Lazos invisibles que unen para siempre

Foto de un día de convivencia hace años, cuando la mayoría de los niños eran de corta edad.
Foto de un día de convivencia hace años, cuando la mayoría de los niños eran de corta edad. / IDEAL

La Asociación Cultural de Familias Adoptantes de Jaén Integra lleva años orientando y ayudando a aquellos padres que deciden adoptar a niños tanto de España como de otros países, aunque estas han bajado de forma importante en los últimos años

CARMEN CABRERAJAÉN

Han pasado los años, pero los lazos de amistad que se trazaron hace tiempo, siguen intactos. Les une un componente común, ser familias que un día decidieron buscar la felicidad en unos hijos muy especiales, hijos adoptivos que llenaron sus hogares de nuevas ilusiones. Fue el caso del presidente de la Asociación Cultural de Familias Adoptantes de Jaén Integra, José Jiménez, quien adoptó a un niño y una niña en Honduras. Hoy, ya con 14 y 19 años, José argumenta que está «muy contento de haber tomado aquella decisión».

La asociación nació cuando varias familias que compartían el hecho común de haber adoptado niños, vieron la posibilidad de unirse y ayudar a otros padres en su mismo camino. «Hacíamos reuniones informales y una vez, durante una comida, vimos la posibilidad de ayudarnos mutuamente y prestar nuestro apoyo a los demás», cuenta Jiménez. Durante varios años, el engranaje de la asociación funcionó de manera ágil, con multitud de actividades desarrolladas. En la actualidad, aunque continúa funcionando y se encuentra al servicio de todas aquellas familias interesadas en la adopción, sus acciones se desarrollan con menos asiduidad. Pese a ello, «seguimos quedando algunos grupos de vez en cuando porque se han creado lazos muy fuertes entre padres y niños», cuenta. Hubo incluso familias que viajaron juntas a China a recoger a sus hijos, lo que hizo que vivieran momentos muy especiales y que aún hoy, en Jaén y en otras provincias, siguen recordando con mucho cariño.

La asociación nació con un fin lúdico e informativo, pero nunca funcionó como asesoría jurídica, ya que para eso se derivaba a la Junta de Andalucía. Pero sí que prestaban un servicio de orientación porque «muchas familias, cuando tenían a su hijo en casa, se planteaban muchas preguntas y ahí estábamos y estamos nosotros para ayudarles», añade José.

Sobre las adopciones, el presidente de la asociación explica que «han bajado muchísimo, estamos muy lejos de las estadísticas de hace años, cuando España era uno de los países que más adoptaban del mundo». Sin embargo, la crisis económica y el endurecimiento de los requisitos provocó un descenso acusado de los procesos de adopción en los últimos años. China, uno de los países a los que más progenitores jienenses acudían a por sus hijos, aumentó las condiciones para poder adoptar, como que no pudieran hacerlo las familias monoparentales o con problemas médicos determinados. También los plazos se alargaron de forma inusual, pasando de seis meses o un año hasta los cinco o seis años, lo que hizo que «muchas familias desistieran». Muchas de ellas se han decantado desde entonces por países de Europa del Este, pero también existen problemas «como el alcoholismo fetal o el incremento del coste económico al tener que realizar varios viajes», cuenta José Jiménez.

En esta situación, el presidente de Integra apunta también que hace unos años la adopción nacional «comenzó a funcionar bastante bien». «Hasta hace no mucho era complicado adoptar porque siempre se intenta que transcurra un periodo de tiempo prudencial durante el que los padres biológicos se puedan rehabilitar, mientras los niños se encuentran en centros públicos, pero en los últimos años los procesos se han vuelto más ágiles y conocemos varios casos de jienenses que han adoptado niños del país».

Fotos

Vídeos