Los jienenses se divorcian menos pero cuando lo hacen la mitad es sin acuerdo

Dos alianzas unidas, símbolo del matrimonio, con una de ellas rota. /IDEAL
Dos alianzas unidas, símbolo del matrimonio, con una de ellas rota. / IDEAL

Las disoluciones matrimoniales disminuyen un ocho por ciento en el inicio del curso, aunque casi la mitad siguen obligando a pleitear

MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJAÉN

Los jienenses se divorcian menos, aunque prácticamente la mitad sigue sin hacerlo de un modo amistoso. La crisis había provocado que muchas parejas tuvieran que aguantar sin regularizar su ruptura y en los últimos años las cifras llegaron a estar disparadas, aprovechando el cambio de perspectiva económica, para formalizar el 'no, quiero', una situación en cualquier caso que va mucho más allá de lo pecuniario. Ahora las aguas parecen volver a su cauce, lo que unido a un leve descenso en el número de bodas, serviría para explicar el cambio de tendencia que ayer reflejaban los datos recogidos por el Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial del primer trimestre del año y hechos públicos ayer, que apuntan a un descenso en la cifra de disoluciones matrimoniales en la provincia de casi un ocho por ciento.

La inmensa mayoría de las rupturas son por divorcio (385). Es mayor aunque por poco el número de parejas que opta por un divorcio consensuado (199) que las que se van al juzgado a cara de perro (186). Igual ocurre con las separaciones. Son más las «amistosas» (18) que las «contenciosas» (12).

En el mismo periodo del año pasado Jaén, con 451 demandas en total, registró 201 divorcios consensuados, 213 divorcios no consensuados, 24 separaciones consensuadas y 13 no consensuadas.

Los casos en los que hay hijos de por medio son los más complicados, multiplicándose por tres la falta de acuerdo. En la mayoría de los casos, la edad de los varones oscila entre los 35 y 49 años, mientras que en el caso de las mujeres la edad predominante se mueve entre los 35 y los 44 años.

La cifra está en consonancia con lo ocurrido a nivel nacional, aunque en el total de España ha mostrado una disminución mayor que en la provincia, del 9,5 por ciento respecto a igual trimestre de 2017. Poniendo en relación las demandas de disolución matrimonial del total del año con la población a 1 de enero de 2018 se observa que número de demandas de disolución por cada 10.000 habitantes en Andalucía fue de 6,5, cifra prácticamente idéntica a la de Jaén y superior a la española, de 6,2.

En el primer trimestre de este ejercicio han mostrado disminuciones interanuales todas las formas de disolución. Las 2.637 demandas de divorcio consensuado representan un 10,7 por ciento menos que en el mismo trimestre del año anterior.

Por otro lado las 2.651 de divorcio no consensuado fueron un 6,7 por ciento menos; las 168 de separación de mutuo acuerdo, un 26 por ciento menos; y las 117 separaciones contenciosas resultaron ser un 14 por ciento menos que las presentadas en el primer trimestre de 2017. El número de demandas de nulidad, once, suponen un 22 por ciento más que las presentadas en el primer trimestre de 2017.

Dónde más y dónde menos

La mayor tasa de demandas de disolución por cada 10.000 habitantes se ha dado en la Comunitat Valenciana, con 7,3; seguida de Illes Balears, Cataluña, y Navarra, con 6,7; Canarias, con 6,6; Andalucía y Asturias, con 6,5; y Castilla la Mancha y Murcia, con 6,3.

Todas superan la media nacional de 6,2. Por el contrario, las más bajas, se han dado en la comunidad autónoma de Galicia, con 4,4; Castilla y León, con 4,9; y País Vasco, con 5,2.

Fotos

Vídeos