«Espero que a partir de ahora mis relaciones con la UJA se potencien más»

José López Barneo será nombrado Doctor Honoris Causa./IDEAL
José López Barneo será nombrado Doctor Honoris Causa. / IDEAL

José López Barneo, natural de Torredonjimeno, será nombrado mañana Doctor Honoris Causa, y aprovecha para reivindicar más inversión en investigación

LAURA VELASCOJAÉN

El Aula Magna de la Universidad de Jaén (UJA) acoge mañana el acto de investidura como Doctor Honoris Causa del médico José López Barneo. Natural de Torredonjimeno, es catedrático de Fisiología de la Universidad de Sevilla, director del Centro de Investigación Biomédica de la Universidad de Sevilla y coordinador de Investigación del Hospital Universitario Virgen del Rocío. Es a su vez coordinador de la investigación en células madre de la Junta de Andalucía, y ha recibido multitud de reconocimientos por su trayectoria profesional.

-¿Qué significa para usted que le hayan nombrado Doctor Honoris Causa?

-En Jaén estoy acostumbrado a recibir reconocimientos, soy profeta en mi tierra, me nombraron hace unos años 'Natural de Jaén'. Este reconocimiento que recibo ahora es especial, porque es el máximo galardón para un académico/universitario. Es considerarme un Doctor más de Jaén, hacerme miembro de la UJA, un reconocimiento culminante de todos los que he recibido y que me llena de emoción, satisfacción y orgullo.

-¿Se esperaba que lo propusieran a usted?

-No me lo esperaba. Fue un proceso que comenzó hace más de un año, te proponen, evalúan tu currículum... Es complejo, no es de un día para otro, y hay muchas propuestas que se caen después. Cuando me llamaron para decirme que habían pensado en mí fue inesperado, pero muy bonito. Iba sabiendo que había reuniones y que mi candidatura avanzaba, pero de primeras fue una sorpresa.

-¿Le siguen emocionando los reconocimientos después de tantos premios y homenajes en su carrera?

-Sí, y más los que son de la tierra, tienen un sabor especial. Ves que te aprecian a ti y a tu familia, cualquier reconocimiento significa que la gente piensa en ti, es un privilegio.

-¿Cómo es su relación con la UJA y con esta tierra?

-Con Jaén mucha, vengo frecuentemente a visitar a mi familia. Tengo además mucha relación con entidades de la provincia como el Colegio de Enfermería, el de Médicos, el Instituto de Estudios Giennenses, etc. Pertenezco a muchas y me invitan a actos, como en el caso de la UJA, donde acudo a citas puntuales. Además, tengo amigos de la infancia que son profesores y con ellos también tengo contacto. Espero que a partir de ahora mis relaciones con la UJA se potencien más y participe aún más en la actividad universitaria.

La investigación en España

-¿Cómo valora la situación actual de la investigación en España?

-Depende de como se mire. Si miramos hace 50 años la situación sería brillante. España salió del atraso y nos hemos puesto en el puesto número 10º del mundo en I+D+I, lo que representa más del 3% de producción científica de todo el mundo, es una potencia emergente científica.

Sin embargo, los últimos 7 u 8 años, asociado con la crisis, ha habido un gran paro, mientras que otros países recortaban en otras cosas menos en esto, en España ha habido un recorte muy importante y el I+D+I se ha desplomado. Ahora que vamos saliendo de la crisis no se nota un esfuerzo importante para volver a la inversión previa a la crisis, estoy preocupado y espero que esto sea coyuntural y que en los próximos presupuestos se vuelva a ello. Hay muchos grupos que están dejando de ser financiados e incluso cerrando. El apoyo privado es poco, casi todo proviene del Estado, y hay gente joven muy bien formada pero en una situación crítica.

-¿Falta inversión y sobra talento en España?

-Hay muchísimo talento en España, son capaces de estar al nivel de las primeras potencias. El capital humano español es muy apreciado fuera de aquí, hay cientos de ellos en países como Reino Unido.

-¿Cree que la situación para la investigación es peor que cuando usted empezó?

-Es distinta. Ahora está peor de empleo, pero cuando yo empecé no había donde aprender, no había centros de investigación. En mi época había que irse para aprender pero trabajo aquí había de sobra, y más en Medicina, no estaba el problema de ahora del paro juvenil. Sin embargo, ahora hay centros sólidos y gente que se va fuera a aprender idiomas, las instituciones, la ciencia internacional y a investigar, pero luego no pueden volver, o al menos no todos.

-En cuanto a sus investigaciones en concreto, ¿está habiendo avances?¿Augura un futuro esperanzador?

-Mis investigaciones están relacionada con las enfermedades degenerativas, estudiamos varios campos para intentar atrasar su aparición. Una de las posibilidades es transplantar células madres que producen las sustancias que generan las neuronas, por ejemplo en el Parkinson, para compensar el déficit de esas moléculas en el cerebro. Estamos trabajando mucho en factores neurotróficos, sustancias para mantener las neuronas vivas en el cerebro, estimulando la producción de este tipo de factor y haciendo que las neuronas estén más potentes y resistan cualquier tipo de agresión. Atrasaría la aparición, y si esta apareciese su progresión sería muy lenta.

Hay un futuro esperanzador, ya no solo para nosotros, que tendremos más o menos suerte en la investigación, sino en la investigación en general. Las enfermedades de este tipo se irán combatiendo poco a poco, ralentizando su progresión, y serán al final combatidas de forma eficaz de igual forma que hoy se curan las infecciones o el cáncer, ya que poco a poco se le va arañando muchos años de vida a esta enfermedad.

Fotos

Vídeos