Árboles en un lateral y una fuente a ras de suelo, la nueva plaza Deán Mazas

Vista de la plaza Deán Mazas, con las jardineras y la fuente homenaje a Justino Flores Llamas. /IDEAL
Vista de la plaza Deán Mazas, con las jardineras y la fuente homenaje a Justino Flores Llamas. / IDEAL

El proyecto de reforma, que contempla que la calle y la plaza queden al mismo nivel, ha provocado las críticas de Jaén en Común

Lorena Cádiz
LORENA CÁDIZJAÉN

La plaza Deán Mazas, una de las más conocidas y visitas del casco antiguo, va a cambiar radicalmente su aspecto. Así se contempla en el proyecto de obra hecho público en el perfil del contratante del Ayuntamiento de Jaén. Proyecto que se ha sacado a licitación por 256.699 euros, y que una vez concluya el proceso administrativo tendrá un plazo de ejecución de obras de tres meses.

Concretamente, la intervención contempla la adecuación de la calle Cronista Cazabán, entre la trasera del edificio de Hacienda y el comienzo de la plaza del Pósito, dentro del proceso de peatonalización. Se retirará el adoquín de la calle y también la solería de la plaza, ya que la intervención contempla a su vez un cambio radical en la misma.

Para empezar, tanto la calle como la plaza estarán en una plataforma única, no habrá resaltos ni cambios de nivel, aunque quedará diferenciada la zona estrictamente peatonal de aquella en la que se permita el paso de vehículos autorizados a las cocheras y al hotel Xauen.

La fuente, que alberga una escultura de homenaje al arquitecto Justino Flores Llamas, será retirada. Habrá una nueva fuente en esta plaza pero será rectangular, «más sobria». Concretamente, según refleja el proyecto, «una lámina de agua sobre un rehundido en el pavimento». Es decir, algo parecido a las fuentes que se instalaron en la plaza de Santa María tras la reforma. La fuente estará delante de la fachada de la residencia.

Todas las zonas de jardinera que tiene la plaza también desaparecerán. «Se elimina toda la vegetación arbustiva de la plaza, que la ocupa en su mayoría impidiendo su uso por la población, así como la contemplación de los edificios, dejando espacios residuales para el tránsito de personas», especifica el proyecto.

Árboles trasplantados

Esto supone que se podarán y se trasladarán al vivero municipal 24 arbustos y 19 árboles de porte medio. Solo permanecerán los árboles de mayor porte, situados en el lateral que linda con la calle Cronista Cazabán y con la residencia y se colocarán cuatro ejemplares de magnolia grandiflora, procedentes del vivero municipal, que se colocarán en fila. Junto a esto, se desmontarán los bancos existentes, que se recolocarán y el fotomatón desaparecerá de la plaza.

La superficie sobre la que se actuará es de 3.555 metros cuadrados, aproximadamente y es la primera parte de un proyecto, que continuará más tarde en la calle Pescadería y la plaza del Pósito.

Este radical cambio no ha tardado en provocar las críticas de la oposición, concretamente de Jaén en Común, cuyo portavoz, Manuel Montejo, criticó ayer que se vaya a sustituir la solería de la plaza por granito, «algo similar a lo que ya se hizo en la plaza de Santa María, con lo que en verano será insoportable estar allí por el calor».

Montejo denunció además la eliminación de las zonas verdes. «Dicen que van a trasplantar los árboles en el vivero municipal, igual que dijeron en la plaza de Santa María y nadie sabe donde están».

«Produce indignación leer en el proyecto que la justificación para eliminar las zonas verdes de Deán Mazas es que impiden el uso de la plaza por parte de las personas, cuando desde hace tiempo el resto de la plaza ya está absolutamente ocupada por terrazas privadas de los establecimientos hosteleros. No es sino la constatación de que el verdadero objetivo de la peatonalización no es la recuperación del espacio público y la mejora medioambiental que tanto vende el alcalde sino la proliferación masiva de algunos de estos negocios, convirtiendo el centro de la ciudad en una terraza de bar gigante y continua», aseguró.

Fotos

Vídeos