Dulces artesanales basados en recetas que se transmiten de generación en generación

Entrega de un reconocimiento a la empresaria María Contreras, de Flor de Mágina./GDR
Entrega de un reconocimiento a la empresaria María Contreras, de Flor de Mágina. / GDR

Los productos de Flor de Mágina se exportan al resto de España, Europa y América Latina gracias al espíritu emprendedor de María Contreras

ASCENSIÓN CUBILLOALBANCHEZ DE MÁGINA

Almendrados, polvorones de chocolate con aceite de oliva virgen extra, barquillos, bizcochos, galletas, magdalenas, roscos blancos. Estos dulces elaborados en pleno corazón de Sierra Mágina han estado presentes en infinidad de mesas de Europa y América Latina durante las fiestas navideñas.

María Contreras, cuarta generación de la familia de reposteros que en 1890 fundó Flor de Mágina, lleva 20 años al frente de un negocio que crece día a día gracias a su espíritu emprendedor. Reconoce que al principio pensaba que la vida le llevaría por otros derroteros, pero todo cambió cuando su padre se jubiló. «A mi hermano y a mí nos dan nuestra herencia y la mía es esta. Como es algo tuyo y te encuentras capacitada para manejar, tomo las riendas pero con la idea no de quedarme anclada aquí o a este nivel, sino con el objetivo de sacar el producto al mundo», explica María. Con esa meta fijada al inicio de su andadura profesional ha conseguido llevar los productos de Flor de Mágina al resto de España, París, Praga, Brasil, Santiago de Chile o Argentina. El próximo destino será Harrods, el centro comercial más famoso de Londres.

¿Y cuál es el secreto para conseguir todos estos hitos? María tiene la receta, por supuesto: buena materia prima, trabajo y seguridad en sí misma y en lo que hace. «Empecé a ir a ferias y a certámenes para presentar mi producto. Mi primer cliente fue los gourmet de El Corte Inglés, ahora tengo muchos más, entre ellos multinacionales. Me he dedicado a vender mi producto, a colocarlo en el sitio que creo que le corresponde; son productos de una calidad impresionante, todos elaborados con aceite de oliva, con almendras de calidad, con limones y naranjas naturales».

Flor de Mágina tiene tiendas en Albanchez de Mágina y en Jaén, además de una «tienda en el mundo» en su página web donde le hacen pedidos desde muchos países a los que surte con gran rapidez. Como persona dinámica a la que le gusta crear y explorar nuevos horizontes, María cuenta que la idea es abrir tiendas gourmet como la de la calle Bernabé Soriano de la capital jienense por toda la geografía española. A lo largo de estos 20 años ha recibido numerosos premios y reconocimientos, entre ellos el de empresaria de la provincia en dos ocasiones. «Todo son puntos positivos. Yo de todas formas empecé con mucha fuerza y seguridad en que mi producto lo vale porque lo vale y para nada he dudado nunca de que pudiera ir para adelante, esa positividad me ha ayudado a seguir».

Buques insignia

El pan y los almendrados son los productos estrella de Flor de Mágina que cada año por estas fechas suman nuevos adeptos. Y no es para menos, ya que los almendrados se elaboran de forma artesanal según una receta andalusí del siglo XII. «Me dedico a mantener una calidad de siglos y extrapolarla al siglo XXI», concluye María Contreras.

Fotos

Vídeos