Félix deja además en la provincia un incendio, granizo, viento y aguaceros

J. M. LIÉBANAJAÉN

Si en los días previos llovió de forma abundante pero calma, la borrasca Félix descargó ayer sobre la provincia de Jaén su virulencia en forma de fuertes rachas de viento, aguaceros, truenos, granizo o un incendio, a las cinco de la mañana, en una nave industrial del polígono Llanos del Valle, en la capital. Entre otras muchas incidencias, la mayoría de escasa entidad, salvo el derrumbe del mercado de Linares. Los bomberos linarenses recibieron 30 avisos a causa del viento. El partido de fútbol del Real Jaén con el Motril fue suspendido.

Emergencias 112 Andalucía gestionó ayer un total de 180 incidencias por los efectos del temporal en el conjunto andaluz, principalmente caídas de árboles y ramas, carteles, toldos, cornisas, señales de tráfico o farolas.

En Jaén, donde el viento racheado suele hacer de las suyas, salieron volando incluso mesas metálicas de las terrazas de los edificios. Nueve incidencias de todo tipo tuvieron que atender los bomberos en la noche del sábado al domingo. Y durante el resto del día tampoco estuvieron parados. La retirada de ramas que amenazaban con caer fue constante, como en la calle Romero Maroto, o de un canalón, en Ortega y Sagrista.

Después de dos semanas de lluvias abundantes, aunque intermitentes, los cauces empiezan a bajar llenos, pero sin desbordamientos de entidad.

Para hoy se espera que aminore el temporal, con cielos nubosos con precipitaciones en la provincia, sin descartar alguna tormenta ocasional, más frecuentes e intensas en las sierras por la tarde, y temperaturas en descenso, según prevé Aemet.

Temas

Linares

Fotos

Vídeos