El aforo mundial estima 2,8 millones de toneladas de aceite, 1,2 de España

Aceite preparado para su etiquetado y posterior venta. / Alfredo Aguilar

Los expertos prevén una evolución estable y sólida en la formación de precios en origen, al menos «hasta la próxima primavera»

Laura Velasco
LAURA VELASCO

2,8 millones de toneladas de aceite, de los cuales 1,2 estarían producidos por España. Son las previsiones del último aforo internacional, coordinado por Juan Vilar, consultor estratégico y profesor de la Universidad de Jaén (UJA); y Jorge Pereira, profesor de la Universidad de la República de Uruguay. Las estimaciones son de una producción mundial de aceite de oliva de 2.826.890 toneladas en la campaña 2017/18, lo que supone un 5% más respecto a la temporada anterior.

Los coordinadores de este aforo informaron de que la previsión de esta campaña se ha realizado con datos procedentes de los 57 países productores, con un nivel de significación del 95% y el 93% de superficie y producción, respectivamente.

De la cifra total prevista, las mayores producciones corresponderán a España (1,20 millones de toneladas), Túnez (290.000 toneladas), Italia (280.000 toneladas), Grecia (265.000 toneladas) y Turquía (200.000 toneladas), que representarán una oferta conjunta de casi el 80% del aceite producido a nivel mundial la campaña próxima. «Todo ello con la prudencia que exige esperar un otoño precoz y abundante en precipitaciones», subrayaron los coordinadores de este aforo.

Asimismo, se espera una producción de casi 20 millones de toneladas de aceituna, de las cuales algo más del 12% se destinará a la elaboración de aceituna de mesa, y el resto, casi el 88%, a aceite.

En cuanto a la producción media por hectárea, de los más de 11,4 millones cubiertas de olivos que pueblan el planeta, será de 1.700 kilogramos de aceituna, conjuntamente para mesa y almazara, mientras que la media de aceite de oliva obtenido superará los 250 kilogramos, igualmente de media y por hectárea. Por categorías de cultivo, el 56% de la aceituna procederá de olivar tradicional, el 36% de olivar intensivo y el 8% de olivar superintensivo.

Si se hace referencia a la productividad media, Australia y Chile son líderes, con casi 600 kilogramos de aceite por hectárea, seguidos de España, con 470 kilogramos; e Israel, con casi 460 kilogramos, siempre atendiendo a esta previsión.

Precios y demanda

Los coordinadores de este aforo aseguraron que si la oferta prevista se corresponde con la actual demanda mundial pronosticada para la citada campaña, y ante un enlace mundial existente para finales de septiembre «incipiente», se prevé una evolución estable y sólida en la formación de precios en origen, al menos hasta la próxima primavera.

Por su parte, la demanda podría sufrir leves contracciones sostenidas y generalizadas, sobre todo, a su juicio, en mercados maduros correspondientes a grandes productores, como es el caso de España, Italia, Grecia y Túnez.

Por otro lado, de producirse un año 2018 hidrológicamente adecuado, los más de 11,4 millones de hectáreas productivas de olivos existentes en el mundo «podrían arrojar una campaña 2018/19, manifestando una simple productividad de entre el 80 y el 85%, de entre 3,6 y 3,7 millones de toneladas, lo que unido a la mencionada caída de demanda en los citados mercados maduros crearía un entorno completamente distinto de precios en origen, para los cuales, el sector se ha de comenzar a preparar estratégicamente», consideraron.

En palabras de Juan Vilar, «la olivicultura internacional se encuentra, coyunturalmente, en un entorno dorado para el desarrollo de estrategias competitivas, sobre todo para aquellas explotaciones menos rentables».

En la misma línea se manifestó Jorge Pereira, quien se refirió «al enorme avance competitivo de países como Australia o Chile, que pese a sus difíciles condiciones para el cultivo y superficies plantadas que no superan las 30.000 hectáreas, tienen rendimientos similares, basados en la innovación como estrategia competitiva».

Fotos

Vídeos