Medio verano en alerta sanitaria por calor

Unas mujeres se refrescan en una fuente en plena ola de calor / EFE

Desde que Salud puso en marcha su Plan de Prevención (1 de junio) ha tenido que activar la alerta en Jaén 35 veces y ha atendido ya a 86 personas por las altas temperaturas

Lorena Cádiz
LORENA CÁDIZ

El 1 de junio, la Junta de Andalucía hizo lo que cada año, activar el Plan Andaluz de Prevención de los Efectos de las Temperaturas Excesivas. Se trata de un plan pensado en la población más vulnerable y que trata de paliar los efectos del calor. Ese plan contempla que cuando hay las temperaturas máximas y mínimas superan el umbral de calor que se considera 'normal', se activa una alerta sanitaria, que puede ser amarilla, naranja o roja, según lo que haya subido el termómetro. Pues bien, de los 67 días que hasta ayer llevaba activo el plan, Jaén ha estado en alerta sanitaria 35 días. Es decir, el calor ha sido tal grado, tanto de noche como de día, que Salud entiende que el cuerpo se residente y activa la alerta correspondiente.

Es la provincia con el mayor número de días en alerta por calor de toda Andalucía, seguida de cerca por Granada, con 33, y de lejos por Córdoba, con nueve días. En todo el verano pasado, la Consejería de Salud contabilizó también 35 días en alerta, una cifra, que a 7 de agosto ya se ha alcanzado este año en la provincia.

Este plan lleva además un control de las atenciones sanitarias que se realizan en relación con el calor. En Jaén, hasta la fecha, se han llevado a cabo 33 atenciones de urgencias por golpes de calor en Atención Primaria y 3 en Atención Especializada. Mientras que por patologías relacionadas con el calor se ha atendido a 10 personas en Atención Primaria y 34 en especializada. El 061 ha atendido por su parte a otras 6 personas.

A los centros de salud han llegado 33 personas que habían sufrido un golpe de calor

Respecto a lo niveles de alerta sanitarios, desde la Junta recuerdan que dependen de las previsiones de superación de temperaturas umbrales establecidas para cada provincia, de modo que el sistema se sitúa en alerta amarilla si los umbrales máximos y mínimos se van a superar durante los dos días siguientes; el nivel naranja cuando se van a sobrepasar en tres o cuatro días; y el nivel rojo, si las altas temperaturas van a mantenerse para cinco días o más.

El Plan de prevención incluye una línea de información sobre esta predicción de las temperaturas en cada provincia, según los valores aportados diariamente por la Agencia Estatal de Meteorología. Esta información también se facilita a través de la 'app' Salud Responde, pudiendo sus usuarios consultar las previsiones de temperaturas para cada una de las provincias andaluzas y recibir notificaciones mediante el servicio de mensajería de la 'app' sobre cualquier cambio o activación en los niveles de alerta establecidos.

Seguimiento a los pacientes

Un total de 13.042 pacientes en toda Andalucía están en seguimiento telefónico por la Consejería de Salud. Ese seguimiento permite identificar las situaciones y problemas del paciente e interconectar a las enfermeras gestoras de casos, enfermeras de familia y profesionales de Salud Responde, así como poner en marcha los mecanismos de control y actuación necesarios para minimizar los efectos de las altas temperaturas.

Son los profesionales de los centros de atención primaria los que hacen esta labor continua de identificación de pacientes con mayor riesgo o mayor vulnerabilidad ante el calor. Es el caso de mayores de 65 años y pacientes frágiles que viven solos, cuyo estado de salud está debilitado por padecer alguna patología crónica de alta morbilidad (insuficiencia cardiaca, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, demencia, trastorno mental grave, insuficiencia renal, obesidad excesiva, hipertensión arterial o diabetes mellitus) o que tomen un medicamento que pueda influir en la adaptación del organismo al calor (psicotropos, antidepresivos, hipotensores y diuréticos). A ello se suma en muchos casos que estas personas no disponen de condiciones de habitabilidad adecuadas en sus viviendas para protegerse del calor.

Junto al seguimiento telefónico que se realiza a través de Salud Responde, también se intensifican las visitas domiciliarias para monitorizar los signos y síntomas relacionados con el calor, y proporcionar consejos para evitar y controlar los efectos del aumento de las temperaturas. Estas visitas y el seguimiento de telecontinuidad se realizan también a pacientes tras su alta en los centros hospitalarios.

Fotos

Vídeos