Desterrado y con 'pulsera' un hombre que le puso un cojín a su mujer en la cara

Desterrado y con 'pulsera' un hombre que le puso un cojín a su mujer en la cara

Tras ser detenido y enviado a prisión el fin de semana ayer se confesó culpable de malos tratos y coacciones contra su mujer y sus hijos

Juan Esteban Poveda
JUAN ESTEBAN POVEDAJAÉN

El juzgado de Violencia contra la Mujer ha condenado a 18 meses de prisión y 60 días de trabajos comunitarios a un hombre de 39 años, por malos tratos y coacciones cometidos contra su mujer y sus dos hijas. Se le ha suspendido la pena de prisión a condición de que no delinca en los próximos tres años, y que no se acerque a sus víctimas durante más de 40 meses. Deberá llevar además una pulsera 'antimaltrato' para controlar sus movimientos y se le ha prohibido la entrada en la localidad donde reside la unidad familiar. Según aceptó ayer por vídeo conferencia desde la cárcel, donde estaba tras su detención el pasado fin de semana, llegó a ponerle a su mujer un cojín en la cara.

Bebida

El acusado ha estado casado y tiene tres hijos de 19, 17 y 13 años. Bebe. Diariamente. Insulta a su familia. Ha amenazado a su mujer con que la única separación que van a tener es cuando ella salga de la casa con los pies por delante. A sus hijos les dice que los va a echar. Le molesta todo, incluso cualquier ruido. Es muy celoso. Pegaba a su mujer a guantazos, la empujaba o la tiraba al suelo si ella no quería hablar con él cuando estaba borracho.

El 7 de abril pasado, por la tarde, ella le dijo que se iba a ver a su hijo mayor, que vive cerca en un piso alquilado. El acusado se lo prohibió, pero ella se fue. Posteriormente los dos hijos menores estaban en la cochera de la vivienda celebrando el cumpleaños del menor con unos amigos. La mujer quiso ir a pedirles que bajasen la música. Entonces él la agarró y la llevó al dormitorio a la fuerza, la lanzó sobre la cama y le puso un cojín sobre la cara «para que no gritara, llegando la mujer a convulsionar de los nervios». No llegó a temer en ningún momento por su vida, según recoge el relato de hechos probados de la sentencia.

Cuando la mujer recuperó la tranquilidad intentó ir al cuarto de baño, pero él la volvió a coger y a agredirla. la encerró en una habitación. Ella gritó pidiendo socorro.

Intervino entonces el hijo de 17 años, que dio una patada a la puerta, forzó la entrada y logró entrar para sacar a la mujer. El acusado aún logró coger a la mujer y tirarla al suelo. Hubo un forcejeo y al final lograron salir de la casa.

La mujer resultó lesionada pero no reclama nada.

Tras los hechos el hombre fue detenido y enviado a prisión por el juzgado de guardia.

El Fiscal pedía inicialmente una condena de más de dos años de cárcel, que finalmente a atenuado para lograr una condena por conformidad.

Como el acusado no tiene antecedentes se le ha concedido el beneficio de la suspensión de la pena, a cambio de reforzar las medidas de seguridad para la mujer y los menores con una pulsera y destierro.

Fotos

Vídeos