La bomba de la circunvalación era un bluf

Despliegue policial en la zona donde apareció la bomba./IDEAL
Despliegue policial en la zona donde apareció la bomba. / IDEAL

El artefacto solo tenía carga «de subida», pero no para provocar una explosión, y la espoleta era simulada según la Policía

J. E. P.JAÉN

El 5 de mayo una granada de mortero hizo saltar todas las alarmas en la carretera de circunvalación de Jaén, en la zona de la falda del castillo. Una bomba en una vía muy concurrida de la ciudad, rodeada de casas. Ayer el portavoz de la Policía Nacional, Diego Moya, confirmaba sin embargo que aunque el artefacto entrañaba peligro caso de que alguien lo manipulase, no llevaba su carga explosiva íntegra, por lo que el riesgo no fue tan grande como se estimó en un principio. La bomba tenía carga para propulsarse, «de subida», pero no para explotar y causar daños. El proyectil tampoco tenía espoleta real, sino simulada. Aún así, los artificieros la reventaron en una zona segura.

¿De dónde salió la bomba? A día de hoy sigue siendo un misterio. De hecho, salvo sorpresa lo seguirá siendo por siempre jamás, porque en la práctica no hay una investigación viva para descubrir el origen. Se especula con que al no tratarse de munición real alguien pudo sacarla de un acuertalamiento militar (este tipo de munición tiene incluso uso antitanque) o que un 'coleccionista' decidiese desprenderse de él abandonándolo en la calle.

La bomba la vieron los vecinos entre dos coches, frente al cruce con la calle Buenavista. Inmediatamente se dio aviso a las autoridades, que acordonaron la zona y cortaron el tráfico, con el consiguiente revuelo. Fuentes del Cuerpo Nacional de Policía confirmaron al poco que se trataba de un mortero de fusil. En un primer momento se pensó que tenía carga explosiva, descartando que fuera de instrucción (sin carga). Técnicos en desactivación de explosivos (TEDAX) de la Guardia Civil se hicieron cargo del proyectil y la granada fue trasladada al antiguo vertedero municipal, en la carretera de Fuerte del Rey, donde la hicieron explotar de forma controlada.

Tras el estupor inicial y una vez garantizada la seguridad de los vecinos, la Policía inició una investigación para determinar el origen del proyectil. En Comisaría admiten que se contempló una hipótesis poco tranquilizadora: a apenas 600 metros de donde apareció la bomba está la zona de Antonio Díaz. Territorio de clanes y de tiroteos. En los últimos años hay constancia de al menos prácticamente una decena de altercados con arma de fuego en esas calles. Y es pública la rivalidad entre varias familias del barrio, que con cierta frecuencia dirimen sus diferencias a tiro limpio.

No es la primera vez que la Policía detecta en la provincia de Jaén intentos reales por parte de clanes vinculados a la droga de armarse con armas pesadas. En junio de 2015 la Policía detuvo en Úbeda a un hombre que llevaba oculto en una caja de herramientas un subfusil ametrallador marca Sterling junto con dos cargadores y 143 cartuchos.

En 2010 las Policía dio con un arsenal de más de cien armas de fuego, algunas de ella consideradas de guerra. Iban siguiendo a un pikiki que había encargado una pistola de gran capacidad a una familia de Torredelcampo.

Así que el 5 de mayo saltaron las alarmas con la bomba de la circunvalación. Aunque luego quedó en un bluf.

Fotos

Vídeos