El Gobierno asegura que ha parado recortes del 30% en la PAC y que ahora se habla del 5%

Labores agrícolas en un olivar jienense durante esta primavera./POVEDA
Labores agrícolas en un olivar jienense durante esta primavera. / POVEDA

Las cifras de la ministra García Tejerina contrastan con las de la Junta, que apuntan a una reducción del 16% en lo que llegará realmente

J. E. P. Y AGENCIASJAÉN/MADRID

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, explicó ayer en el Congreso que las ayudas directas en la nueva Política Agraria Común para el período 2020-2027, tal y como se plantean actualmente, caerían un 3,5 por ciento, aunque ha añadido que el objetivo es que no haya ninguna bajada. Preguntada en la sesión de control al Gobierno celebrada en la Cámara Baja, la ministra recordó que, en un primer momento, el recorte para España planteado en la nueva PAC alcanzaba el 30 por ciento para añadir que «gracias al trabajo del Gobierno» la caída de estas partidas se sitúa en estos momentos en el 5 por ciento: un 1,5 por ciento en desarrollo rural y un 3,5 por ciento en bajada de ayudas directas.

La política agraria supone actualmente un 38% del presupuesto comunitario. Con la salida del Reino Unido se da por hecho que el campo será uno de los sectores que sufra recortes. Hay además retos como los derivados de la inmigración, que demandan más recursos con fuerte respaldo social. Así que el punto de partida en la negociación de la nueva PAC, de entrada, es un panorama a la baja. Nadie en España vería con malos ojos que la PAC actual se ampliase incluso hasta 2024, hasta que se clarifique el panorama tras el Brexit. Solo en ayudas directas a los agricultores Jaén recibe anualmente unos 310 millones anuales, más muchos millones más que llegan en programas de desarrollo rural. Se está hablando pues de una cuestión clave, donde unos pocos puntos porcentuales en la negociación suponen un duro golpe o un alivio importante en las rentas de 100.000 perceptores de ayudas en la provincia.

García Tejerina destacó el papel desempeñado por el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tras reunirse con el comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan, y el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker. «Por ello, hoy se empieza a negociar con un punto de partida mucho mejor: una bajada del 5 por ciento y no del 30 por ciento, como anunció la Comisión. Y no existen las casualidades», destacó.

La ministra apostó por intentar «mantener el nivel de apoyo» a los trabajadores del campo en la nueva PAC y que, por ello, buscarán alianzas con otros Estados miembros de cara a cerrar definitivamente las ayudas previstas en los próximos ocho años.

Las cifras de García Tejerina no coinciden con las de responsables políticos del PSOE de distintas instancias. En diciembre la vicepresidenta de la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo (PE), Clara Aguilera (PSOE), aseguró que «en los despachos de Bruselas se hablaba de recortar un 15 % o un 30 %» el presupuesto de la Política Agrícola Común (PAC). Esta misma semana el consejero de Agricultura andaluz, Rodrigo Sánchez Haro, habló de un recorte previsto del 16%, algo que calificó de «hachazo» y «nefasto».

De hecho, la ministra dio la cifra del 5% tras ser preguntada ayer por el diputado Manuel Gabriel González Ramos, del PSOE, que puso en duda que este recorte vaya a situarse en los términos planteados por el Ejecutivo español. Así, recordó que, según las propias organizaciones profesionales agrarias, las cuentas planteadas actualmente contienen un descenso en estas partidas para España entre el 15 por ciento y el 17 por ciento.

Inaceptable

«Incluso el anuncio del recorte del cinco por ciento no se puede permitir en nuestro campo», apostilló, ya que supondría 400 millones de euros menos cada año. Por ello, exigió al Gobierno que «mantenga una posición firme en defensa de agricultores y ganaderos». «El Gobierno no puede ni debe aceptar ni un euro menos», ha espetado -y brindó- el apoyo de su formación para «defender, al menos el actual presupuesto».

Una reducción presupuestaria, según su argumento, afectará a la rentabilidad de estas actividades, impedirá el relevo generacional en el campo, perjudicará a la capacidad de producción, comercialización y seguridad alimentaria, alejará a España de sus objetivos comunitarios de sostenibilidad y cambio climático, además de agravar el problema de despoblación.

El diputado del PSOE mostró además su recelo de la capacidad del Gobierno para negociar, ya que acusó al Ejecutivo presidido por Rajoy de ser «un Gobierno débil, sin credibilidad y, sobre todo, sin peso político en Bruselas», algo que, a su juicio, provoca inseguridad para una importante negociación».

Réplica de Tejerina

Estas aseveraciones fueron replicados por la ministra García Tejerina, que optó por «refrescar la memoria» a la bancada socialista, pues durante sus ocho años de Gobierno únicamente tuvieron que negociar las partidas del desarrollo rural para el período 2006-2013.

«Por fortuna para los agricultores, el primer pilar ya se lo dejamos asegurado nosotros en 2002, pues en 2006 el presupuesto para desarrollo rural se incrementó en más de 5.000 millones y ustedes perdieron más de 1.300 millones», rememoró para ironizar con que el Gobierno Zapatero «invitó a una ronda a los agricultores franceses y alemanes».

«Eso sí, no la pagaron ustedes, la pagaron los agricultores españoles», aclaró y recalcó que esta es la diferencia de «irse a dormir por la noche o quedarse en vela defendiendo el interés de España» pues, ha apostillado, pese a que para el período 2014-2020 se presupuestó menos dinero, la PAC incrementó «ligeramente» sus partidas para el país.

Fotos

Vídeos