Detenido un hombre de 82 años por pegar a su mujer, enferma y encamada

Comisaría de Arquitecto Berges, a cuyos calabozos fue trasladado el detenido. /IDEAL
Comisaría de Arquitecto Berges, a cuyos calabozos fue trasladado el detenido. / IDEAL

Los servicios sociales detectaron moratones y dieron aviso a la Policía, aunque el hombre asegura que ella se autolesionó

Juan Esteban Poveda
JUAN ESTEBAN POVEDAJAÉN

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Jaén a un hombre de 82 años por supuestos malos tratos contra su mujer, de 78 años y dependiente, que apenas puede moverse y está encamada. Ella tenía moratones en la cara y el cuello, que pueden ser producto de una agresión de su marido según los indicios recabados . El hombre aseguró sin embargo que fue ella la que se autolesionó, ya que además de sus limitaciones de movilidad tiene problemas psicológicos.

Fueron los empleados de ayuda a domicilio los que detectaron lesiones compatibles con malos tratos cuando visitaron a la mujer a las nueve de la mañana del martes pasado en una vivienda en las afueras de Jaén. La anciana sufrió una caída hace ocho años y se rompió el fémur. Desde entonces no anda. Está encamada, y pasa la vida entre el lecho y un sillón. Es su marido quien la cuida. El matrimonio tiene tres hijos. Dos viven en Jaén y uno está fuera.

En su visita rutinaria -van varios días a la semana para ayudar en las tareas domésticas y en el cuidado de la mujer- los asistentes detectaron hematomas en la cara y el cuello que les parecieron sospechosos. Por el tiempo que llevaban en la casa y por las conversaciones con los miembros de la familia tenían indicios para pensar que el hombre es «agresivo» en el trato con la mujer desde siempre. Así que tomaron la decisión de avisar a las fuerzas y cuerpos de seguridad.

Cuando la Policía llegó a la casa encontró a la mujer sentada en un sillón. Detectaron los hematomas recientes y solicitaron la presencia de un médico que aclarase el posible origen de las lesiones. Iniciaron una conversación con la mujer y le preguntaron qué le había pasado. Ella dijo que no recordaba bien, que no sabía nada. Finalmente la anciana rompió a llorar.

Detención y al calabozo

Los agentes insistieron en la conversación con la mujer y finalmente les dijo que su marido le había pegado. Así las cosas, los policías identificaron y detuvieron al hombre. Le leyeron sus derechos como supuesto autor de un delito de violencia de género y lesiones.

El hombre fue conducido a Comisaría, donde declaró que él es quien cuida a su mujer desde hace años, cuando se cayó y se rompió una pierna quedando impedida desde entonces. Además cree que tiene problemas psicológicos derivados de su situación, y que ella le grita y le insulta constantemente. Sobre el origen de las lesiones explicó que el día anterior, cuando le estaba dando de comer, ella se negó a ingerir alimentos, se puso a gritar y se arañó y se golpeó en la cara, el pecho y el cuello. Indicó además que ella tiene problemas de coagulación y que cualquier roce le hace marca.

No constan denuncias anteriores por asuntos de violencia de género en esta pareja. Ella le dijo a los policías que hace años le pegó, aunque no pudo precisar las fechas. No quiso denunciarlo (aunque las diligencias ya estaban abiertas en la práctica de oficio) y admitió que el hombre tiene problemas con los hijos por su carácter.

En el entorno del matrimonio han descrito al varón como «celoso y posesivo», y que pudo haber malos tratos psíquicos anteriores. Otros testigos niegan que haya malos tratos, Una hija se hizo cargo de la mujer y un hijo del padre, que no podía volver a casa. El juzgado de Violencia contra la Mujer ha citado a varios testigos y la jueza tiene previsto ir a la casa a interrogar a la mujer.

En la provincia de Jaén se pusieron en el último año 1.700 denuncias por asuntos de violencia de género. Las fuentes jurídicas consultadas indican que afectan a relaciones de pareja de toda clase, edad y condición. Desde adolescentes menores de edad hasta ancianos. La mayor parte de los procedimientos no acaba en condena. La supuesta víctima desiste o no quiere denunciar, y no hay más pruebas.

Fotos

Vídeos