Hacienda habla de reducir la morosidad del Ayuntamiento con un plan de ajuste «flexible»

Fachada principal del Ayuntamiento de Jaén, a primera hora de la tarde de ayer. /José M. Liébana
Fachada principal del Ayuntamiento de Jaén, a primera hora de la tarde de ayer. / José M. Liébana

El secretario de Estado afirma que el Ministerio es el gran aliado de Jaén y que sin su ayuda el consistorio jienense, y otros, «estaría cerrado»

José M. Liébana
JOSÉ M. LIÉBANAJAÉN

La esencia del mensaje que ayer trajo José Enrique Fernández de Moya para el Ayuntamiento de Jaén es «flexibilidad». Al díctum originario del Derecho Romano de que la ley es dura, pero es la ley ('dura lex, sed lex'), el secretario de Estado de Hacienda quitó la dureza, conocedor como dijo de la situación financiera del ayuntamiento que dirigió durante cuatro años y medio (2011-2015) y de otros doce. Pero la ley es la ley, y el consistorio jienense tendrán que cumplir la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, que el propio Gobierno del PP aprobó en 2012 para reducir el déficit público y cumplir las exigencias de la UE. Pero lo hará «con flexibilidad».

Ya el día de antes, el actual alcalde, Javier Márquez, también del PP y que esta vez tampoco estuvo en la presentación de la reforma del Parador de Santa Catalina, donde su antecesor hizo las declaraciones, quitó hierro al requerimiento hecho por el Ministerio de Hacienda y dijo que reducirán el tiempo medio de pago a proveedores en la medida de las posibilidades, porque en el Ayuntamiento de Jaén «no se pueden hacer milagros» y no van a recortar servicios ni plantilla.

En la carta remitida, Hacienda daba de plazo hasta el día 20 para que los trece ayuntamientos de capitales y ciudades grandes más morosos y la Diputación de Cádiz presenten un plan de tesorería o ajuste para reducir el tiempo que tardan en pagar a los proveedores, que en el caso de Jaén es el más alto, 540 días, cuando la ley habla de un máximo de 30.

Fernández de Moya insistió ayer en la idea que repitió cuando era alcalde, que el Gobierno es el «gran aliado» de ayuntamientos como el de Jaén, que se encuentran en situación de riesgo financiero, y señaló que, pese al requerimiento, habrá «flexibilidad», sin dejar de cumplir la normativa, reduciendo los plazos de pago, dijo a preguntas de los periodistas.

El requerimiento lleva aparejada la posibilidad de que el Ministerio retenga parte del dinero que transfiere y pague directamente a los proveedores. Algo que complicaría aún más la liquidez del Ayuntamiento de Jaén, pero no en exceso, pues no utiliza dichas partidas para los gastos básicos de la institución (aparte de que ya se le retiene una parte) y que ya tenía decidido reducir la morosidad - de hecho, el alcalde dijo el jueves que ya la habían rebajado algo - , por lo que la diferencia puede estar en que ahora lo haga a través del Ministerio, según fuentes municipales.

No se dejará caer

El secretario de Estado añadió que, una vez que el Ayuntamiento de Jaén lleve a cabo la actualización de su plan de tesorería, el siguiente paso que tiene que dar, al igual que el resto, es que digan al Ministerio «cuál es la formula que tienen prevista para cumplir con el plan de ajuste y acortar ese periodo medio de pago a proveedores». Y será el Ministerio el que emita una resolución favorable o desfavorable.

Fernández de Moya subrayó que el Ministerio de Hacienda «siempre va a estar al lado del conjunto de los ayuntamientos de España», y que «si no hubiese sido por el Ministerio y por las medidas puestas en marcha, el Ayuntamiento de Jaén y otros muchos de España estarían cerrados y eso no va a ocurrir ni en Jaén ni en ningún municipio de España».

También habló de «flexibilidad» en cuanto a los plazos para cumplir el requerimiento, pero sin dejar de cumplir con la normativa vigente. Y recordó que la comunidad autónoma andaluza tiene la tutela financiera de las entidades locales, por lo que la Junta «tendrá que decir también si va a llevar a cabo la adopción de alguna medida de liquidez».

En clave más política dijo que en el Ayuntamiento de Jaén la Junta ha puesto «cero medidas de liquidez», frente a los 320 millones recibidos por los planes de pago a proveedores y el fondo de ordenación (préstamos con el aval estatal). Y que esto evidencia «el contraste de cómo actúa un gobierno municipalista, el del presidente Rajoy, frente a un gobierno que asfixia a los ayuntamientos como es el de Susana Díaz». Y culpó de la «ruina» municipal al gobierno de PSOE e IU (2007-2011), en los únicos cuatro de los últimos 23 años en que no ha gobernado el PP.

Fotos

Vídeos