'Cazadores' de setas

Negrillo señala una de las setas que ha recogido este año./M.Á.C.
Negrillo señala una de las setas que ha recogido este año. / M.Á.C.

A pesar de la sequía, que ha reducido de más de 200 especies de hongos en la provincia a 40, la asociación Lactarius ha encontrado sus 'tesoros'

Miguel Ángel Contreras
MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJaén

«¿Sabía usted que gran parte de la alimentación mundial depende desde hace miles de años de las setas (para hacer el pan son imprescindibles las levaduras, un tipo de hongos). O que dos de las bebidas con más difusión en la actualidad, el vino y la cerveza, necesitan de hongos (fermentos). O que existe un turismo basado en ver el Reino de los Hongos, el micoturismo?». Estas frases y otras se recogen en uno de los paneles que daban paso en la sala Miguel Castillejo a la XIX Exposición 'Setas y plantas de Jaén', organizada por la 'Asociación Micológica Lactarius de Jaén', que ha podido verse este fin de semana en la capital. Junto a especies raras y gigantescas se han expuesto otras más habituales por estos lares, aunque no este año, especialmente nefasto por la falta de lluvias, condición 'sine qua non' para el devenir de setas y hongos. Verdaderos tesoros encontrados en los rincones más dispares, por los ojos y cuerpos más intrépidos de estos apasionados del mundillo, más 'cazadores de setas' que nunca.

«Este año se ha dado muy mal. Hemos logrado reunir cuarenta especies, cuando un año normal, no te digo ya bueno, pasamos de las doscientas. Hemos rebuscado en las riberas de los ríos, en la Sierra de Segura y Cazorla algunas calizas, en Sierra Morena... Casi nada», explicaba ayer José Llavero, secretario de la asociación, fundada en 1988.

Se podía recolectar hasta tres kilos por persona y día; «nadie ha conseguido acercarse», lamentan

«Es que casi no ha habido otoño», apunta el presidente, Juande Dios Reyes. «Se ha pasado de un extremo a otro, del calor fuerte a las heladas que está habiendo ya estos días y que marcan el final de la temporada. Ha habido muy poco y aun así se ha conseguido una exposición por la que no hubiéramos apostado anteayer. Pensamos hasta en suspenderla», lamenta Reyes.

La normativa precisa que la recogida de pequeñas cantidades de setas en los terrenos forestales de la provincia no precisa autorización siempre y cuando se limite a tres kilos por persona y día, según regula la Junta. «Nadie ha conseguido ni acercarse, ya te lo digo yo», apuntan. Ni siquiera con el Lactarius deliciosus, los níscalos, los grandes buscados. «Ni siquiera han salido este año».

En ese momento, acabada la conferencia de François Armada y la visita guiada del presidente honorario Felipe Jiménez, habla con un chaval joven, de unos veinte años, muy interesado, al que da su número de teléfono para pasarle pdf o lo que sea menester. Hay que mimarlo. Son decenas de miembros, aunque «se van haciendo mayores y hay pocos micólogos nuevos y jóvenes. Tiran más para la botánica que para la micología».

Entre los ejemplares llamativos, uno de bataraea Steveni destaca, largo y extraño en mitad de la exposición. Desde ya, toca esperar a que el cielo se abra de cara al año próximo. Las setas también lo necesitan.

Fotos

Vídeos