Fiscalía y Seprona investigan ocho depuradoras por supuestos delitos contra el medio ambiente

Una depuradora de aguas residuales de la provincia de Jaén en una imagen de archivo.
Una depuradora de aguas residuales de la provincia de Jaén en una imagen de archivo. / IDEAL

Las autoridades actúan tras una denuncia de Ecologistas en Acción sobre el mal funcionamiento del tratamiento de residuos

JUAN ESTEBAN POVEDAJaén

El Servicio de Protección de la Naturaleza, Seprona, de la Guardia Civil está investigando supuestos delitos medioambientales que una denuncia de Ecologistas en Acción atribuye a ocho depuradoras de la provincia de Jaén. La denuncia se interpuso meses atrás ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que remitió a cada provincia las que le afectaban. La sección de la Fiscalía de Jaén especializada en delitos ecológicos se hizo cargo del tema y ordenó a la Guardia Civil la práctica de diligencias de investigación y la elaboración de informes sobre el funcionamiento de estas instalaciones señaladas por los ecologistas. Las pesquisas están ya en marcha.

En marzo Ecologistas en Acción presentaron un informe relativo a los años 2013/14/15 que aseguraba que en ese periodo había «más de 60 depuradoras en toda Andalucía que incumplen la norma, algunas tratan las aguas residuales de poblaciones de gran tamaño y en otros casos los vertidos se producen en Espacios Protegidos». Entre ellas señalaban una docena en la provincia de Jaén. «Las peores», según los ecologistas, eran la de Carchelejo, Chilluévar, Pegalajar, Pozo Alcón y Santiago de la Espada. Junto a ellas había otras como Arroyo del Ojanco, Cambil o Siles que también destacaban según los autores del informe.

La razón principal de incumplimiento de la normativa, según Ecologistas en Acción, «se debe a que varias muestras en el año sobrepasan los límites máximos permitidos de contaminación o no alcanzan un porcentaje mínimo de reducción. En menor medida, el incumplimiento se debe a las cantidades de nitrógeno y fósforo total, más que nada porque estos dos parámetros son analizados en muy pocas depuradoras, solo las que vierten a zonas sensibles».

Sin depurar

Sobre la situación en la provincia de Jaén los ecologistas llaman la atención sobre el hecho de que las aguas que usa un 20% de la población no reciben ningún tipo de tratamiento porque no se han construido las depuradoras que deberían estar y en marcha desde hace años para cumplir con la ley. De los 648.250 jienenses censados, 209.774 no cuentan con servicio de depuradora para sus aguas residuales. Es una situación que se produce en toda Andalucía pero que afecta a Jaén especialmente.

La denuncia no va contra el 20% de aguas sin depurar, sino contra las que lo hacen mal

«Con estos datos el panorama se presenta preocupante en Andalucía ya que el atraso en la ejecución de las actuaciones declaradas de interés, tanto por el Estado como por la Junta, acarreará futuras sanciones europeas. Ya ocurrió con la ampliación en noviembre del año pasado del expediente sancionador contra España», dice el informe en cuestión.

Pero la denuncia por posibles delitos contra el medio ambiente no se formuló contra los pueblos a los que alude ese porcentaje de aguas residuales que no se depuran, sino para las depuradoras que sí funcionan pero que según los análisis encargados por esta organización funcional mal y no cumplen con los parámetros a les le obliga la ley.

En este momento procesal es el Seprona de la Guardia Civil quien debe efectuar las comprobaciones e informes correspondientes, tal y como le ha reclamado la Fiscalía. A la vista de estos informes será el Ministerio Público quien decida si hay materia para llevar a los responsables del funcionamiento de estas depuradoras ante la Justicia.

Fotos

Vídeos