Archivan la investigación sobre todas las farmacias de la provincia salvo contra dos

Archivan la investigación sobre todas las farmacias de la provincia salvo contra dos

El fiscal pide continuar la causa por estafa en la facturación de las recetas contra tres personas, responsables de dos boticas, y deja libres de toda sospecha a 300

IDEALJAÉN

El juzgado de Instrucción 4 de Jaén ha decretado el archivo de la investigación que seguía contra todos los titulares de oficinas de farmacia de la provincia de Jaén (más de 300 personas) por un supuesto delito de estafa en la facturación de las recetas al SAS. Contra todos menos tres, responsables de dos boticas. Una de un pueblo y otra de la ciudad de Jaén. Contra esas dos oficinas concretas el Ministerio Fiscal ha manifestado su intención de formular acusación. Pero la Justicia avala que no se puede dudar de la limpieza del colectivo, una vez escuchados los argumentos expuestos desde el Colegio Oficial en el juzgado.

La Guardia Civil investigó durante meses si se inflaba la facturación a la sanidad pública. Había discrepancias entre las cantidades declaradas por cada titular y los resguardos de las recetas electrónicas que guardaba el SAS. Desde un primer momento, una vez analizada la discrepancia, los profesionales sostuvieron que el problema estaba en el SAS y su sistema de custodia de los documentos de garantía (lo lleva un empresa externa, están digitalizados y muchos no eran recuperables). Y argumentaron que el Colegio ya les somete a un riguroso control, además del propio del SAS, por lo que no tenía sentido hablar de un fraude generalizado. Finalmente han demostrado que tenían razón.

El auto de archivo está fechado el 28 de diciembre, día de los Inocentes. La magistrada Carmen Ballesteros aclara que los farmacéuticos -menos tres- han estado investigados en «actuaciones policiales» por el Seprona, sin que el juzgado haya tomado declaración o formulado imputación de delito alguno.

Ha trascendido que declaró voluntariamente en el juzgado el presidente del Colegio Oficial, que ofreció a la magistrada todo tipo de explicaciones sobre los hechos investigados para aclarar que no había estafa generalizada de ningún modo.

Sospechosos

Sí entiende el Ministerio Público que hay indicios de delito en el caso de dos boticas, cuyos titulares (tres personas en total) están encartados en diligencias y sí pasaron por el juzgado en calidad de detenidos para declarar hace ahora once meses, a principios de febrero de 2017.

Las pesquisas contra una de estas farmacias, en un pueblo, comenzaron en verano de 2016. Había carencias con los documentos que presentaba el profesional titular. Y pese a los requerimientos que se le hacían, los documentos que permitían verificar si las recetas estaban en regla no llegaban. Cuando se sometió a la misma prueba a otra farmacia de la capital jienense se detectó el mismo problema. Las dos personas titulares de las oficinas y la esposa de uno de ellos fueron arrestados y puestos a disposición judicial. Los detenidos negaron en todo momento ante la jueza haber cometido delitos y quedaron en libertad con cargos. Ahora se reactivan contra ellos sendos procedimientos.

La sospecha

Solo sobre ellos pesa la sospecha de que engordaron su facturación al SAS colando medicamentos que realmente no despacharon -se cree que en algunos casos incluso recetados a personas que había fallecido- y pasando al cobro medicamentos no genéricos (y por tanto más caros) cuando en realidad habían vendido un genérico.

La magistrada instructora ha ordenado continuar las pesquisas contra ellos en dos piezas distintas «al tratarse de hechos sin conexión delictiva».

Más

Fotos

Vídeos