Días de traca y reguetón

Se fueron las nubes y el Ferial de Jaén volvió a mostrar su cara más radiante, preludio de un fin de semana que se espera muy alegre./LIÉBANA
Se fueron las nubes y el Ferial de Jaén volvió a mostrar su cara más radiante, preludio de un fin de semana que se espera muy alegre. / LIÉBANA

Regresó el sol después de la lluvia y la Feria empezó a desquitarse con un fin de semana intenso que puede vivir hoy su día grande tras aguarse San Lucas

José M. Liébana
JOSÉ M. LIÉBANAJaén

A la Feria de Jaén se baja recto y se sube en zigzag. Son cosas de las cuestas, el cansancio y las bebidas espirituosas. Lo que es bajar, se baja fácil. Ayer, pese a que el sol volvía a picar, los 'feriantes' solo se dejaron caer para comer en las casetas gastronómicas, muchas de las cuales tenían ya todo el fin de semana reservado por grupos de amigos, cuñados y compañeros. Y sin políticos a la vista. Bueno, los hubo pero sin el traje de faena y sin recepciones oficiales, que esas quedan para las jornadas de Feria menos solicitadas.

Después de dos días de lluvia que dejaron más de 60 litros en la capital y una atmósfera limpia como cuando después de un tiempo limpias las gafas, el Ferial amaneció ayer reluciente, sin el polvo del camino de meses de sequía y con las olivas de los alrededores más regadas que en todo el año.

Javier Márquez, el alcalde, bajó antes de comer, acompañado del concejal de Seguridad Ciudadana, Juan Carlos Ruiz, y de la concejala de Cultura y Festejos, Isabel Azañón, que se estrena con San Lucas 2017. Visitaron el dispositivo de seguridad, instalado junto al acceso que hay en la rotonda de la fuente que había en la Plaza de la Constitución. El regidor elogió «el trabajo incansable» de Policía Local, Nacional y Autonómica, Guardia Civil, Bomberos, Protección Civil, Cruz Roja Española, Emergencias Sanitarias 061 y centro coordinador de Emergencias 112, pues gracias a ellos el resto se puede divertir.

Aunque hasta ahora la Feria discurre como en años anteriores, es decir, con algunas peleas, algún robo, alguna agresión (la novedad ha sido una de carácter sexual), algunos lesionados y unas cuantas intoxicaciones etílicas, sí se nota una mayor presencia policial, sobre todo del Cuerpo Nacional de Policía, algunos de sus agentes con chalecos antibalas.

Un dispositivo que además de seguridad se ocupa del orden público, protección civil, control y ordenación del tráfico, disciplina municipal y atención sanitaria. Y el concejal de Seguridad agradeció también la colaboración de los muchos ciudadanos y visitantes que «en multitud acuden diariamente para divertirse al recinto ferial, haciéndolo generalmente en un clima festivo con un comportamiento responsable y socialmente correcto».

Dosificación

Pese a lo soleado del día, el Ferial Alfonso Sánchez Herrera o La Vestida no empezó a animarse hasta que cayó la tarde. Antes, aparte de los comensales, bajaron a por las copas y la música algunos que prefirieron comer en la casco urbano. Era entonces el turno de las casetas de copas, como las de bomberos, convertidas ya en un subgénero. Mucha música latina, bailarines de animación y mucha coreografía acompañada de juegos de luces y humo. A esa hora, el Ferial era un salpicado de casetas-aglomeración con gente bailando, hablando o bebiendo dentro y fuera, junto a otras cerradas o desérticas, esperando el aluvión que llegó con la noche, Avenida de Granada abajo, con bifurcación en el pórtico del Ferial, cada vez más pequeño, como si quisieran imitar las tiendas Imaginarium. Unos, camino de las casetas, cacharros, circo (hoy hay una concentración en el Parque de la Concordia contra la utilización de animales) y demás puestos y atracciones, y otros, camino del botellón, o «zona de ocio juvenil», como prefiere el concejal.

Pero la Feria es más que Ferial. Ayer actuó la banda de rock Tequila, nacida con la democracia, en el único concierto de entidad tras caerse del cartel Bertín Osborne; fue también el día del apreciado Festival Flamenco 'Pepe Polluelas', que cumple veintisiete ediciones; de la actuación de Verdes Olivares en el casco antiguo; del baile urbano de 'Jaén con lo nuestro', o de Diverferia con la incansable compañía teatral La Paca.

Y hoy, sábado, se espera que sea el día grande de San Lucas 2017, una vez que el día 18 estuvo pasado por agua y que hay ganas de traca final.

Fotos

Vídeos