Experiencias universitarias que curten

Equipo de trabajo del grupo de voluntarios reparando y poniendo a punto los equipos informáticos./IDEAL
Equipo de trabajo del grupo de voluntarios reparando y poniendo a punto los equipos informáticos. / IDEAL

Un grupo de la UJA retoma el legado de otro que existió hace una década y promueve el conocimiento de nuevas tecnologías a colectivos menos favorecidos

CARMEN CABRERAJAÉN

Entre libros, apuntes y ordenadores; entre cafés a media tarde con los compañeros y más cafeína por las noches para estudiar y aprobar los exámenes; junto a horas y horas en la biblioteca o en reuniones para hacer trabajos, pero también fiestas con los amigos que se hacen... Unido a todo ello, hay algo más en la Universidad. Los estudiantes pueden implicarse más, mucho más, no solo en la actividad de la institución académica, sino también en proyectos que abarquen al resto de la sociedad jienense e, incluso, a poblaciones más lejanas, tanto que vivan incluso en otros países.

Es precisamente lo que piensa un grupo de voluntariado de la Universidad de Jaén (UJA) denominado 'Informática para el Desarrollo'. Lleva funcionando algo más de un año, después de recoger el testigo de un grupo de similares características que existió en la institución hace una década, pero que terminó extinguiéndose cuando sus miembros acabaron los estudios y no se produjo el relevo necesario.

Este grupo de estudiantes, principalmente del grado en Ingeniería Informática, ha decidido impulsar nuevamente esta iniciativa con objetivo de reducir la brecha digital promoviendo el uso y conocimiento de las nuevas tecnologías. Según apunta uno de sus representantes, Sebastián Collado, «entendemos por brecha digital la distancia en el acceso, uso y apropiación de las tecnologías tanto a nivel geográfico, a nivel socio-económico y también en las dimensiones de género, en articulación con otras desigualdades culturales».

Por ello, se han fijado entre sus fines los de contribuir a la reducción de ese 'salto' que afecta a colectivos en el entorno de la Universidad de Jaén y en zonas donde actúa la propia institución. También pretenden eliminar barreras que puedan encontrar los colectivos afectados por esta diferencia la hora de utilizar las tecnologías de la información y la comunicación. De la misma manera, fomentan la acción de voluntariado tecnológico en la Universidad. Y a todo ello, se añade el propósito de sensibilizar a la comunidad universitaria de la importancia que tiene la reducción de esta brecha digital, puesto que la libertad de información es un derecho humano fundamental.

Sebastián Collado, estudiante del último curso del grado de Ingeniería Informática, tiene claro que «la Universidad debe ser un espacio no solo para estudiar, sino para implicarse en otros aspectos de la vida académica. Por eso, «la idea de este grupo es que los alumnos tuviesen una experiencia con la realidad y que los estudiantes se vinculen con el exterior». «Que los conocimientos que adquirimos podamos aportarlos a diferentes áreas de Jaén e incluso a proyectos de proyección internacional». Lo que se quiere, además, es que el grupo logre ser persistente y autónomo, de forma que cuando los alumnos de cuarto curso terminen la Universidad, se siga nutriendo de nuevos estudiantes que lo mantengan vivo y continúen con sus actividades.

El grupo de voluntarios trabaja en varios ámbitos, que en muchos casos se encuentran relacionados con las áreas del mercado laboral que se encontrarán una vez que acaben sus estudios. Así, además de adquirir técnicas para hablar en público o coger 'soltura', también enfocan sus actividades a la formación, divulgación y sensibilización. En este apartado, se dirigen a grupos con menos posibilidades de acceso a nuevas tecnologías para ofrecerles formación y que puedan adquirir habilidades , como redes sociales, temas de privacidad, etc.

Formación interna

Lo hacen trabajando a través de asociaciones que precisan de apoyo técnico y que no cuenten con recursos o formación para llevarlo a cabo por ellos mismos. De momento, el grupo se encuentra en un proceso de formación interna en la que los alumnos de cursos superiores están ofreciendo técnicas a los de cursos inferiores para luego aplicarlas con los miembros de las asociaciones. También tienen ya preparado el material y las herramientas. Prácticamente listos para comenzar.

De la misma forma, y con el objetivo de alcanzar a la mayor cantidad posible de usuarios, el grupo ofrece apoyo técnico para aquellas personas que no tienen los suficientes conocimientos para arreglar equipos informáticos.

El tercer campo en el que se ha volcado el grupo es el de la donación de material relacionado con la Informática. Cuando los ordenadores de la Universidad quedan obsoletos y se retiran al almacén, estos estudiantes son los encargados de instalarles programas de libre acceso y de ponerlos a punto para que se puedan reutilizar. «Así conseguimos que estén en estado suficientemente buenos para ser utilizados y, a continuación los empaquetamos». Una vez ya listos, la Universidad realiza la donación a través de un proyecto de cooperación internacional. «Nosotros somos los intermediarios, explica Sebastián.

En el último envío que se hizo, dos miembros del grupo viajaron hasta los campamentos saharauis de Tinduf. «Y volvieron encantados con la experiencia», cuenta Sebastián. «Lo que se trajeron no fue aprendizaje de formación técnica, sino la comprobación de cómo vive la gente allí». «Nos contaron que es muy agradecida y amable». De hecho, «están deseando que haya otro envío para poder volver a ir otra vez». «Ese tipo de experiencias te hacen valorar lo que tenemos aquí y ver las condiciones en las que viven allí, pese a lo que son tan agradecidos».

Por todo ello, el representante del grupo insiste en que «estudiar te enriquece, pero también las experiencias personales que puedes vivir durante los años de carrera». «Se pueden tener muchos conocimientos teóricos, pero hay que saber también aplicarlos y ver lo que la gente necesita y demanda», añade. Actualmente, el grupo está formado por unas cuarenta personas, de diferentes especialidades, aunque la mayoría son del área de Informática de la UJA. Se puede encontrar más información sobre el grupo y el proyecto en la web http://isf.ujaen.es/.

Fotos

Vídeos