inicio de la que podría ser una bonita amistad entre esta familia jienense y el joven de Bangladesh.

Fotos

Vídeos