Más de 91.500 citas con el médico especialista quedan 'sin uso' al año en Jaén

En 2017 se dieron casi un millón de citas para especialistas./IDEAL
En 2017 se dieron casi un millón de citas para especialistas. / IDEAL

Se trata del 10% de las totales, una rémora para una lista de espera que podría reducirse de no ser tan altas las ausencias

MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJAÉNSERGIO GONZÁLEZ HUESOALMERÍA

Miguel Ángel pidió cita hace casi un año con el especialista. Acudirá mañana, cuando la primavera se acerca a su fin. La cita era para hacerse las pruebas de la alergia al polen. En su caso, la tecnología le ha ayudado a no olvidarse, pero no ocurre siempre así. Son muchos a los que, salvo en caso de extrema gravedad, «se les pasa y a esto también se unen dobles citas o un cambio antes, el desconocimiento o la confusión». Algo que repercute negativamente en la atención general. No es baladí. Es universal la queja de muchos usuarios al ver cómo se dilata en el tiempo una cita médica con un especialista que uno siempre cree imprescindible.

Actualmente el tiempo medio de respuesta para ser operado de una intervención no urgente en los hospitales de Jaén asciende a 56 días de media, por debajo de otras provincias y de España. Pese a ello, la Plataforma por la Sanidad Pública y de Calidad de Jaén se manifestó hace unos días por el aumento de las listas de espera durante los años de crisis.

Detrás de esta realidad, que sin duda afecta al nivel de satisfacción de los usuarios, se esconden grandes factores que contribuyen a este menoscabo asistencial por parte de la Administración sanitaria. Por ejemplo, la merma en la plantilla como consecuencia de los recortes en la crisis económica. Pero también existen otras causas que de no producirse aliviarían un tanto esta pesada carga mental que todos los ciudadanos han sentido más de una vez, y que se debate entre el aburrimiento y la desesperación.

Uno de ellos es sin duda faltar a las consultas sin avisar previamente, una forma de negligencia o incivismo ciudadano que añade más dificultades a la ya de por sí maltrecha situación de la sanidad pública española desde el año 2008.

Según fuentes sanitarias, durante el año pasado se concedieron en los hospitales de la provincia 915.247 citas externas con médicos especialistas. De todas estas, prácticamente un 10% tuvieron que ser canceladas de forma abrupta ante la ausencia no comunicada del paciente, más de 91.500. A tenor de estos datos, huelga decir que el problema sucede cada día en los cuatro hospitales la provincia, en la capital, Linares, Úbeda y Andújar, sin que por el momento haya visos de que esta circunstancia pueda reducirse hasta mínimos más racionales.

«Son muchos, casi 100.000 no acudieron al lugar y hora indicada a su cita, aunque una parte de ellos la cambiaron antes o se les pasó, porque se les cita por dos medios, por correo y por teléfono y es muy difícil que no les llegue, además de internet a través de 'Salud Responde' si el paciente elige esa vía», explican fuentes sanitarias jienenses. Según lamentan desde Salud, estas ausencias suponen citas perdidas que podrían haber sido asignadas a otros pacientes. Y es por esto que dicen trabajar para ir minimizando las causas que motivan estas ausencias que, además, suponen un coste económico añadido al sistema sanitario.

A pesar de que desde el SAS no han calculado los perjuicios crematísticos de estos episodios, existen publicados estudios científicos que llegan a estimar una pérdida por consulta fallida de entre 50 a 100 euros dependiendo del tipo de especialista.

¿Por qué se falta?

En un análisis elaborado en 2016 denominado 'Absentismo de pacientes a la consulta externa especializada en un hospital de tercer nivel en España' y publicado en la edición digital de la revista Medicina General y Familia, se apunta tras evaluar un total de 1.885 citas en un hospital manchego que las justificaciones más empleadas entre los usuarios que faltan, esta el desconocimiento, tener concertada doble cita o acudir en otra fecha. Asimismo, en un gran porcentaje también aparecen como motivos comunes de ausencia olvidar la cita o recuperarse de la enfermedad antes. Pretextos ambos que sin duda también son síntomas del largo tiempo que un usuario debe esperar hasta que le llega el turno para ser atendido. Estas coartadas pueden extrapolarse perfectamente a los hospitales jienenses, desde donde explican que se está trabajando activamente para concienciar a la ciudadanía de que «debemos hacer un uso responsable de los recursos».

Para evitar los episodios de olvido o confusión, al paciente se le entrega por escrito o se le envía a su domicilio un documento con indicaciones precisas del día, la hora, ubicación, etcétera.

Así mismo, los centros recuerdan también a los pacientes su cita y que «se les ofrecen diferentes alternativas para garantizar que sean atendidos y para que en caso de que el paciente no pueda acudir, esa cita pueda asignarse a otra persona y disminuir con ello los tiempos de espera».

Desde la Junta de Andalucía, además, recuerdan con los datos en la mano que podrían verse un 10% más de usuarios cada año si estos episodios no tuvieran lugar.

A pesar de esta realidad insondable, lo que sí ponen de relieve es el descenso de esta tasa desde que está en servicio Salud Responde, que oferta la posibilidad de consultar, anular o cambiar las citas con el médico especialista, tanto para consultas como para pruebas diagnósticas.

Fotos

Vídeos