¿Alergia a los ácaros? Mantenlos alejados durante todo el año

¿Alergia a los ácaros? Mantenlos alejados durante todo el año
Tener la vivienda libre de ácaros, especialmente en colchones, almohadas y protectores -como aconseja Millán Confort- es un mecanismo eficaz para la prevención y control de las alergias
R. I. JAÉN

Se aproxima la temporada de alergias de diferente índole, pero un factor que potencia la aparición de las enfermedades conocidas comúnmente como alergias es la presencia de ácaros en colchones, almohadas y protector de colchón. Estos diminutos animales pertenecen a la subclase de los arácnidos, con casi 50.000 especies descritas. Un grupo de animales del que se conocen fósiles de 400 millones de años de antigüedad.

Estos arácnidos son de minúsculo tamaño, lo que impide que puedan ser observados por el ojo humano. Uno de los que hay que tener en cuenta son los ácaros del polvo, presentes en todas las áreas de cualquier vivienda. Miden de 0,2 a 0,5 milímetros de longitud y son dermatófagos, es decir, se alimentan de fragmentos de piel de animales o de humanos, de la cual cada persona descama un aproximado de un gramo por día.

Su actividad y capacidad de reproducción son óptimas en ambientes con temperaturas superiores a los 20 grados centígrados y con una humedad de entre el 70 y 80 por ciento. Viven entre dos y tres meses, pero se reproducen todo el año, predominantemente en primavera y otoño. Es decir, llega un momento en el que proliferan de forma importante.

¿Qué afectan estos ácaros? Son capaces de producir reacciones alérgicas debido a que el sistema inmune humano sufre una sensibilización progresiva por el contacto con estos arácnidos y sus heces. Por ello se pueden desencadenar crisis de asma, rinitis alérgica, conjuntivitis alérgica y dermatitis atópica, que aparecen con más frecuencia y mayor intensidad al contacto con estos arácnidos.

Medidas preventivas

Por todas las cuestiones detalladas anteriormente, es imprescindible tomar todas las medidas de prevención posible. Esta prevención debe estar orientada a disminuir su presencia en las viviendas, enfocándose principalmente en los lugares de descanso, camas y sofás, donde las telas y tapizados favorecen la proliferación. Como se reproducen todo el año, debemos combatirlos permanentemente.

El aseo de la vivienda es primordial en el control de estos parásitos. Utilizar la aspiradora es el método más eficaz, ya que desaloja definitivamente el polvo, lo que no se logra cabalmente con otros métodos como trapos o plumeros. Igualmente, el uso excesivo de adornos y accesorios tales como peluches, tapetes, cortinas, alfombras, cojines, favorecen la acumulación de polvo. Existen tejidos cuyas características de trama impiden el paso de los arácnidos y que pueden utilizarse exitosamente en el hogar.

Es recomendable mantener la vivienda con temperaturas inferiores a los 20 grados centígrados y la humedad relativa por debajo del 60 por ciento; así como la utilización periódica de acaricidas como el ácido tánico y el benzoato de bencilo.

En las habitaciones

El sol elimina los ácaros mediante los rayos ultravioleta y disipa la humedad. Por ello, se deben asolear los colchones, almohadas y lencería varias veces al año y airear las habitaciones diariamente. También es bueno evitar el acceso de animales domésticos a las habitaciones o que reposen en las camas: deben tener su propio espacio de descanso. Se aconseja frecuentemente los colchones y almohadas y utiliza fundas y protector de colchón antiácaros, además de realiza el lavado de ropa de cama con agua a 60 grados.

De esta forma, mantener la vivienda libre de ácaros, especialmente en los colchones, almohadas y protector de colchón, inclusive mediante la asesoría de un experto en la materia, es un mecanismo eficaz para la prevención y control de las alergias.

En Millán Confort disponen de equipos de descansos, almohadas y protección de colchón que evitan y/o aminoran los efectos producidos por estos ‘insensibles compañeros’ mejorando considerablemente nuestra calidad de vida.

Fotos

Vídeos