Negocios del textil lanzan ya descuentos del 50% ante la caída de ventas por culpa del 'veroño'

Dos jóvenes con manga corta pasan por delante de un escaparate con ropa de invierno ayer por la tarde en la capital./M.A.C.
Dos jóvenes con manga corta pasan por delante de un escaparate con ropa de invierno ayer por la tarde en la capital. / M.A.C.

Las tiendas tienen sus almacenes repletos de ropa de abrigo y adelantan ofertas y promociones ante una temporada funesta hasta el momento

MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJAÉN

«A la semana de llegar un abrigo o un chaquetón lo ponemos ya al 20 o el 30 por ciento de descuento. Y aun así... Si no hace frío la gente no se lo lleva. Está la cosa muy floja. Otros años a estas alturas se había vendido muchísimo más», lamenta Ascensión Moral, de Diseño Todo Moda de la capital. Como muchos comerciantes del textil de Jaén está siendo víctima de las altas temperaturas que, mientras benefician a sectores como la hostelería, perjudican muy gravemente a aquellos cuyas ventas se vinculan a que el invierno sea invierno. La mínima de ayer fue de 14 grados centígrados, con 24 de máxima. Por la calle no era difícil ver a gente con manga corta y, alguno, hasta con pantalón corto. En noviembre. Y ha refrescado. En las semanas anteriores el termómetro anduvo por encima. Hasta se ha inventado un término en los últimos tiempos para hablar de esta cada vez menos anómala situación, este veranillo en pleno otoño: el 'veroño'.

Como consecuencia, los escaparates lucen ropa de abrigo, bufandas, gorros, botas... y ahí se quedan. Las colecciones de otoño-invierno se acumulan en los almacenes, especialmente del pequeño comercio y las cadenas medianas. La vestimenta propia para luchar contra el frío apenas se está vendiendo, optando un buen número de jienenses por reutilizar la de otros años «para cuatro días de frío de verdad». Y no hablamos de una incidencia anecdótica. Se estima que cerca del 30 por ciento de los comercios de la provincia se dedican a la venta de ropa y complementos, más de tres mil en números absolutos.

Estos empresarios tienen los almacenes a reventar de chaquetones, guantes y demás hatos al uso en estas fechas, cuando el mercurio debería marcar diez grados menos. Tanto es así que algunos de ellos, desesperados, ya están lanzando descuentos 'agresivos' del 25, el 30, el 40 y hasta en algún caso el 50 por ciento, bajo el epígrafe de rebajas 'mid season sales' (de mitad de temporada) o de promoción, sin más. Ya no existe periodo oficial de rebajas, liberalizado desde 2013.

«En textil y en calzado, prácticamente, no se ha vendido nada. Los comerciantes siempre me cuentan lo mismo. Los veranos eternos, con temperaturas así, les machacan la temporada sin ninguna duda», subraya el secretario general de Comercio Jaén, Bruno García, quien comenta que, en efecto, la coyuntura es muy delicada para gremios cuya demanda se vincula a que haga frío o calor cuando realmente tiene que hacer frío o calor.

«Se venden vaqueros, camisetas de manga larga, algunos cortavientos... Abrigos habremos vendido uno o dos. No se venden. Se sigue vendiendo ropa más de verano», confirma Ascensión Moral. «La gente todavía pide manga al codo y cosas así, que son más bien veraniegas, y de la nueva temporada de invierno casi nada. Si no cambia el tiempo pronto va a ser una campaña mala», lamenta Moral.

«Prácticamente nos hemos quedado sin temporada, porque es a final de septiembre y de octubre cuando se vende la ropa de invierno. En quince días estamos en plena campaña de Navidad y en la segunda semana de diciembre ya hay muchos que empiezan las rebajas. Las temporadas van muy justas. Es bueno para el consumidor, porque los precios bajan, pero a costa del margen del comerciante, que está asfixiado», apostilla García.

Las patronales sitúan en cerca de un 20% la caída de ventas, aunque los datos oficiales se conocerán en los próximos días. Para paliar las pérdidas reclaman un cambio de estrategia y de mentalidad, dejando atrás las dos colecciones al año, una de verano y otra de invierno, y colocar ropa en los escaparates según el tiempo que haga, con mayor rotación y entretiempo.

Llueve además sobre mojado, porque el pasado invierno ya fue más cálido de lo habitual y las ventas menores de lo esperado. En la provincia descendieron cerca de un seis por ciento cuando las previsiones eran de que crecieran un tres, según un barómetro realizado por la Asociación del Comercio Textil y Complementos (Acotex).

Desde Comercio Jaén se confía en que los pronósticos que hablan de lluvias y frío en las próximas semanas se hagan realidad para salvar la campaña. También en que se den bien iniciativas como el Día del Stock, que de nuevo estará hoy y mañana en la calle en la capital. Son, en cualquier caso, días puntuales y con poco margen de ganancias, como las rebajas del 'Black Friday', el 24 de este mes de noviembre.

Fotos

Vídeos