«El estilo del escritor no procede del 'genio', sino que lo impone una voluntad»

Luisa López Grigera, durante el acto académico. /IDEAL
Luisa López Grigera, durante el acto académico. / IDEAL

La filóloga Luisa López Grigera defiende este argumento en su discurso tras ser investida como la segunda mujer Honoris Causa por la Universidad de Jaén

M. LOPERAJAÉN

La filóloga y catedrática emérita por la Universidad de Michigan (Estados Unidos) Luisa López Grigera aseguró ayer, en su acto de investidura como Doctora Honoris Causa por la Universidad de Jaén (UJA), que el estilo del escritor no procede del 'genio', sino que lo impone una «voluntad y una racionalidad», tal y como descubrió hace años y que fue un referente investigador.

El acto de investidura estuvo presidido por el rector de la Universidad de Jaén, Juan Gómez Ortega, en el Aula Magna del edificio C 1 del Campus Las Lagunillas. El departamento de Filología Hispánica de la Universidad de Jaén, con el profesor de Filología Española de la UJA, Ventura Salazar García, como defensor de la concesión, acordó proponer su nombre para investirla como Doctora Honoris Causa, la segunda mujer en la Universidad de Jaén, en virtud de los acreditados méritos de su trayectoria profesional y académica en el ámbito de la Filología Hispánica. Sus líneas de investigación prioritarias son: la literatura española el Siglo de Oro, con especial atención a Quevedo; la Retórica, y el Humanismo.

Personalidad

Luisa López Grigera explicó que hace años tuvo la suerte de caer en que lo aprendido en las universidades de todo el mundo, con respecto a la 'estilística', le producía «un gran desconcierto», ya que se consideraba que el estilo es la expresión de la personalidad del escritor «y, por lo tanto, el estilo de un escritor es el mismo a lo largo de su vida». En sus años de estudio, había aprendido «que el escritor escribe espontáneamente, expresa vivencias personales, profundas e inconscientes, como decía Kant, y sin ninguna preceptiva anterior, porque Kant consideraba que la preceptiva artística la daba el 'genio'. Y lo creíamos ciegamente», apuntó. Sin embargo, López Grigera comprendió que los cambios de estilo del escritor no procedían «de cierta situación psicológica; que cuando había dos estilos, no había dos personalidades en el escritor, sino que el estilo no lo imponía la personalidad, sino una voluntad y una racionalidad, que se había escogido voluntaria y fríamente». Este descubrimiento le hizo caer «en un estado de shock, porque lo primero era cómo hace uno para decir eso ante los colegas, quién es uno para decir eso. Así llegué a la conclusión de que esos cambios de estilo en un mismo escritor y en una misma obra, al cabo de tres o cuatro años de diferencia, respondían a preceptos que venían de fuera del escritor, que no venían del 'genio', sino que le venía dados, los había aceptado y ese escritor es uno de los clásicos del siglo XVI».

Laudatio

El profesor titular de Lingüística General de la Universidad de Jaén, Ventura Salazar García, fue el encargado de actuar como padrino y pronunciar la Laudatio, en la que se refirió a los méritos académicos y humanos de la nueva Doctora Honoris Causa de la UJA, que la avalan como una de las figuras más señeras en la actualidad en el ámbito de los estudios filológicos. «Con el fin de resaltar que no ha perdido ni un ápice de la vitalidad y la pasión por su quehacer que siempre le ha caracterizado, me limitaré a señalar las dos líneas que mantiene actualmente abiertas: los cancioneros de Juan de Cigorondo, poeta mexicano de finales del siglo XVI, y el Lazarillo de Tormes. Y como no podía ser menos, ha recibido a lo largo de su dilatada trayectoria multitud de distinciones y reconocimientos», apuntó el profesor Ventura Salazar, que destacó el hecho de que en el curso 1971-1972 fuera la encargada de dictar la lección inaugural en la Universidad de Deusto, rompiendo una inercia de discriminaciones seculares y dando un paso decisivo hacia la plena normalización de la presencia femenina.

Doctora Honoris Causa

El acto de investidura de la nueva Doctora Honoris Causa fue cerrado por el Rector de la Universidad de Jaén, que pronunció su discurso de bienvenida. El Rector se refirió a la «crisis de las Humanidades», de las que destacó su fortaleza intrínseca, «porque está fundamentada en la nobleza de su objeto, que no es otro que el ser humano analizado desde todas sus perspectivas», y defendió «cultivando aquellos conocimientos que permiten el desarrollo de aptitudes que son fundamentales para el buen funcionamiento del sistema social y que tienen como objetivo el desarrollo del individuo». Por este motivo, consideró que «se hace urgente y necesario suplementar la especialización de las titulaciones, enriqueciéndolas con competencias transversales que proporciones una formación integral». «Por ese motivo, la Universidad de Jaén ha creado un proyecto basado en cursos de formación integral que forman parte del currículo académico de los estudiantes», afirmó Juan Gómez.

Fotos

Vídeos