Los inventos del maligno

La Trepolina

Semana de polémicas en torno al casco antiguo, el pago a proveedores o el hormigón impreso, y con los fondos europeos ITI y el DUSI revoloteando y sin llegar. Crece la distancia entre el alcalde y el exalcalde de Jaén y entre el PSOE provincial y el alcalde de Linares. El tranvía fue de lo poco que unió, con Márquez, Reyes y López tomando café

El alcalde, a la derecha, en la demostración de los drones echa por una empresa en la Policía Local./IDEAL
El alcalde, a la derecha, en la demostración de los drones echa por una empresa en la Policía Local. / IDEAL
JOSÉ M. LIÉBANAJAÉN

Donde el diablo puso la mano, queda huella para rato. El refranero huele a azufre. Jaén también. No hay asunto o sigla en el que nuestros próceres pongan la mano que no termine endiablado, confrontado, dividido. La ITI es uno de esos inventos del Maligno. No hemos visto un duro y ya nos hemos peleado por el reparto, como esos herederos que con el cuerpo presente ya están de abogados. Y el estropicio puede ser mayúsculo si enfrentamos territorios y desenterramos localismos de vía estrecha. Y ello pese a la sospecha de que Inversión Territorial Integrada tiene más nombre que euros. Lo mismo alguien en Bruselas se está partiendo de risa, en la hipótesis poco probable de que nos viera.

La ITI es de momento más política que otra cosa. ¿Inversión para Jaén y provincia o para Linares y comarca? Pregunta lío. Los del mismo partido barren para casa, según donde vivan. Hasta el PP linarense se ha hecho un 'Juan Fernández'. Lógico. Un tema así, a poco más de un año de las urnas, lo maneja el diablo.

La sensación del alcalde de Jaén y de la plataforma Jaén Merece Más es que las cartas están marcadas desde el principio de la partida. La sensación del alcalde linarense y de la plataforma Todos a una por Linares es que estos fondos eran para la comarca que ha sufrido la desindustrialización y que ahora se quiere café para todos.

Y como el diablo juega a los dados, para enrevesarlo más tuvimos la foto del exalcalde de la capital y ahora secretario de Estado de Hacienda con el regidor linarense y el posterior anuncio del primero de que la ITI era para Linares y que lo había hablado con la Junta (esta lo negó) en un intento al parecer de repartir las tortas si luego el Estado excluía al resto de la provincia. En pocas horas, el exalcalde cabreó a la Junta, a su heredero en la alcaldía de Jaén e incluso a Linares cuando luego rectificó y dijo que si la Junta quería para toda la provincia, el Gobierno también.

Tiranteces

¿La relación entre Javier Márquez Zen y el profesor Fernández de Moya? Pues cada uno en su casa y dios en la todos. Esta semana sin ir más lejos vino el secretario de Estado a concretar la reforma en el Parador de Turismo, arropado por las altas esferas. El alcalde no. Y a Márquez le preguntamos cómo trataban a la capital los Presupuestos Generales del Estado y como cualquier respuesta la cargaba el diablo (si decía que bien, lo corrían a gorrazos, y si decía que mal, también) optó por una tercera vía inédita: que opinará cuando se apruebe, y a otro perro con ese hueso. Aunque se le escapó que lo crucial para Jaén es que le den el DUSI, otro invento del Maligno por el que el gobierno municipal y la oposición se tiraron los trastos a la cabeza el año pasado sin ver aún un euro. Esperando a Godot está el alcalde, quien teme que como en la obra de Samuel Beckett, se acabe y Godot no llegue.

¿Y la relación entre Reyes Midas y Cimarrón Juan Fernández? Pues aún peor. Lacerantes las pullas que se dedican, las de uno sibilinas y las del otro a las claras. Insostenible. El PSOE puede que no tarde mucho en resolver el imposible nudo gordiano, que como todo el mundo sabe lo 'desató' Alejandro Magno de un tajo.

Cómo será la cosa que se llevan mejor los 'enemigos'. El otro día se vio al alcalde, al presidente de la Diputación y al consejero de Fomento departiendo sobre el tranvía en el Panaceite. Quieren impulsarlo hasta donde llegue en este mandato municipal y reanudar las reuniones, aunque estemos en harina electoral. El encuentro hasta fue bien.

Faltan velas

Y como el demonio no para, el alcalde visitó el domingo pasado la calle Alegría y siguió la resaca del temporal político en el casco histórico, y el vía crucis del pago a proveedores con la carta del Ministerio de Hacienda, y el revuelo lógico con el concurso 'digitalizado' del Lagarto Rock para el que Márquez confirma que el año que viene habrá licitación pública como era lo suyo, o su visita a las nuevas calles con el polémico hormigón impreso junto al concejal de Mantenimiento, quien dejó otro hallazgo semántico cuando dijo que los adoquines crean «rumorosidad».

Al alcalde le faltan velas para poner y espantar al diablo, pero lo intenta. Hasta vio cómo vuelan los drones de vigilancia policial y no descarta que en un futuro no lejano los veamos volando sobre nuestras cabezas y los alcaldes sean como en 'Blade Runner'. Y se dio un homenaje presentando el Wold Padel Tour, como Reyes con el Premio 'Jaén' de Piano y el respaldo a la cata del aceite. Y es que es un no parar. Porque ya saben que cuando el diablo no tiene qué hacer, mata moscas con el rabo.

Fotos

Vídeos