La crisis de los cuarenta de Jaén

Los años de la crisis han hecho mella en la natalidad y la emigración./
Los años de la crisis han hecho mella en la natalidad y la emigración.

La edad media aumenta más de tres años desde 2008 y una década desde los ochenta

Miguel Ángel Contreras
MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJaén

En medio del debate sobre las pensiones y de las protestas de los jubilados se ha puesto sobre la mesa el envejecimiento de la población y las fórmulas para hacer viable el actual sistema. El envejecimiento de la población tratado como un problema de futuro que, sin embargo, ya es presente. En provincias como Jaén de un modo claro. La jienense es una sociedad envejecida y va camino de serlo más cada día, según todos los estudios y previsiones, por la baja natalidad y la alta emigración. Va camino de tener un pensionista de cada cuatro habitantes. Los años de crisis, la década perdida para muchos, no han hecho sino agudizar la situación. El jienense medio es ya un cuarentón, cuando a su inicio era todavía un treintañero. La crisis de los cuarenta.

Y es que si en 2007 la edad media de los jienenses era de 39,9 años en 2007 y una década después es de 42,7, según datos del Instituto Andaluz de Estadística (IECA). El envejecimiento, aunque lo acentúa, no es solo achacable a la baja natalidad y la emigración por la ardua situación económica, sino que sigue una tendencia que viene de lejos. En los noventa la media era de 35,6 años y en los 80 de 33.

Hay más datos llamativos. Antes de la crisis había 16.500 personas mayores de 74 años viviendo solas. En 2016 (último dato disponible para esta variable) eran ya 24.800. En los noventa rondaban las cinco mil.

El reciente informe del Consejo Económico y Social (CES) de la provincia de Jaén señalaba como gran problema, por encima del desempleo aunque muy vinculado a este, la despoblación de los municipios jienenses, incluida la capital. «Los síntomas son evidentes, la población cada día está más envejecida y no tenemos tejido productivo, pero paliar este problema es trabajo de todos. Tenemos que conservar y atraer jóvenes a nuestro territorio, porque ese capital social lo estamos perdiendo poco a poco», recalca.

El descenso de la población repercute en multitud de campos, incluido el político. Así, la provincia cuenta con un acta de diputado menos que en la anterior legislatura, debido al descenso de población, de seis a solo cinco.

Si esto es el presente, lo que viene, salvo programas y planes de ayuda que inviertan la tendencia, es aún más desolador. Al aumento de la edad se une la pérdida de población activa y general.

Según el IECA, en su Proyección de la Población Activa de Andalucía para 2035, habrá una perdida paulatina de la provincia de población hasta quedarse en 273.500 en 2035. Es decir, 17.100 miembros de nuestra población activa (con empleo o buscando uno de manera activa) perdidos.

Los datos reflejan que en los próximos veinte años experimentará un envejecimiento en todos los escenarios. El volumen de población se reducirá en nuestra provincia en un 10,1% hasta 2035, contaremos con cerca de 67.000 habitantes menos. Si en 2013 la población era de 661.716 personas, nos quedaremos en sólo 594.828. Esta variación de población ya empieza a notarse, para 2020 ya tendremos unos 30.000 jienenses menos que en 2013, seremos 629.358. Actualmente somos 643.484 habitantes.

Fotos

Vídeos